1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Tribuna

Erradicar la violencia machista: ¡sí se puede!

La violencia de género es consustancial al patriarcado. Cambiar la preeminencia masculina en la familia, esa es la cuestión. El 7 de noviembre se celebra la marcha estatal contra las violencias machistas

María Pazos Morán 7/10/2015

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

#7N, apunten, difundan, acudan. Ese día tendrá lugar la marcha estatal contra las violencias machistas. Las feministas pretendemos que la ciudadanía proveniente de todo el Estado llene las calles de Madrid. Esta gran manifestación se unirá a otras multitudinarias que se están realizando en el mundo. Un clamor de justicia, una condición necesaria para pasar a la acción. Pero la pregunta es: ¿qué acción? ¿Qué pasará el día después del #7N aparte de celebrar el éxito de la manifestación, como hicimos en Argentina  o en India recientemente?

España es un país privilegiado para reflexionar sobre este tema. Después de 10 años de una Ley de Violencia de Género reconocida como pionera, ¿qué queda por hacer? Naturalmente esa ley tiene mucho margen de mejora y ampliación, y ya sería importante que con esta movilización consiguiéramos una evaluación seria y una reforma radical de la ley actual.

Pero sabemos que ni con esas mejoras sería suficiente. Naturalmente, la acción policial y judicial tendrá efectos disuasorios; la protección y el apoyo económico a las “víctimas reconocidas” es una necesidad imperiosa. Pero todo esto, e incluso las campañas de prevención mejoradas y aumentadas, desgraciadamente no bastará para incidir significativamente en la estadística poblacional de la violencia de género. ¿Por qué? Muy sencillo: porque para erradicar un fenómeno tan masivo, tan grave y tan virulento,  hay que ir a la raíz; y para ello habrá que identificarla.

La violencia de género  es un fenómeno generalizado. Para sustentar esta afirmación basta observar el goteo continuo de asesinatos de mujeres por hombres y las estadísticas oficiales según las cuales entre un 10% y un 20% de las mujeres vive en situación de maltrato por parte de los hombres con quienes conviven. Esta es una situación extrema de terror durante las 24 horas del día, y hay que añadir las agresiones sexuales y los abusos de todo tipo de los hombres a las mujeres, tanto a las “suyas” como a las que se encuentran sin “protección masculina”. 

Frecuentemente se niega el carácter específico de la violencia de género argumentando que la violencia está latente en las personas y que, aunque el ámbito doméstico puede hacerla aflorar, no solamente la ejercen los hombres y no solamente se dirige contra las mujeres. Así Ciudadanos, en un apartado significativamente titulado “Violencia Doméstica”, propone reformar la Ley de Violencia de Género con el supuesto fin de  “mejorar la igualdad de trato judicial entre hombres y mujeres”. 

A base de repetirla, la hipótesis de la simetría de género conecta con la emocionalidad de quienes prefieren creerla. Para sostener su argumento, esas personas niegan la veracidad de las estadísticas, atribuyéndolas en gran parte a denuncias falsas, ignorando los informes de la Fiscalía e ignorando incluso la sistemática diferencia entre el sexo de las asesinadas y el de los asesinos. Evidentemente la pasión ciega el entendimiento.

La violencia de género es consustancial al patriarcado. En el pasado se consideraba lícita o natural; como reza un dicho popular aún en algunas comunidades, “marido es, marido pega”.  Este dicho se corresponde con la formulación explícita de las tres obediencias debidas por las mujeres, a saber: al padre, al marido y al hijo. La violencia para asegurar el sometimiento se convierte en extrema cuando además se unen determinados ingredientes que están de sobra analizados aunque no generalmente difundidos.

En las sociedades occidentales pervive este sistema, aunque suavizado, pero se ha pasado de la aprobación explícita a la negación o minimización del problema. En España, hace medio siglo era popular un programa de radio en el que un sacerdote (el padre Venancio Marcos) daba instrucciones a las mujeres para soportar las palizas del marido con resignación cristiana. Ahora, el papa Francisco ironiza entre risas: “En la familia a veces vuelan platos”. Quizás, al lado de esta frivolidad, hasta puede parecer más empático aquel cura e ideólogo del Régimen Franquista. En cualquier caso, la ceguera papal es paralela a la de la sociedad en general: las encuestas muestran que la población no considera este uno de los grandes temas de preocupación. 

Así, una minoría de feministas nos manifestamos continuamente mientras la mayoría contempla sin moverse las noticias de mujeres asesinadas. Afortunadamente en España estas noticias están bastante presentes en los medios de comunicación, aunque no tanto ni tan correctamente tratadas como sería necesario. Este es un logro frente a otros países pero ¿por cuánto tiempo? Si en casi dos décadas no hemos conseguido llegar más allá de las páginas de Sociedad, ahora el espacio que se concede a la violencia de género es decreciente. Aviso para navegantas: la atención de la sociedad no se mantiene indefinidamente; o se avanza sustancialmente o el asunto va dejando de ser noticia.

Así pues, ¿cómo avanzar sustancialmente? Sigamos reclamando un tratamiento correcto en los medios de comunicación, pero ya sabemos que el alma de los periodistas no es ajena a la del público en general. Así que vayamos al estado de la ciudadanía. ¿Cómo movilizar las conciencias y cambiar las mentalidades? Inmediatamente aparece la educación. La educación es crucial, pero surgen dos preguntas: la primera, ¿cómo se cambia la educación?  Una vez más, nos topamos con la conciencia y con la mentalidad de quienes tienen que cambiarla y aplicarla. Hasta ahora no se han producido más cambios que el de una asignatura (ya desaparecida) y algunas actuaciones minoritarias. Cualquier logro es importante, pero reconozcamos que no hemos conseguido llegar a la raíz tampoco por esa vía.

La segunda pregunta, por consiguiente, es la de dónde se (des)educa para que el sistema de desigualdad y la violencia de género asociada continúen en vigor; ¿cómo se fabrica la ideología patriarcal dominante que genera maltratadores y personas insensibles hacia la violencia de género? Y aquí la respuesta del feminismo es unánime: la familia patriarcal es la primera escuela de dominación y desigualdad. Kate Millett nos explica en su libro Política sexual que la identidad de género masculina se construye como rechazo a la femenina, y que la conciencia de esa identidad se desarrolla en los primeros meses de vida.

Desde la más tierna infancia los niños aprenden a descalificar y a devaluar las actividades “de niñas”, a utilizar insultos sexistas (“no seas nenaza”), a reprimir manifestaciones afectivas para portarse “como un hombre”, e incluso a pensar que las niñas son tontas; señales que auguran una adaptación del niño a la sociedad masculina. En la mayoría de los casos, la familia cree confirmar, aliviada, que su niño no va a salir “maricón”; y la ceguera general de género le impide relacionar esta temprana conformación machista con la posibilidad de que ese convencimiento de superioridad se torne violento. Una pescadilla que se muerde la cola. Y cuando llegan a la escuela ya es tarde.

Si llegamos a contemplar profundamente estos mecanismos, habremos llegado a la verdadera raíz de la violencia de género. A partir de ahí es fácil encontrar la solución: cambiemos las condiciones en las que esa identidad de género se construye. En definitiva, cambiemos la familia. Reconozcamos lo inconfesable: esa familia en la que “vuelan platos” no es tan idílica como nos la pinta el papa Francisco. Y los platos no vuelan en todas las direcciones ni propulsados por fuerzas extrañas. 

Cambiar la preeminencia masculina en la familia, esa es la cuestión. El patriarca ganador del pan y alejado de los cuidados, así como del mundo afectivo, debe convertirse en el papá cuidador que transmite a su bebé la igualdad de roles. La inclusión masiva de los hombres en el mundo de los cuidados no hará milagros en un primer momento, pero cambiará sustancialmente su comportamiento. En efecto, muchos estudios demuestran que los padres que se quedan una temporada al cargo de sus bebés tienen después otra perspectiva de los cuidados. Estos padres establecen el vínculo afectivo con su bebé que tradicionalmente se suponía reservado a las madres.

Con todo, es en la segunda generación en la que se podrán ver los mayores frutos: esos  niños cuidados igualmente por su papá y por su mamá serán más proclives a no tener en la cabeza un mundo estratificado por sexo. 

Afortunadamente conocemos la vía efectiva para esa inclusión masiva de los hombres en el cuidado: simplemente concederles los derechos que ahora se les escamotean. Un permiso de paternidad intransferible e igual en duración y remuneración al de maternidad, como propone la PPIINA, aseguraría que la mayoría de los hombres se quedaran casi 4 meses solos con sus bebés, igual que las  madres. Esta afirmación no está basada en deseos sino en una regla comprobada universalmente: la inmensa mayoría de los padres se toman sus permisos cuando son intransferibles y bien pagados (en España, el 83% se toma el permiso de paternidad de dos semanas). En los países en los que el permiso es más largo que esas dos semanas de emergencia familiar, se quedan solos al cargo de sus bebés y están orgullosos de ello. 

¿No es mágico que este giro copernicano en el comportamiento masculino pueda obtenerse sólo con aprobar una ley que se limitaría a eliminar una discriminación y cuyo presupuesto es perfectamente abordable? Naturalmente que esta no es la única medida necesaria, pero sí es un test infalible para medir la voluntad política. Ningún partido puede decir que quiere el fin de la violencia de género si ni siquiera está dispuesto a proponer al Pleno del Congreso esta simple reforma que todos han reconocido ya como necesaria

En resumen, miremos profundamente y encontraremos las raíces de la violencia de género; una vez encontradas estaremos en disposición de eliminarlas. No nos dejemos engañar por los discursos y exijamos a todos los partidos que asuman sus responsabilidades. Sí se puede; la sociedad está preparada y conocemos el camino; solo necesitamos que nos ofrezcan algo más que palabras. 

Autor >

María Pazos Morán

Investigadora del Instituto de Estudios Fiscales y activista de la PPIINA (Plataforma por Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción).
Autora del libro Desiguales Por Ley

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Lali Bertaz

    1. El machismo cobra sentido porque es una forma personal de sentir poder. 2. Lo puede propagar cualquier persona en cualquier contexto de la vida y en cualquier lugar. 3. En general lo practican los hombres pero las mujeres también; aunque de formas distintas. Ellos pegan, matan, etc. pero las mujeres insultan, calumnian, etc. etc. y sobre todo, lo piensan y lo permiten. 4. ¿La solución? Plantar cara y no dejar pasar ni una. Saber que ello supone batallar todos los días, a cada segundo.

    Hace 5 años 6 meses

  2. Fco Javier Ruiz de Arcaute

    Conoceis estudios que demuestren que los padres que han disfrutado de permisos largos de paternidad sean menos proclives a la violencia contra las mujeres que otros de sus mismas clase social situación económica etcétera?

    Hace 5 años 6 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí