1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

TRIBUNA

Insoslayable Estado de naciones

La solución de convivencia democrática pasa por articular un verdadero pacto federal y ‘resetear’ el Estado español para hacer de él un Estado plurinacional

José Antonio Pérez Tapias 29/09/2015

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Quien no lo viera venir es que no quiso mirar. Llegó la afirmación independentista de un alto porcentaje de ciudadanos de Cataluña. Casi el 48% de quienes depositaron su voto las pasadas elecciones lo hizo a favor de una Cataluña independiente. Luego están los matices, importantes pero secundarios: ese resultado se plasmó en una mayoría de escaños, pero no de votos. Tal "detalle" permitió a muchos respirar más tranquilos, lo cual se vio acompañado por el más minucioso examen de la distribución de votos en el verdadero "día de reflexión", el 28 de septiembre, lunes siguiente a la jornada para elegir diputados al Parlamento catalán.

Buena parte de las conversaciones, y no sólo en Cataluña, sino en toda España, se volcaron desde la mañana a la noche --por supuesto, en los medios de comunicación-- en los resultados de los comicios: mayoría independentista, de escaños pero no de votos; ascenso vertiginoso de Ciutadans, como derecha españolista con aires civilizados; socialistas que mantienen el tipo aun perdiendo diputados; Podemos e ICV que se quedan mirando cómo se les escaparon las papeletas; un PP hundido con el salvavidas Albiol; y una CUP que, con su independentismo, su republicanismo y su anticapitalismo, hace bailar la llave de la gobernabilidad ante los ojos de todos y las narices de Junts pel Sí. Con un cuadro así, sin embargo, la reflexión apenas va al fondo de la cuestión cuando la mayor parte de los comentarios abundan acerca del futuro de Mas, el hasta ahora presidente de la Generalitat, y en qué hará esa mayoría parlamentaria difícil de barajar, pero dispuesta a seguir la hoja de ruta secesionista.  

No faltan quienes insisten, con su parte de razón, en que tanto atender a la cuestión de la independencia ha hecho que queden en segundo lugar problemas muy reales que afectan a los ciudadanos y ciudadanas de Cataluña: el paro, los recortes en educación, los problemas de la sanidad pública... Cierto, pero ante ello no cabe decir que eso y sólo eso es lo que interesa a los ciudadanos, cuando casi dos millones de ellos han votado a candidaturas que pusieron en primer plano la cuestión nacional y, más exactamente, la independencia de la nación catalana para constituir un nuevo Estado. Los que se resisten a reparar en el peso político de esos millones de votos son los mismos que insistían en que el carácter de las elecciones era meramente autonómico, y de ninguna manera con pretensión plebiscitaria alguna que pudiera sostenerse. Cierto es que aplicando con rigor el criterio plebiscitario de una mayoría absoluta a favor del sí a la independencia se puede concluir que las elecciones no han arrojado el resultado que esperaban quienes sostenían, con Mas a la cabeza, que tenían dicho carácter; pero el caso es que el hecho político de una abrumadora mayoría de voto independentista es ineludible. Políticamente no se puede --no se debe-- prescindir de él.

Remitir la cuestión a una reforma superficial de la Constitución que habrían de votar todos los españoles podría ser viaje a un nuevo callejón sin salida

Es verdad que el mensaje de la independencia emitido por esa mayoría en las urnas se ve contrapesado por el hecho de que el 52 % del electorado no ha votado independencia. Tal porcentaje, de suyo, no propicia una declaración unilateral de la misma, aunque no todos los no independentistas están en la misma posición: una buena parte lo ha hecho incluyendo en su opción el derecho a decidir, otros se inclinan por la posición socialista en torno a una reforma "federalizante" de la Constitución, los electores de Ciutadans avalan un españolismo reciclado y los votantes del PP, un españolismo inmovilista que no se libra de ser percibido como anticatalanista.  

Como quiera que sea, es evidencia política incontestable que la actual inserción de Cataluña en el Estado español y, por tanto, este mismo Estado, se ven fuertemente deslegitimados en su actual orden constitucional. Su crisis es patente y conlleva el anuncio de que el Estado no puede seguir con el diseño autonómico que ha tenido hasta ahora, a pesar de sus frutos. Remitir la cuestión a una reforma superficial de la Constitución que habrían de votar todos los españoles, sin tener en cuenta la especificidad de esa deslegitimación en Cataluña, podría ser viaje a un nuevo callejón sin salida. Evitar eso era una de las ventajas de la propuesta de consulta legal a la ciudadanía catalana para que se pronunciara sobre su preferencia en cuanto a la relación de Cataluña con el Estado español, consulta que sigue siendo pertinente plantear. Es a partir de ahí como se puede empezar a pensar una reforma constitucional que en definitiva ha de dar los pasos necesarios para realizarse como proceso constituyente, dada la envergadura de los cambios necesarios --hasta Miquel Iceta dice, desde el PSC, que debe incluirse en la Constitución el reconocimiento de Cataluña como nación-- y la gravedad de una crisis que exige reconstruir el pacto constitucional sobre nuevas bases.

Dicho en términos coloquiales actualmente al uso, hay que resetear el Estado español para hacer de él, en los términos de un federalismo consecuente con nuestra realidad política de pluralidad nacional, un Estado de naciones. Eso significa acometer lo que no se ha hecho hasta ahora para resolver la "cuestión de las naciones" que nos viene dada por nuestra historia, lo cual supone en primer lugar reconocerlas como tales. Y a partir de ahí, articular un verdadero pacto federal, que genere lealtad constitucional sobre nuevas bases. Desde ellas es como se puede abordar después lo relativo a redistribución de cargas y beneficios con políticas de cohesión federal y solidaridad entre territorios, los cuales, reconocidos en sus diferencias, no tienen por qué albergar desigualdades de derechos en lo que se refiere a los ciudadanos y las ciudadanas.

¿Y por qué, incluso, no pueden ser Estados esas naciones dispuestas, como entidades políticas, a pactar en torno a una seria propuesta federal?

Ir a un Estado de naciones --plurinacional, por tanto-- no es ninguna quimera malamente desiderativa, sino la solución de convivencia democrática que se vislumbra para el Estado español. Sí es cierto que para ello hay que dialogar mucho y debatir a fondo hasta buscar los puntos de encuentro entre quienes quieran vivir juntos. Ha de saberse que condición para ese diálogo es, entre otras, que los interlocutores vayan al mismo respetándose en sus identidades nacionales, lo cual significa que, al ser diversas, es obligado relativizarlas, sin menospreciar ninguna y sin elevar alguna a dominante sobre las demás. Eso implica que de una vez se desacralice el concepto de soberanía que normalmente se esgrime en los discursos políticos, una soberanía mitificada que refuerza la dogmática que al respecto conservan los textos jurídico-políticos. Devuélvase la soberanía, sin mitos, y la que en verdad quede, a los ciudadanos como sujetos políticos, para que cuando y como sea oportuno se pronuncien sobre propuestas viables para el futuro de un Estado de naciones. ¿Y por qué, incluso, no pueden ser Estados esas naciones dispuestas, como entidades políticas, a pactar en torno a una seria propuesta federal? No sólo hay que atreverse a pensar, sino a actuar, so pena de que los acontecimientos nos sobrepasen a todos. Si el socialista Anselmo Carretero ya hablaba desde su exilio mexicano de reconocer esa pluralidad nacional, el poeta Joan Maragall, desde Cataluña, también lo hizo sobre el "ideal federal" que podía aglutinar a los pueblos de España. Son dos buenas referencias para avanzar en serio hacia un Estado federal plurinacional en el que nadie tenga por qué verse llevado a decir "adéu".

Autor >

José Antonio Pérez Tapias

Catedrático y decano en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada, es autor de 'Invitación al federalismo. España y las razones para un Estado plurinacional'(Madrid, Trotta, 2013).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Josep

    Después de las eleccions del 27S quedan algunas cosas muy claras. Uno, el independentismo esta para quedarse, y para crecer. Mayoría absoluta en escaños y dos millones de votos, 2 millones que dicen "Adiós España". Y esto sin poder contar con la mayoría del voto de los catalanes del extranjero, una voto historicament muy soberanista. Con este voto se hubiera llegado a los 64 escaños y superado el 50% de porcentaje de votos. El unionismo puro, por mucho que disimulen con aires vistoriosos, se queda con unos más que insuficientes 36 escaños entre C's y PP. Estas dos formaciones son contrarias a la reforma de la constitución, contrarias a un referendum legal y contrarias a reconocer que España es un estado plurinacional y que Catalunya es una nación. Luego esta el bloque de la 3a via, del estado federal defendido por el PSC, no tanto por el PSOE, que esta en caída libre desde 1999 en número de escaños en el Parlament. Sus tesituras estan obsoletas, poca gente cree que España tenga voluntat de ser un estado plurinacional y respetar y proteger las naciones que tiene dentro. Y más aún, los dos otros partidos que defendían la 3a via, CSQP y UDC han sacado resultados bochornosos, uno 11 escaños, el otro ni uno. Por tanto, se pone de manifiesto que casi todo ciudadano catalán, ha entendido de una vez por todas que la España de las autonomias está obsoleta, de hecho en tanto que solución artificial en su momento, tenía los días contados desde que nació, es imposible dar el mismo peso a Catalunya y a Euskadi que a la Rioja, Murcia, o Castilla la Mancha. Unas son naciones con aspiraciones lógicas de una nación, lo otro regiones de España que ya se sienten comodas siendolo. La 3a vía murió en 2010 con la sentencia del TC sobre el estatut de Catalunya, allí se puso de manifiesto que Catalunya nunca podria tener el encaje deseado en España, nunca. Y por tanto, como qualquier nación del mundo decidio hacer su camino, no por ir en contra de nadie, si no por sobrevivir, proteger su lengua y su cultura, y decidir su futuro libremente como pueblo con identidad propia. Es triste, pero viendo las reacciones del PSOE y PP se pone de manifiesto que el conflicto catalán está tan lejos de ser entendido por el Estado español que nunca podrá ser hablado y solucionado de igual a igual. La España de las autonomís ha llegado a su fin, en gran parte por no reconocerse como estado plurinacional, y en gran parte por ser un estado con poca calidad democrática, de dialogo y de tolerancia hacia el tema catalán y vasco,

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí