1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Mi voto (por si a alguien le interesa)

Guillem Martínez Barcelona , 25/09/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Este artículo es para explicarles mi voto en las elecciones del 27-S. Voto poco. Y cuando lo hago intento explicarlo. Para explicarles mi voto en estas elecciones, tendría que explicar, a su vez, lo que ha hecho CiU con el Procés. Como ya lo he hecho decenas de veces, en esta ocasión lo voy a hacer traduciéndolo directamente del catalán al castellano. Ahí va. No se lo pierdan. La cosa consiste en que Rajoy acepta una demanda ciudadana para proclamar la III República. Fin de la traducción.

Explicado así, en su brutalidad surrealista, el Procés gubernamental es, por tanto, a) un milagro de las élites catalanas, similar al de las conversiones de San Pablo o de Figo. O b) nada. Desde 2012 lo estoy describiendo, y a mí me sale b). Ha servido para cohesionar una sociedad duramente castigada por la austeridad --la pobreza ha crecido hasta el 20%--, y para refundar un partido, el artista anteriormente conocido como CiU, a través de la única herramienta de la que dispone: la gestión del Procés. Podría extenderme en explicar el carácter inocuo que ha tenido el Procés, un tramo especializado en tocar las únicas teclas que no sonaban y no podían modular ninguna melodía efectiva.

A modo de metáfora, o traca final de la descripción, les cito esta anécdota. Hace un año, el Conseller de Justicia recibió a los juristas Francisco Jurado y Juan Moreno Yagüe, andaluces y demócratas radicales --tal y como está el patio, no hay otra forma de acceso a la democracia; la democracia ya es radicalismo--, con una propuesta para ejercer un referéndum, democrático y vinculante para el derecho a decidir, evitando legalmente la cerrazón del Gobierno Central. Los asistentes a la reunión se quedaron atónitos por la propuesta y por su carácter factible e ingenioso. Pero se desestimó --como, por cierto, otros accesos posibles y legales a la consulta-- vía silencio administrativo. Un indicio de que el Procés gubernamental tenía verdadero terror a ceder la palabra a la ciudadanía y que era, de hecho, un intento de evitarla, en este y en el resto de temas. El Procés, en ese sentido, ha consistido en quitar la palabra a la sociedad y en ofrecerle, a cambio, miles de palabras diarias --es decir, propaganda--, y una bandera muy grande, capaz de envolverlo todo. En ese sentido, la gestión del Procés, no sólo no ha ampliado derechos, sino que los ha reducido --en esta segunda edición del Procés, que debería de iniciarse el 28S, ya ni está contemplado el referéndum consultivo no vinculante, paródico, que se ofrecía oralmente en la primera--.

Es perceptible, a su vez, la descomposición del Estado desde el inicio de la crisis, en 2007. La crisis, y sus respuestas ciudadanas --han sido dos, el 15M y el derecho a decidir, dos conceptos que en ocasiones se mezclan y, en otras, se separan en Catalunya, pero que suponen una meditación sobre la democracia y sobre el Régimen del 78-- han permitido visualizar un Estado con una democracia endeble, con escaso control, y no ejercida en las instituciones locales, sino en otros ámbitos --la UE, el BCE, la RFA, el IBEX'35--. El resultado ha sido la socialización de la deuda --único objeto socializado por aquí abajo desde el invento del botijo--, la austeridad, el recorte del bienestar --es decir, de la forma de democracia en Europa--, y algo que ya podemos denominar post-democracia --un sistema que conserva el voto, pero que carece de la soberanía y la voluntad para establecer políticas--, a través de leyes que ya se ubican, peligrosamente, lejos de la tradición democrática, como la contra-reforma laboral, la ley mordaza, la ley de estabilidad, la ley Wert, la reforma del anteriormente ya parcial Tribunal Constitucional, o la reforma constitucional exprés, que separa, definitivamente, la Constitución del Estado del resto de Constituciones europeas post-45.

CiU participó de todo ese proceso, por cierto, votándolo en parte en el Congreso o, vía presupuestos, en el Parlament. Pese a ello, CiU puede ganar las elecciones, y Mas volver a ser President. Gracias a la gestion del Procés --a la gestión del tiempo y la nada--, CiU, uno de los tres grandes partidos de la II Restauración, podrá restaurarse a sí mismo. O, lo que es lo mismo, un Régimen que en la Catalunya de 2012, como en el resto del Estado, estaba en seria crisis, se está volviendo a recomponer, asumiendo con ello los criterios de devaluación democrática adoptados a lo largo de estos años de crisis.

En estos años de crisis, paralelamente, y sin aparecer en los medios, se ha ido dibujando una idea de ruptura, de agenda democrática. Pasa por un proceso constituyente, la adopción y la ampliación de derechos, la ampliación del bienestar vía renta básica, la protección legal de lo común, nuevas formas de democracia, la intensificación de la democracia directa, y la asunción del derecho a decidir, prometido y aplazado en los años 70's. Esta es la agenda democrática para Catalunya, pero también para el Estado. No difieren. El derecho a decidir --el derecho a ejercer la autodeterminación, a optar democráticamente por la independencia, la federación, o la continuidad en un Estado que, cuando lo paralizaron, en 1874, iba en esa dirección; el derecho, en fin, a elegir la forma del Estado-- ha demostrado ser un elemento que somete a contradicción, a perplejidad y a intolerancia al Régimen --como el resto de puntos de la agenda, por otra parte--. No entra, empero, en contradicción con las nuevas culturas democráticas. Es un sello democrático. Y, por todo ello precisa ser defendido, como cualquier otro punto de la agenda. Ni más, ni menos.

Para defender ese derecho, para evitar que se reduzca o se canalice hacia la nada, o hacia accesos identitarios, para defender criterios efectivos de democracia, es preciso que la lista de la antes CIU y de ERC, su socio en los presupuestos, no ganen. Algo, me temo, difícil, si bien eso es lo que orientará, finalmente, mi voto. No ha sido fácil tampoco decidir mi voto, por otra parte. En estas elecciones no hay ninguna lista sexy, ninguna lista de confluencia que haya asumido el difícil momento que se está pasando en el Sur de Europa, y la necesidad de abandonar diferencias para centrarse en una agenda radical de derechos democráticos. Me quedan la CUP y Catalunya Si Que Es Pot. Y, por lo que sé, la CUP parece que no impedirá con sus votos la presidencia de Mas.

Votar es votar. Ni más ni menos. Por aquí abajo es tradicionalmente difícil calcular lo que se hará con tu papeleta. Espero, no obstante, que CSQEP no pierda el tiempo en polémicas con la CUP / otros grupos que se autodefinen como rupturistas, y que defienda la democracia, es decir, la ruptura y, con ello, su broche: el derecho a decidir, ese derecho apoyado por el 80% de la sociedad catalana. Es decir, que vele por su efectividad, que impida su rapto, su depuración y aislamiento frente a otros derechos, entre ellos el derecho a decidirlo todo. Y que, llegado el caso, recuerde que un Estado no es una identidad. España no tiene nada que ver con el Estado Español --incluso, es más grande e implica más personas--, y un Estado Catalán no tiene por qué tener nada que ver necesariamente con Catalunya. El Estado, por otra parte, nos lo fabrican cada día, sin necesidad de referéndums, en Catalunya, España o Lima. La austeridad de los últimos años es un ejemplo de construcción efectiva de un Estado. En Catalunya, curiosamente, se ha realizado mientras se creía construir otra cosa. Es preciso detener tanta propaganda que camufla políticas antisociales y antidemocráticas. Porque eso es lo que está pasando. 

Autor >

Guillem Martínez

Es autor de 'CT o la cultura de la Transición. Crítica a 35 años de cultura española' (Debolsillo), de '57 días en Piolín' de la colección Contextos (CTXT/Lengua de Trapo) y de 'Caja de brujas', de la misma colección.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

18 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. cualqu

    A todos los que denfendíais la CUP en los comentarios de este artículo (hace tres meses), ¿qué os parece la bajada de pantalones in extremis y sin consultar para que se formase gobierno?

    Hace 5 años 4 meses

  2. Half

    "me importa más ser catalán que cualquier cambio social"

    Hace 5 años 7 meses

  3. Edu Jonquet

    A quién defiende la CUP creo que està muy claro para el que quiere de verdad dialogar. La Cup està en todas las luchas, todas y eso lo vemos en el dia a dia. Intentar echarle mierda encima con medias verdades o suposiciones es solo actuar como los Trolls de la derecha. La democracia dentro de las Cups es total, no son un grupito de la universidad complutense que lo centraliza todo como el partido venido de Madrid a salvarnos, que no acepta los resultados dentro de su mismo partido. Si todo lo que tienen contra la Cup es un abrazo dado en unas circunstancias determinadas, de esas cositas para programas de chafardeo pueden encontrar muchas en Podemos, Pablo abrazando a Sipras que ha traicionado el pueblo griego, ese revolucionario que lleva a su hijo a un colegio privado, inclinación de cabeza ante el Rey. Y no digamos Iniciativa, Izquierda unida cuandoi gobernaba en Catalunya , los pelotazos de los mossos con Saura dolían igual que los de Rajoy, gobernaron con el PSC que es sucursal de la casta PPSOE, y nos podemos extender todo lo que queramos. Por lo tanto si quieren criticar a la CUP digan lo que hace mal con sus luchas no me saquen gilipolleces de tertulia derechista.

    Hace 5 años 7 meses

  4. Oscar Torrente

    Cuánto sectarismo y (des)información hay en CSQEP contra la CUP. Qué decepción y qué triste

    Hace 5 años 7 meses

  5. Oscargeek

    Como catalán siempre he sentido una profunda tristeza por esa parte de España que piensa que estamos subyugados a ellos independientemente de lo que queramos nosotros y ahora además, mi tristeza se acrecienta con otra gran parte del país que está convencido de que esto es un artificio de Mas y de la burguesía catalana como si los siete millones de catalanes fuéramos estúpidos. Precisamente porque no os enteráis, no os queréis enterar o sencillamente hacéis como que no os enteráis de lo que queremos los catalanes, por eso es tan necesario votar este 27S para dejar de ser españoles. Los catalanes estamos señalando a la luna y vosotros no dejáis de discurrir que es lo que tenemos en el dedo. Después de todo, el que firma es un andaluz y haciendo gala de su sentido de la lógica, ¿Que podemos esperar de los que mantienen las corruptelas del PSOE en su región? :)

    Hace 5 años 7 meses

  6. Juanjo88

    Señores el PSOE lleva más de 30 dilatando el tema, y Podemos se apunta a alargarlo aún más. Tenemos una oportunidad histórica y esta oportunidad no es la de acabar con la Troika. No porque Cataluña se independice dejará de existir la Troika, no tiene nada que ver. Lo que vamos a elegir domingo es si queremos seguir o no con el yugo de los gobiernos de España. Si queremos acabar con el déficit fiscal, de infraestructuras, político,... de nuestro territorio. Que cuando en el parlamento se aprueba por unanimidad la ley de pobreza energética no haya el gobierno español que la recurra al TC para que la suspenda, una ley con el soporte de toda la cambra catalana! Es esto lo que decidimos domingo nada más, si queremos seguir siendo súbditos o queremos empezar a gobernarnos por nosotros mismos. Todo lo demás es marear la perdiz como lleva haciendo el PSOE. No nos engañemos Podemos está tan atado como el PPSOE, ninguna comunidad autónoma está dispuesta a asumir un concierto económico para Cataluña ni tan sola una mejora fiscal, porque sería en detrimento de estas. Ni tan siquiera más autonomía.

    Hace 5 años 7 meses

  7. Ojete

    Mas se irá después de que la independencia sea efectiva?. Eso leo en algún comentario. CDC y ERC son mayoría en catalunya y... crees que si CDC logra la indepedencia la gente luego pasará de ellos?. "novoy a votar a CDC porque en la pasada legislatura consiguió lo que yo quería". Apostar porque Catalunya independiente va a cambiar de políticas después de 23 años de Pujolismo y dos legislaturas de más... me parece apostar con todos los datos en contra. Yo estoy entre lo que se plantea el autor o no votar, total, merece la pena dar con mi voto legitimidad a los regímenes capitalistas?.

    Hace 5 años 7 meses

  8. Lajosz Imremhazi

    La mejor manera de echar a Mas, es acelerar el Proces precisamente. Se ira despues de que la independencia sea efectiva.

    Hace 5 años 7 meses

  9. carles

    Mas President,Mas President!.. Que trist, heu fet una campanya basada en tirar merda, sense més projecte que...Pactar amb el PSOE!!..Que engrescador!!..sniff

    Hace 5 años 7 meses

  10. Mario

    Yo es que no me creo a JxS, pero tampoco me creo podemos. Me parece una simulación tramposa de lo que debería ser un movimiento popular. El problema que esto conlleva, no es solo que no crea que vayan a hacer lo que se supone, porque tampoco lo dicen abiertamente, que deberían hacer, es que van a desacreditar a cualquiera que intente hacerlo en el futuro. Cuando podemos defraude, la desmovilización será brutal, pero ellos ya estarán en la poltrona, como tsipras. Mi voto va a la CUP.

    Hace 5 años 7 meses

  11. Juanjo

    Yo coincido en el fondo con Marisa. Es fraudulento decir que la CUP investirá a Mas. Es un pretexto burdo para no decir "me importa más ser español que cualquier cambio social". Es desconocer como se elige un presidente. Ya lo dijo Baños. Es un debate estéril porque no podemos evitarlo en segunda vuelta ni votando en contra. La única forma sería que la sucursal de Pablo se uniese al proceso de ruptura y la "izquierda alternativa" tuviese más fuerza. Dicho esto, CSQEP es un brindis al sol. PSOE y PP ya han dicho que nada de referéndum por activa y por pasiva. E Iglesias lo mismo de una forma más "simpática". Es una vía muerta, marear la perdiz para vaciar las calles. Preguntarse a estas alturas si la CUP está por la defensa de las clases trabajadoras es de marciano o de sectario. Solo comparad el trabajo de 3 parlamentarios y el trabajo de ICV y PSC en los últimos 12 años. No se puede ser tan ignorante, y siento las formas. Si algún partido ha traicionado la clase trabajadora es Podemos con su discurso ni de derechas ni de izquierdas y la ICV de Saura y las pelotas de goma y el apropiacionismo de cualquier lucha social y el sindicalismo como comedero de Coscubiela. Me sorprende la doble vara de medir. Tsipras ha privatizado, ha traicionado lo que su pueblo votó, lleva a sus hijos a una escuela privada, veranea en casa de un gran empresario y vuela en helicóptero, pero representa la "izquierda transformadora". Pues no. Hay una izquierda alternativa y anticapitalista que no aceptará renuncias. A los bancos, la Troika y la patronal no le asusta CSQESP, le asusta que la izquierda rupturista sea decisiva el 28S.

    Hace 5 años 7 meses

  12. Veps

    Perdón, he enganchado el texto y se me han perdido los saltos de línea. Aprovecho para añadir comentarios: Por si al autor del artículo le interesa: Guillem, estando de acuerdo contigo en toda la parte de tu análisis que denuncia la apropiación del "procés" por parte de CIU, la explicacion del segundo paso de tu decisión me parece de un simplismo inexcusable. Me explico utilizándo tu metáfora: Pongamos que en España se inicia un movimiento ciudadano por la tercera república. En cada comunidad autónoma se forma una manifestación en la capital de cientos de miles de personas y el movimiento parece imparable. En vistas a esto Rajoy, o mejor sus asesores, que no son tan tontos, deciden hacer un giro de discurso y promover la república y liderar el movimiento. Según tu, lo que se debería hacer es votar opciones no republicanas para evitar esta apropiación. Yo creo que lo que se debería hacer es seguir en el movimiento republicano forjando alternativas que compitan en liderazgo y discurso por el proyecto y sin renunciar a él. En este sentido, lamento decirte que tu discurso les hace completamente el juego a las "tietes convergents". Me he animado a escribirte el comentario porque como iniciador del término "cultura de la transición" me cuesta entender tu discurso. Mientras tu te limitas en descartar a las CUP porque pueden llegar a no estar completamente en contra de una investidura de Mas a cambio de seguir con un proceso rupturista, no tienes ningún reparo en votar a un partido, CSQEP, que durante campaña ha demostrado no ser nada más que una cualición entre ICV y Podemos, un partido que es pura CT catalana y que ha colaborado en la creación del modelo Barcelona y otro que ha instrumentalizado el 15m y ha suavizado el discurso hasta hacerlo completamente CT (se ha "transicionado" encima). Estoy seguro que tu reflexión es mucho más profunda que el artículo pero te contesto a lo que he leído. En todo caso, y no va por ti si no por mucha otra gente, opino que descartar una opción por una guerra de banderas es, efectivamente, esconderse detrás de ellas. Lo más sincero es reconocer el motivo último del voto. És muy lícito el comentario de Àngels que antepone el país a su preferencia social (y que por lo tanto, hace un voto nacionalista también). Pero intentar ocultar esta decisión en un supuesto apoyo a Mas por parte de la CUP y a no querer ver la viga en el ojo propio me parece muy tramposo.

    Hace 5 años 7 meses

  13. Veps

    Por si al autor del artículo le interesa: Guillem, estando deacuerdo contigo en toda la parte de tu análisis que denuncia la apropiación del "procés" por parte de CIU. La explicacion del segundo paso de tu decisión me parece de un simplismo inexcusable. Me explico utilizándo tu metáfora: Pongamos que en España se inicia un movimiento ciudadano por la tercera república, en cada comunidad autónoma se forma una manifestación en la capital de cientos de miles de personas, el movimiento parece imparable. En vistas a esto Rajoy, o mejor sus asesores, que no son tan tontos, deciden hacer un giro de discurso y promover la república y liderar el movimiento. Según tu, lo que se debería hacer es votar opciones no republicanas para evitar esta apropiación. Yo creo que lo que se debería hacer es seguir en el movimiento republicano forjando alternativas que compitan en liderazgo y discurso por el proyecto y sin renunciar a él. En este sentido, lamento decirte que tu discurso les hace completamente el juego a las "tietes convergents". Me he animado a escribirte el comentario porque como iniciador del término "cultura de la transición" me cuesta entender tu discurso. Mientras tu te limitas en descartar a las CUP porque pueden llegar a no estar completamente en contra de una investidura de Mas a cambio de seguir con un proceso rupturista, no tienes ningún reparo en votar a un partido, CSQEP, que durante campaña ha demostrado no ser nada más que una cualición entre ICV y Podemos, un partido que es pura CT catalana y que ha colaborado en la creación del modelo Barcelona y otro que ha instrumentalizado el 15m y ha suavizado el discurso hasta hacerlo completamente CT (se ha "transicionado" encima). Estoy seguro que tu reflexión es mucho más profunda que el artículo pero te contesto a lo que he leído. En todo caso, y no va por ti si no por mucha otra gente, opino que descartar una opción por una guerra de banderas es, efectivamente esconderse detrás de ellas.

    Hace 5 años 7 meses

  14. Àngels

    A mi me sale lo mismo, pero por otras vías: Si excluyo de la ecuación el nacionalismo, me sale la CUP (me robaron el corazón con aquel inicio de campaña en las chimeneas de la Canadenca), peeeero como no lo puedo ignorar.... CTSQP

    Hace 5 años 7 meses

  15. Half

    Marisa, con su inevitable omisión, CUP hará presidenciable al partido más corrupto de tu país, Cataluña. Quizá la CUP sí sea tirar el voto, porque a día de hoy no sabemos si están (estáis) por la defensa de la clase trabajadora o por hacerle el juego a la élite burguesa, bandera mediante. Esa es la única clave que existe. En Cataluña, en España, en Angola o en la India.

    Hace 5 años 7 meses

  16. Tosca

    Votaré CSQP... Per defensar el dret a decidir, la Catalunya Social i d'esquerres per creure que L'Europa del Sud ho som totes i s'ha de fer front comú per fer fora la Troika i el TTIP. la CUP prefereix bandera, i sortir D'Europa també.el CDC ha arrossegat a ERC... Retallades, i incoherència per salvar la pell, si a la independència i després votar TTIP. Fem-s'ho mirar! Salut i República

    Hace 5 años 7 meses

  17. Jesús

    Marisa, yo votaré a la cup. Peronbo entiendo porqué descalificas a un compañero que tiene la valentía de explicar qué votará y porqué. En este gran momento político, espero en mis conpañeras de viaje, altura de miras y manos extendidas para dialogar. No me gustan las actitudes excluyentes como la tuya, de estás conmigo o contra mí. Es posible que en segunda vuelta la Cup se abstenga y haga a Mas president por omisión. Es ahí donde tenemos una incertidumbre demasiado grande que no debería existir. Yo no quiero a Mas como president y quiero una Catalunya anticapitalista y feminista.

    Hace 5 años 7 meses

  18. Marisa

    Mientes y desinformas. No es que la CUP no quiera o no vaya impedir la presidencia de Mas es que no podrá evitarlo en segunda vuelte si Mas se niega a ceder su sitio. De la misma manera CSQEP es tirar el voto. Proponen hacer la vista gorda con el 2º partido más corrupto de España el PSC y montar un tripartito para el que tampoco salen las cuentas. O se alistan al pelotón de Arrimadas o se quedan en la nada. En fin, mucho rollo CT para acabar votando un partido que no quiere canviar el status quo, tanta CT para dar la espalda al movimiento más rupturista de Europa. Eres pura gauche divine, esa pijo progresia que vive tan bien contra el PP. Has envejecido tanto como tu diario, El País. Bon vent.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí