1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis / Balonmano

La nueva Champions del balonmano: espectáculo, polémicas y un gran desgaste físico

Edu Agulló 14/10/2015

EHF Champions League

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

¿Se imaginan una UEFA Champions League con dos divisiones? ¿Una Champions League en la que el Real Madrid jugase en Primera y el Sevilla en Segunda? Inimaginable ¿no? Pues esto ocurre en la Champions League de balonmano desde esta temporada.

Desde 2009 la EHF Champions League tenía un formato que parecía estar asentado. La fase de grupos estaba compuesta por cuatro grupos de seis equipos cada uno para posteriormente acceder a los octavos de final (Last16). Tras esta primera ronda, los ocho mejores equipos de Europa disputaban los cuartos de final con el objetivo de acceder a la Final4, que desde entonces y hasta 2020 se disputa en Colonia (por contrato, la edición de 2019 o 2020 puede ir a otra ciudad europea).

Como suele ocurrir, este formato tenía sus pros y sus contras, siendo mayores los primeros. La máxima competición continental se había convertido en una referencia deportiva y su atractivo para los espectadores era alto salvo en algunos partidos de la fase de grupos, donde la diferencia entre equipos era elevada. Aquí residía la principal preocupación para la EHF (Federación Europea de Balonmano), empeñada en hacer el mejor producto posible para las televisiones y para sus inversores.

Para algún equipo de la Bundesliga la Champions League había perdido interés y la EHF no quería que esto ocurriese, pues Alemania es el mercado más importante del balonmano europeo.

Es cierto que la Bundesliga está tan metida en la sociedad alemana que los aficionados germanos llegan a dar más importancia a la competición doméstica que a la europea, pero la EHF no podía permitirse el lujo de perder a una afición que hace grande este deporte.

El caso más peculiar y más preocupante para la EHF era el del Rhein Neckar Löwen, segundo equipo de Alemania con permiso del SG Flensburg-Handewitt. Los conocidos como 'leones de Manheinn' tuvieron durante la pasada Bundesliga una asistencia media a su pabellón de 8.887 espectadores (baja hasta 6.821 si aislamos el partido que jugaron como locales en el Commerzbank Arena ante 44.189 espectadores). En cambio, en la Champions League su media bajó hasta 3.558, teniendo que cambiar de pabellón en más de un partido para que el SAP Arena diese una mala imagen al haber muchos asientos libres.

Fue especialmente este tipo de situaciones lo que llevó a la EHF a tomar la decisión de remodelar el formato de competición, creando una fase de grupos mucho más igualada y más atractiva para el espectador. Para los que están en Primera. "Con este formato los partidos son de mucho más nivel y va a haber más derrotas para todos los equipos”, afirma Antonio Carlos Ortega, hasta el pasado mes de septiembre entrenador del MKB Veszprém, con el que llegó a la final de la pasada edición.

Desde esta temporada, la Champions League se divide en dos categorías. Por un lado están los mejores equipos de Europa, encuadrados en los grupos A y B. Dieciséis equipos que conforman la élite del balonmano europeo y que cada semana, durante las catorce jornadas de esta primera ronda, regalan a los espectadores partidazos dignos de la Final Four en la que se decide cada año la competición.

Por otro lado están los doce equipos que componen los grupos C y D, es decir, 'segunda categoría'. Estos podrán disfrutar de una Champions en la que jugarán muchos más partidos igualados que en el pasado pero en la que no podrán enfrentarse a los grandes de Europa, algo que no hace gracia a la mayoría de los equipos que la EHF ha decidido meter en estos grupos. "Me hubiera gustado jugar contra los mejores de Europa aunque somos conscientes de que hubiéramos ganado muy pocos partidos. Estando abajo, esta Champions para nosotros es mucho más reñida y más interesante para el aficionado", comenta el jugador del Naturhouse La Rioja Albert Rocas.

Explicado el nuevo formato, alguno se preguntará si los equipos de los grupos C y D podrían llegar a ganar la competición. Evidentemente esto no ocurrirá, pero la opción existe. De cara a los octavos de final, a esta primera ronda eliminatoria accederán el segundo, tercero, cuarto, quinto y sexto de los grupos A y B (el líder de cada grupo pasa directamente a cuartos). Además de los grupos C y D llegarán hasta estos octavos de final solo dos de los doce equipos que componen estos grupos, los dos primeros. “Creo que los que queden primero o segundo de los grupos A y B tendrán más fácil llegar a la Final Four que con el anterior formato”, apunta Antonio Carlos Ortega.

¿Quién va a la segunda división europea?

En los últimos años la EHF ha ido adquiriendo mayores potestades a la hora de decidir quiénes juegan la Champions League. En los primeros años del formato que despedimos la pasada temporada, cada país tenía asignado un cupo de participantes según su ranking, y la EHF no tenía mucho margen de maniobra (sí que es cierto que se concedían una o dos invitaciones, las llamadas wild cards). Los países más poderosos del balonmano mundial por aquel entonces eran España y Alemania (siguen liderando el ranking a pesar de que la Liga ASOBAL ha bajado su nivel) y tenían en su poder tres plazas. Además había hasta cuatro países que poseían dos plazas.

En la temporada 2013-2014 la EHF ganó poder para confeccionar la competición a su medida y a partir de entonces solo España y Alemania tuvieron garantizadas dos plazas. Tras ellos había una veintena de países con una sola plaza (que no significaba entrar en la fase de grupos pues les podían enviar a la fase previa). Con esta reducción de plazas garantizadas la EHF se guardaba la posibilidad de conceder varias wild cards a equipos que lo solicitasen (en la edición de este año se repartieron hasta media docena de invitaciones). Así, en la pasada temporada, Francia llegó a tener en la fase de grupos tres equipos, uno más que España, que de antemano tenía una plaza más que el país galo.

Ahora la EHF también tiene la potestad de elegir quién juega en su 'primera división' y quién en la 'segunda'. Y esta elección no se hace solo por motivos deportivos. También se tienen en cuenta términos económicos, contratos televisivos, estado de los pabellones, afición...

Con esta medida puede haber equipos que se vean perjudicados y si esta temporada hay uno especialmente damnificado, ése es el Naturhouse La Rioja. En la pasada edición de la Champions, el equipo riojano llegó hasta octavos de final, es decir, quedó entre los 16 mejores equipos de Europa. Pero, principalmente por la ausencia de una televisión que retransmitiera sus partidos, la EHF decidió incluir al equipo español en los grupos C y D en favor de equipos como el IFK Kristianstad o el Besiktas MOGAZ, que la pasada temporada solo ganó un partido en la máxima competición continental. "Me parece una injusticia que clasificándonos para el Last16 en la pasada temporada, ahora nos quedemos fuera de los grupos de los mejores. Entendemos que el deporte funciona muchas veces en función del dinero pero creo que los méritos deportivos de un equipo como el Besiktas son inexistentes", sentencia Albert Rocas.

Para llevar a cabo este tipo de elecciones la EHF realiza una tabla con las valoraciones de cada uno de los parámetros valorados a la hora de participar en la Champions League y se les hace llegar a cada equipo. Desde el máximo estamento europeo se calcula que con esta tabla quedarán justificadas prácticamente la totalidad de las decisiones. Aunque pueda crearse alguna situación en la que dos equipos estén muy ajustados y haya alguno que quede disconforme con la resolución tomada.

La pasada temporada, en la que el Naturhouse La Rioja pasó la primera ronda de la competición a pesar de compartir grupo con ‘cocos’ como el THW Kiel, PSG Handball o HC PPD Zagreb, los riojanos no contaban con una televisión que les respaldase. La obligatoriedad de emitir en directo todos los partidos llevó al Naturhouse a asumir ellos mismos la producción de sus partidos. Este desgaste económico hizo pensar al club riojano la posiblidad de renunciar a participar en la edición de esta temporada. Finalmente decidieron aventurarse a pesar de no haber llegado a un acuerdo con Teledeporte. Fue en este momento cuando la EHF decidió incluirlos en la 'segunda categoría', algo que probablemente no hubiera sucedido si por aquel entonces se hubiera llegado al acuerdo por el que finalmente Teledeporte retransmite en directo todos los partidos europeos del equipo de Jota González.

Más espectáculo… a costa de un mayor desgaste

Para los espectadores, más allá de lo enrevesado que pueda ser la mecánica de la competición, este nuevo formato es una alegría. Se ven muchos más grandes partidos desde el primer día y prácticamente todos los encuentros son de mucha igualdad y emoción, manteniéndose la lucha por los primeros puestos de cada grupos hasta las últimas jornadas.

Sin embargo, los grandes damnificados del nuevo formato serán los verdaderos protagonistas de este espectáculo, los propios jugadores. Si con el anterior formato un equipo que quisiera levantar la Champions tenía que disputar 16 partidos, en esta edición el equipo campeón podría llegar a jugar hasta 20 partidos. Siete más que el campeón de la UEFA Champions League y cuatro menos que el campeón de la Euroliga. Aunque en este último caso, el Real Madrid, último campeón, podría haber llegado hasta los 25 partidos (cinco más que la EHFCL) si hubiera ido al quinto partido en la serie de cuartos de final.

Más partidos y mayor desgaste. Desde septiembre a mayo los jugadores no van a parar. Si en las pasadas ediciones había partidos de la fase de grupos donde los equipos top podían repartir minutos entre toda su plantilla y dosificar esfuerzos, esto es prácticamente imposible con el nuevo formato.

Especialmente duro será para aquellos equipos de las dos ligas más exigentes del mundo, la Bundesliga y la LNH. Sobre todo para los alemanes, que en la competición doméstica juegan ocho partidos más que en la liga francesa. "Para los equipos de la Bundesliga y de la Liga francesa el nivel de exigencia al que se llega con este nuevo formato es una locura. O tienes una plantilla de 24 jugadores para poder decir ‘hoy juegan estos doce y mañana estos doce’ o es imposible", explica Antonio Carlos Ortega.

Por poner un ejemplo cercano, durísima será la temporada para Joan Cañellas, actualmente en las filas del THW Kiel alemán. El jugador catalán podría llegar a jugar esta temporada, entre selección y club, la friolera de 84 partidos, dos más de los que componen la liga regular de la NBA. Y no serán 84 partidos cualquiera, pues en la Bundesliga la exigencia es infinitamente mayor que en la Liga BAUHAUS ASOBAL y el desgaste físico es muchísimo mayor. Es decir, Joan Cañellas tiene por delante una temporada infernal.

La locura es de tal magnitud que en la fase de grupos de la Champions League, el Kiel se enfrentará al Veszprém, actual subcampeón de Europa; al SG Flensburg-Handewitt, campeón de Europa en 2014, y al PSG de Karabatic y Hansen. Además, deberá viajar a pistas tan complicadas como la del Zagreb --donde la pasada temporada solo ganó el FC Barcelona--, la del Wisla Plock --en la pasada edición en esta pista perdieron equipos como el Barcelona, Vardar o Flensburg-- Celje PL --donde la pasada temporada perdió Rhein Neckar Löwen y hace dos el propio Kiel, o al Besiktas--.

"Todo esto provocará que los jugadores dejen la selección o vayan a ligas menores para bajar el ritmo de partidos. Ya está pasando", reflexiona el técnico andaluz ex del Veszprém, que hace referencia a casos como el del sueco Kim Ekdhal du Rietz, que a los 25 años tuvo que dejar la selección para aguantar el ritmo que le imponía la Bundesliga. Sus rodillas necesitaban descanso de vez en cuando.

Así se presenta esta novedosa Champions League, que estrena formato quizás en el año menos apropiado, pues a esta mayor carga de partidos y a esta mayor exigencia habrá que sumarle el Europeo de Polonia, el Preolímpico que deberán jugar muchas selecciones, y los Juegos Olímpicos. Es decir, a los jugadores les espera un año de locura. ¡Y prácticamente no tendrán vacaciones antes de empezar la 2016/2017!

Por eso nos preguntamos, ¿se verá en Colonia y en los Juegos Olímpicos, el mayor escaparate de este deporte, el mejor espectáculo posible?

Autor >

Edu Agulló

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. manel balasch

    Edu Agullo Excelente aportación en el blog. Si me permites hacer de abogado del diablo, si bien es cierto que Naturhouse y algún otro equipo de los grupos C y D podría estar en el A y el B (la primera división del balonmano) lo cierto es que el nivel de la competición es brutal y eso es bueno para el espectador. Creo que en el futbol, ya que tu sacas el tema, sobran muchos equipos tipo Bate Borisov o similares, lo único que acaba provocando es que algunos grandes equipos tengan grupos fáciles y otros estén en el grupo de la muerte. Creo que debería haber una ronda previa que dejase sólo a 16 equipos, entonces si que sería una lucha sin cuartel. En cuanto a lo que comentas de la carga de partidos en el balonmano, eso es algo que desgraciadamente ocurre en este deporte. Nefastos calendarios, cargados de partidos de selecciones. O el Mundial o el Europeo, cada 4 años. en

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí