1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Manchester, capital contra la austeridad

La oposición a la privatización de la sanidad centra las protestas contra la convención de los conservadores en la ciudad: “Están abriendo el mercado de la salud para que las grandes empresas hagan negocio con la enfermedad”

Ekaitz Cancela Manchester , 7/10/2015

<p>" />

"No vendáis mi futuro", se lee en la pancarta que porta una niña en la manifestación contra la austeridad del pasado domingo 4 de octubre.

Ekaitz Cancela

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Viajar a Londres desde Bruselas es un paseo aéreo de un par de horas. Pero una eternidad si no tienes 200 euros. El megabus, el todo a cien de los autobuses, cuesta 20 euros. Sale a las 12:15 de la mañana --o de la noche-- desde la Gare du Nord bruselense y llega a Londres ocho horas después. Escasos minutos antes de que el segundo autocar parta hacia Manchester desde las estación Victoria Coach, a las 8:30 de la mañana. Un retraso es letal, y los forasteros, con rostros tan cansados como emocionados, lo saben.

Este ciudad al norte de Inglaterra ha sido este pasado fin de semana el punto de peregrinaje de más de 100.000 ingleses que se han unido para protestar contra las políticas del Gobierno de David Cameron. El lugar de encuentro no proviene del azar. El partido conservador y sus seguidores, los tories, celebran desde el pasado sábado hasta el próximo viernes su Conferencia Anual en esta localidad que, con menos de 500.000 habitantes, está considerada uno de los enclaves más dinámicos de Europa.

La jarana conservadora cuesta más que un fin de semana en Ibiza. Los miembros del partido o sus “activistas”, como se autodenominan, deben pagar 520 libras para participar (700 euros). Casi 2.000 euros si se es un empresario o comercial --el evento se promociona como una oportunidad inigualable para hacer negocios-- y 1.150 si se viene de prensa. “Nosotros no necesitamos cobertura mediática”, afirma un tipo con zapatos de punta en blanco y traje entallado en las inmediaciones de la conferencia con su pase azul colgado del cuello. La descripción es genérica, todos van así vestidos. Este viene de Londres y sabe a la perfección que la prensa nunca les abandona. “Son todos de la misma familia, la del 1%”, contaría después el escritor y periodista Owen Jones, que se coló en la fiesta torie para dejar su sello.

“Nosotros no necesitamos cobertura mediática”, afirma un tipo con zapatos de punta en blanco y traje entallado en las inmediaciones de la conferencia 'tori' con su pase azul colgado del cuello

Lo más granado del establishment inglés se ha reunido en un espacio de 23.000 metros cuadrados, el centro de convenciones Manchester Central, fortificado centímetro a centímetro y con un guardia cada 10 metros. Fuera, miles de ciudadanos se han juntado para protestar con un mismo lema: “No a la austeridad”. Mareas de distintos colores recorren los casi cuatro kilómetros que van desde el inicio de Oxford Road en el centro de la ciudad hasta Deansgate, donde se halla el cónclave conservador. La última vez que se vieron protestas similares ocurrió en 2013, en Londres. Entonces, el hartazgo popular era ya perceptible, pero no tanto como ahora.

Cada una de las organizaciones que participa en la marcha pone su sello de distinción. Los estudiantes, el grupo más activo, inundan con pitidos las aceras con un alarde de escándalo como demostración. Los sindicatos protestan contra los “mermados” derechos laborales y blanden orgullosos las banderas que les identifican como tales, esa condición que desde los tiempos de Margaret Thatcher se trató de destruir. También las ONG, a las que la conocida como Ley Mordaza británica busca silenciar, levantan sus voces contra Cameron. Pero, sin duda, el cántico que se alza por encima de todos es el que clama por el servicio nacional de salud nacional (NHS).

Una encuesta de 2013 señalaba que los británicos estaban más orgullosos de su sistema de salud que de ninguna otra institución, incluidos el Ejército y la Monarquía. Un sabio conocedor de la ciudad de Manchester, el tirador de cerveza de un pub con seis grifos de la modesta calle Lloyd, defiende que hay dos palabras que generan pelea con solo invocarlas: privatización y NHS.

Según la Oficina Nacional de Control, el 50% de los 187.000 millones de libras que gasta el sector publico en bienes y servicios va a parar a subcontrataciones, lo cual pone en relieve cuánto ha avanzado la privatización del Estado. Las protestas del fin de semana evidencian que el trasvase de lo público a lo privado no es un deseo ciudadano. Solo un 7% de la población apoyaba en 2013 que el NHS fuese controlado por el sector privado, de acuerdo con una encuesta de YouGov.

Una encuesta de 2013 señalaba que los británicos estaban más orgullosos de su sistema de salud que de ninguna otra institución, incluidos el Ejército y la Monarquía

Este sentimiento colectivo lo ejemplificaba un grupo de cirujanos de Liverpool que, disfrazados de enterradores, portaban un ataúd gigante con el nombre de NHS. El tiempo, y los recortes, han hecho mella en los experimentados trabajadores. Aunque no gritan como los jóvenes, sus críticas son un fiel reflejo de la realidad. “Llevo 20 años viendo cómo desmantelan mi hospital hasta casi cerrarlo”, se queja uno de ellos vestido con una bata. “El sistema de salud debe estar unido, si se altera y se vende al mejor postor la gestión del área cerebral, por ejemplo, las demás se ven afectadas”, señala este médico que lleva reparando corazones estropeados media vida.

En medio de la enorme demostración de indignación popular, un grupo de veteranas enfermeras, acompañadas de sus nietos, grita sus consigas. Mary, escoltada por su hija y el retoño de esta, habla mientras el pequeño juguetea. “Yo estoy jubilada, pero salgo a la calle por su futuro”. En su crítica no se menciona el TTIP, pero suena como si lo hiciera. “Están abriendo el mercado de la salud para que las grandes empresas hagan negocio con la enfermedad”. Se refiere a las empresas especuladoras como G4S (casi la mitad de sus beneficios en Gran Bretaña proviene de contratos del Gobierno), Serco o Sedxo, que cada año se embolsan cantidades ingentes del dinero de los contribuyentes.

Son las mismas que, agrupadas en grandes lobbies como Eucomed o PhRMA, se sientan en las mesas de negociación del TTIP. Los grupos de presión sanitarios y farmacéuticos están entre los que más reuniones secretas tienen en el marco del tratado. Más aún, los que hablan inglés. Los británicos, fundamentalmente hospitales, aseguradoras y laboratorios, están entre los lobbies más poderosos en la negociación transatlántica, según los datos hechos públicos por la Comisión Europea tras la presión de diversas organizaciones sociales.

En Reino Unido, a diferencia de países como España, la campaña contra el TTIP ha logrado colocar el tema en el debate público. “Hemos visto destrozar nuestro bien más preciado. Queremos recuperarlo, no cedérselo sin vuelta atrás a las corporaciones”, dice Bryan, ya al termino de la jornada dominical en la iglesia de San George, a tres kilómetros y medio del hotel del centro en el que se alojan los tories. A diferencia de las decenas de libras que pagan estos, una noche en el espacio que han alquilado los organizadores de la movilización, The People's Assembly, cuesta menos de una libra.

Bryan viene de Seahouses, un pueblo costero del norte, tiene dos hijos y dinero suficiente para vivir tranquilo. “Pero tengo amigos que no, y que sufren por las atrocidades de este gobierno”, cuenta

Bryan viene de Seahouses, un pueblo costero del norte, tiene dos hijos y dinero suficiente para vivir tranquilo. “Pero tengo amigos que no, y que sufren por las atrocidades de este gobierno”, cuenta. Aboga por una Europa basada en la empatía y por un debate público que se aleje de la posible salida de la Unión y aborde los temas que, dice, “nos definen como británicos”. Para él, el Brexit es “una cortina de humo”. Junto a él, hay cocineros de profesión preparando pollo frito con patatas al curry, trabajadores temporales, migrantes, mujeres orgullosas de portar cazadoras con el lema “A la izquierda y orgullosa” y ancianas.

Marie, de Birmingham, tiene 79 años y discapacidad. Viene sola porque no tiene a nadie que le acompañe. Antes de echarse a dormir en un incómodo saco de dormir, deja sus armas en el suelo por primera vez en el día. Son dos pancartas en las que se leen consignas y datos demoledores como que entre 2011 y 2014 murieron 2.380 dependientes que fueron obligados a ir a trabajar mientras veían cómo les quitaban las ayudas sociales. Sus palabras caen como un jarro de agua. “Me suben los impuestos y me bajan la pensión”, dice en el primer autobús que va de camino hacia la plaza de Picadilly en el centro de Manchester. Va a comprar un libro, aunque no sabe cuál, quiere un cuento para su nieto. No pierde la sonrisa, pasa de paternalismo y no quiere echar hierro al drama que viven las personas con discapacidad. “Hay dirigentes que no nos quieren ver, otros que no nos ven, y los estúpidos que aún están buscando sus gafas. Después, están los tories”, cuenta entre risas.

La anécdota sucedió a las 7 horas y 25 minutos de la mañana, justo después de dejar en la basura la edición gratuita del periódico que abría su edición con la imagen de un conservador con un huevo estampado en su cabeza. “Eligen aquello que más nos desacredita como manifestantes y callan como ratas nuestra miserias”, dice Mary de nuevo.  

Jeremy Corbyn cuenta, en una fugaz conversación con CTXT, que animar a la gente a movilizase contra la austeridad es el gran trabajo que tiene por delante

Cinco horas más tarde, la jubilada correosa se encontraba sin perder la compostura ante la entrada a la despampanante conferencia de los conservadores. Más de una centena de personas le hacia el pasillo a los que, engominados, accedían a la conferencia que daría ese día su amado primer ministro, Jeremy Hunt. Sin duda, el objeto de toda clase de muestras de desprecio cuando apareció con una sonrisa burlona por la entrada. En general, todos los que entraban a las instalaciones eran abucheados y recibían sobre las espaldas de sus trajes toda clase de lemas. La mayoría callaba, pero algunos se reían con una osadía indescriptible. Hubo un par de ellos cuya conducta irritó a todos, lanzaron besos y fotografiaron entre mofas a una mujer africana que portaba un cartel en el que denunciaba la muerte de su hermano, Luke Alexander, de 33 años, por culpa de los recortes en sanidad. “Tenía esquizofrenia y le amenazaron con quitarle las ayudas si no iba a trabajar”, dice.

Cada cual tiene su historia, y la de todos crea una fuerza que les empuja y les anima. Se consuelan gritando en público su desdicha. Después se abrazan y siguen hacia delante. Hablan sin prisa, pero lloran desbocados. Están hartos y cansados. Gritan sin voz y sollozan sin lágrimas. Y entonces, 12 horas después, al termino de la jornada, sus líderes --o así les describen-- suben a la palestra y les levantan de nuevo.

Jeremy Corbyn, y en menor medida Owen Jones, son los líderes más mediáticos a los que se agarra la izquierda británica. El discurso del primero está cargado de ira e ímpetu, lo mismo aviva a las miles de personas que se encontraban en la Catedral de Manchester el lunes, como silencia a los cientos que llegaban cansados de la manifestación el domingo. Corbyn cuenta, en una fugaz conversación con CTXT, que animar a la gente a movilizase contra la austeridad es el gran trabajo que tiene por delante.

Corbyn, arropado por tantas manos que apenas se le ven los anillos, es más suave en su discurso. Su calma parece un sutil canto de sirena que despierta a los aletargados y les devuelve la ilusión en el laborismo. Llegó desde Londres en tren a las 20:45, y se marchó 12 minutos y 40 segundos después por el mismo lugar por donde había venido. “La política significa elegir. Y ya es hora de que elijamos poner fin a la austeridad”, sentenció antes de despedirse de un público que silenció a los tories en Manchester con sus protestas. 

Viajar a Londres desde Bruselas es un paseo aéreo de un par de horas. Pero una eternidad si no tienes 200 euros. El megabus, el todo a cien de los autobuses, cuesta 20 euros. Sale a las 12:15 de la mañana --o de la noche-- desde la Gare du Nord bruselense y llega a Londres ocho horas después. Escasos...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Ekaitz Cancela

Escribo sobre política europea desde Bruselas. Especial interés en la influencia de los 'lobbies' corporativos en la toma de decisiones, los Derechos Humanos, la desigualdad y el TTIP.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí