1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Elecciones

Portugal elige para que nada cambie

La actual coalición conservadora de gobierno, encargada de poner en marcha los recortes de la troika, se juega las elecciones del 4 de octubre con el Partido Socialista, que firmó el rescate

J. Marcos / M.A. Fernández Lisboa , 3/10/2015

<p>Fachada de uno de los cientos de edificios abandonados en la capital lusa.</p>

Fachada de uno de los cientos de edificios abandonados en la capital lusa.

J. Marcos / M.A. Fernández

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Tras unos años convulsos, en los que los recortes imposibles y la austeridad fueron la norma suprema, Portugal vive tranquilo y expectante las nuevas elecciones legislativas, marcadas por la igualdad en las encuestas y el gran número de indecisos (alrededor de un cuarto de los votantes). Los turistas, que cada vez llegan en mayor número para fotografiar la azulejada Lisboa, son los únicos que alteran los ritmos pausados de la ciudadanía, que ha soportado estoica y con críticas poco resonantes la intervención de la troika y sus duros ajustes durante tres años.

Señal de lo poco que ha sucedido a pesar de lo mucho que ha pasado son los pronósticos de los comicios legislativos del domingo 4 de octubre. La disputa se juega entre dos grandes formaciones. Por un lado, la coalición que gobierna desde 2011, responsable de la tijera en los presupuestos y los gastos: los conservadores del Partido Social Demócrata (PSD) y la derecha del Centro Democrático y Social-Partido Popular (CDS-PP), reunidos ahora bajo el nombre de Portugal à Frente (PàF). Por el otro, el Partido Socialista (PS) que, aunque se presenta con nuevo líder –António Costa, exalcalde de Lisboa--, lleva tras de sí la mochila de ser el responsable de la firma del rescate. La rúbrica la realizó el Gobierno de José Sócrates, quien el día de los comicios cumplirá un mes en arresto domiciliario, tras pasar otros diez en la cárcel de Évora acusado de delitos de fraude fiscal continuado, blanqueo de capitales y corrupción. Sí, los últimos años han sido convulsos en Portugal, pero tras muchos cambios los de siempre se disputan la victoria electoral.

Ambas listas parten como favoritas, si bien parecen empeñadas en no ganar las elecciones, tal y como reflejan estos días columnistas como Pedro Norton, quien habla de sus “fuerzas infinitas para dispararse al pie”. La obcecación de las dos formaciones les ha dejado, a escasas horas de que abran los colegios electorales, en una situación de empate técnico, aderezado por algunos sondeos con una ligera ventaja de PàF, después de que se asegurara durante semanas que Costa iba a arrasar. “Son las legislativas más disputadas de los últimos tiempos”, ha afirmado el investigador del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad de Lisboa Pedro Magalhães.

Las dos caras de una misma apuesta

Sorprendentemente (o no), Portugal á Frente y el Partido Socialista están de acuerdo en lo esencial a la hora de analizar la realidad. Sus programas son locuaces, están cargados de buenas intenciones y tratan de disimular los aspectos menos populares. Por supuesto, ambas opciones apuestan por combatir las desigualdades. También por incentivar el empleo. Y proponen una fiscalidad más amigable con las empresas. Y modernizar el Servicio Nacional de Salud. Y priorizar la natalidad y las medidas de apoyo familiares. Y fomentar la innovación y el emprendimiento.

PáF y PS, PS y PáF están de acuerdo en profundizar en la unión bancaria de Europa. Y ambos se han puesto de acuerdo en hacer guiños a los más mayores, con medidas de apoyo para cuidar a los nietos. Los dos están preocupados por la calidad de la democracia y proponen más transparencia. Los unos apuestan por la formación profesional y los otros están de acuerdo añadiendo a este concepto la retórica del “y artística”.

Las principales diferencias llegan en el tono del discurso: amable por el lado conservador y reivindicativo en el atril contrario. También en materia de seguridad social, donde por ejemplo los socialistas proponen la creación de un impuesto sucesorio a las herencias de más de un millón de euros, así como un incremento de los impuestos que pagan las empresas con una elevada rotación de trabajadores, en lo que supondría el enésimo intento de combatir la precariedad. Las dos siglas llamadas a disputarse las elecciones parlamentarias difieren en poco aunque lo presenten muy diferente, precisamente el hueco que esperan aprovechar los otros partidos.

Más allá de la igualdad en la que parecen moverse las dos formaciones (32%-37% de intención de voto), cuentan con opciones de tener representación los comunistas (10%) y el Bloque de Izquierda (6%). Ambos grupos han descartado un posible apoyo al PS, por lo que pueden jugar un papel clave en el futuro parlamento. Jerónimo de Sousa, cabeza de lista de la coalición CDU, que une a comunistas y ecologistas, ha realizado una auténtica campaña contra los socialistas y el voto útil: “El PS en nada se diferencia del PSD”, ha reiterado en sus declaraciones. ¿La razón? “Los socialistas pasaron la barrera al recortar salarios y precarizar los contratos de trabajo”.

Malditos números

Un balance de los últimos cuatro años no deja muy bien parado a Portugal: se han perdido casi 220.000 puestos de trabajo. En esos 48 meses el índice de desempleo ha pasado del 12,1% al 11,9%. Desde 1998 no se conocía un descenso de la tasa de población sin empleo como la vivida entre el primer y el segundo trimestre de 2015. Por vez primera dicho porcentaje es inferior al registrado cuando la troika entró en Portugal, en mayo de 2011. Y desde 2010 no se registraba una tasa de desempleo tan baja. Los números del Instituto Nacional de Estadística son claros. Pero, entre medias, miles de jóvenes han tenido que emigrar para obtener ingresos (el índice de desempleo juvenil es del 29,8%).

El mismo país y los mismos números, ofrecidos por la misma institución. Todo depende del ángulo de análisis, perspectiva que están aprovechando al máximo las diferentes candidaturas políticas. Para aclarar un poco las cosas, hay que tener en cuenta el índice de población activa, es decir, la población en edad y disposición de trabajar: en estos cuatro años ha bajado en 257.000 personas, principalmente fruto de la emigración (no hay datos oficiales pero suele apuntarse la cifra de 200.000 migraciones).

Y el fenómeno de las salidas forzadas lo completan otros factores, como el aumento de la población inactiva, un cajón difuso en el que entran quienes desisten de encontrar empleo, aproximadamente 243.000 personas. Una cifra muy similar a la que se maneja a la hora de hablar de subempleo: aquellas personas que tienen nómina pero aun así no les llega para cubrir las necesidades básicas.

130% de deuda

Los últimos datos de las cuentas públicas antes de los comicios muestran una reducción del déficit público, si bien la meta propuesta para final de año sigue siendo un objetivo lejano. El crecimiento de las arcas registrado en agosto contrasta con el último anuncio del Instituto Nacional de Estadística, que recientemente confirmó que el déficit público de la primera mitad de año se había situado en el 4,7%. Es decir, que si el Gobierno quiere cumplir con la promesa del 2,7% tiene que conseguir unos valores inferiores al 0,9% de aquí a fin de año. El aumento de la deuda del 100% al 130% del Producto Interior Bruto (PIB) es otro dato que dibuja una realidad subrayada por el aumento de los impuestos, de tasas como la sanitaria, o el descenso de los salarios y las prestaciones sociales.

Los números de los años de recortes también arrojan una larga cadena de privatizaciones de empresas públicas y una pérdida de control por parte de nombres autóctonos de sectores claves de la economía. China, Brasil y Angola, tres países con un pasado ligado a Portugal, han encontrado en suelo luso una gran oportunidad de negocio.

La incertidumbre del Novo Banco

Los números, sin duda, siguen lastrando el país. Y no solo por lo que pasó, sino por lo que resta. El pago de la deuda acecha, pero el qué pasará con el Novo Banco, la escisión buena del Banco Espírito Santo (BES), es un gran interrogante que no se acaba de cerrar. La venta quedó en suspenso el pasado 15 de septiembre y el proceso se antoja eterno y crítico.

La pelota quedará en el tejado del nuevo Gobierno, pero los malos augurios ya sobrevuelan una economía que sigue sin abandonar la cuerda floja: la agencia Fitch ha alertado de que el retraso en la venta de Novo Banco, la tercera entidad financiera del país, puede afectar a la confianza de los inversores en la banca lusa. Además, está en juego el dinero público invertido durante el verano de 2014 (4.900 millones en ayudas), cuando se destapó el mayor escándalo financiero de la historia del país --la quiebra del Banco Espirito Santo (BES). El déficit anual puede variar; y mucho. Esos casi 5.000 millones de euros podrían hacer que superara el 7%, según el Instituto Nacional de Estadística.

La figura del exlíder del BES, Ricardo Salgado, conocido como "O dono disto tudo" (el dueño de todo esto), también en prisión domiciliaria y con el pasaporte incautado, ha entrado en campaña. Y lo ha hecho de la mano de Joana Amaral Dias, líder de un nuevo partido llamado Agir, que puede asociarse con el Syriza portugués. Dias, ligada durante años al Bloque de Izquierda y que intentó el pasado otoño crear un Podemos portugués, ha atraído la atención de los medios a su campaña de manera poco ortodoxa: posando desnuda y embarazada en la portada de una revista, y protestando frente a la casa de Salgado.

Altavoz en mano, la política exigió que el banquero devuelva a la gente “el dinero robado”, y que “pague el déficit”. Además, solicitó a los gobernantes que confisquen el banco: “Si hay dinero para Ricardo Salgado y el BES también lo hay para salarios y pensiones”. En el escrache también abogó por los revocatorios (consultas populares para revocar a cargos electos), así como por los despidos de los políticos corruptos.

El factor sorpresa

Ante la igualdad entre la coalición del Gobierno, liderada por Pedro Passos Coelho y Paulo Portas, y el Partido Socialista, cualquier factor puede inclinar la balanza de un resultado que, según los sondeos, oscila entre el empate técnico y la victoria conservadora por la mínima. Passos Coelho y António Costa no pueden perder de vista ningún pormenor. El caso Sócrates, el Novo Banco, Ricardo Salgado, las reivindicaciones de los afectados por el hundimiento del Banco Espirito Santo… pueden inclinar la balanza a un lado u otro. También jugará la telaraña de los visados de oro (visos gold), en la que aparece envuelto el que fuera ministro hasta hace unos meses de Administración Interna, Miguel Macedo. Acusado de tres delitos de prevaricación y uno de tráfico de influencias, la coalición del PSD y del CDS-PP ha conseguido mantener el caso con un perfil muy bajo, al menos en comparación con el de Sócrates.

Tampoco hay que olvidar en este fino hilo de matices la debilidad que mostró Coelho en su primer cara a cara electoral con el líder socialista, aspecto que según los analistas ha marcado un antes y un después en la campaña

Los medios y los expertos concretan en un 8% o 10% el margen de votos que puede ganarse en las últimas horas. Son principalmente personas jóvenes que pivotan alrededor del centro ideológico, motivo por el cual en la recta final todos los partidos rejuvenecen al tiempo que moderan su discurso, apostando por el centro-derecha o por el centro-izquierda. Una postura que irá por tanto a lo que hay, o lo que hubo. Otra señal de lo mucho que ha vivido Portugal en los últimos años y de lo poco que variarán las elecciones.

Tras unos años convulsos, en los que los recortes imposibles y la austeridad fueron la norma suprema, Portugal vive tranquilo y expectante las nuevas elecciones legislativas, marcadas por la igualdad en las encuestas y el gran número de indecisos (alrededor de un cuarto de los votantes). Los turistas,...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

J. Marcos / M.A. Fernández

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí