1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

Sin plebiscito no hay referéndum

Jaume López Barcelona , 9/09/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Las próximas elecciones autonómicas del 27 de setiembre posiblemente sean las de más trascendencia en la historia reciente de Cataluña. Diversas fuerzas políticas las han definido como plebiscitarias (CDC, ERC, CUP), así como el movimiento soberanista y el propio presidente de la Generalidad. ¿Qué significa este calificativo? La expresión “elecciones plebiscitarias”, como nadie ignora, no significa nada, no se corresponde con ninguna categoría legal. Lo que, por tanto, se quiere decir es algo un poco más sutil políticamente, pero difícil de resumir en un titular periodístico. Se trata de que tengan un carácter plebiscitario o, lo que es lo mismo, sus resultados serán leídos por esas fuerzas como si se tratase de un plebiscito sobre la independencia de Cataluña.

No será la primera vez que unas elecciones pueden tener una lectura plebiscitaria. En la historia de España tenemos un ejemplo destacado: las elecciones municipales de 1931, en las que el apoyo  mayoritario a las candidaturas republicanas en las grandes ciudades fue interpretado como la voluntad de la sociedad española en favor de la república, iniciándose así el cambio de régimen. No hubo referéndum sobre la monarquía, sino simplemente unas elecciones municipales. Sin duda, en ese momento, no era posible convocarlo. Tampoco ahora un referéndum de autodeterminación.

Recordemos, en este sentido, no solo el posicionamiento de los dos grandes partidos españoles, PP y PSOE, sino los intentos catalanes por conseguir organizar un referéndum legal. Primero, con la ley catalana de referéndums, que incluía la necesidad de que cualquier convocatoria contase con la autorización del Gobierno español, pero que fue igualmente recurrida ante el Tribunal Constitucional. Después, con la propuesta del Parlament de que se transfiriese la competencia al Gobierno catalán, que fue rechazada (con los votos de PP y PSOE) tras su defensa en el Congreso por tres diputados catalanes (CIU, ERC, IC). También se esgrimió una posible reforma de la Constitución en esta materia o, en último término, que la organizase el propio Gobierno español. Finalmente, a través de la ley de consultas no referendarias, en el marco de la cual se organizó la consulta del 9N, cuya organización fue recurrida y suspendida por el Tribunal Constitucional.

Todas las opciones que se han intentado han fracasado. Y las mayorías en el Congreso tendrían que ser radicalmente distintas para esperar un cambio. Así pues, y en palabras del propio presidente de la Generalidad: “Estas elecciones son el sustituto del referéndum que no ha podido ser”. (Y, por cierto que, cuanto más cerca estamos de las elecciones, más “plebiscitariamente” se comportan las fuerzas que niegan ese carácter, como si también para ellas se vaya a dirimir el futuro político de Cataluña. En otras palabras, la lectura plebiscitaria no la da la legalidad, sino los ciudadanos y sus representantes.)

¿Sustituyen, pues, las próximas elecciones autonómicas a un referéndum? No del todo. Porque las mayorías resultantes lo serán en diputados, no en votos, como en cualquier elección de representantes. Y, desde luego, siempre será posible una lectura en clave autonómica, pese a que haya algunos partidos que abran su programa electoral explicitando su intención de proclamar la independencia. (Alguien siempre podrá argumentar que han sido votados por otras razones de su programa). En todo caso, a no ser que exista una mayoría muy amplia, en estos momentos no previsible, una mayoría parlamentaria para lo más (y lo menos) que puede servir es para anunciar que existe una mayoría parlamentaria con un mandato democrático para iniciar un proceso de independencia que, en todo caso, debería ser refrendado de algún modo, en algún momento.

Por eso, los observadores más avezados habrán comprobado que en los debates de más calado sobre la cuestión ya hace tiempo que se distingue entre declaración y proclamación de independencia, vinculando la primera a una declaración de intenciones y la segunda a un acta de  nacimiento de un nuevo Estado. La primera, además, necesariamente asociada a la voluntad de negociar con el Gobierno español los siguientes pasos.

Negociar, ¿qué? Se abren muchas posibilidades y no habría que descartar ninguna. La más sensata de entrada sería la que permitiese un referéndum legal sobre la independencia. Es lo más lógico, democrático y sigue la senda de lo que otros países occidentales han realizado con plena normalidad

Algunos verán la distinción entre declaración y proclamación como una nueva pirueta conceptual, sin ninguna base. (Los mismos que aún creen que el derecho a decidir y el derecho a la autodeterminación son exactamente la misma cosa y se legitiman sobre las mismas bases. Si quieren, otro día, me explayo en esta cuestión.) Y, sin embargo, estos dos conceptos y momentos se corresponden con las dos bases, distintas, sobre las que se erige cualquier proceso de independencia: la desconexión (con el Estado matriz) y el reconocimiento (por parte de la comunidad internacional). Toda independencia implica ambas cosas, una de carácter interno y otra de carácter externo, y que no tienen por qué coincidir exactamente en el tiempo.

Un ejemplo paradigmático de ello es el caso de Eslovenia, que puede servir para ilustrar la diferencia. El Parlamento esloveno aprobó una breve declaración de soberanía en el verano de 1990, de solo 6 artículos, que venía a decir que las leyes yugoslavas estarían vigentes en territorio esloveno en la medida en que no contradijesen las leyes de esta república. Y no al revés, como hasta aquel momento. Es decir, el Parlamento esloveno se declaraba soberano pero no independiente de Yugoslavia, ni reclamaba ningún reconocimiento internacional. Seis meses después se celebró el referéndum de independencia, no prohibido por el Tribunal Constitucional yugoslavo con el argumento de que no se podía prohibir lo que, simplemente, era una consulta y no un acto legal y gracias a la mediación de los magistrados no serbios (recordemos que su composición, a diferencia del Alto Tribunal español, sí se correspondía con una lógica federal). Durante seis meses más, Eslovenia formó parte de Yugoslavia. El período que las autoridades eslovenas se marcaron para negociar un nuevo encaje como república confederada dentro de un nuevo marco yugoslavo. Las negociaciones no llegaron a buen puerto, ante la total negativa serbia, y en julio de 1991 Eslovenia proclamó su independencia, iniciando el proceso de reconocimiento internacional.

El interludio entre estos dos momentos (declaración-proclamación) probablemente sea el período más difícil de gestionar políticamente. En gran parte, dependerá de la respuesta del Gobierno español. Si se produce una negativa total a negociar y una presión insoportable los tempos se acelerarán lo que, a mi modo de ver, no sería conveniente.

La hegemonía social del independentismo ha llegado para quedarse, no es coyuntural. Es una respuesta a la visión igualmente hegemónica en España del Estado-nación en el que no nos sentimos reflejados muchos catalanes

También existe la posibilidad de que las elecciones del 27S no produzcan una mayoría absoluta a favor de la independencia, lo que imposibilitaría la declaración. La cuestión será entonces qué hacer ante la segura mayoría simple independentista. Es difícil imaginar que el apoyo a las tesis independentistas baje del 40%. Ni que lo haga en los próximos tiempos. La hegemonía social del independentismo ha llegado para quedarse, no es coyuntural. Es una respuesta a la visión igualmente hegemónica en España del Estado-nación en el que no nos sentimos reflejados muchos catalanes (Un retrato de la cual, por cierto, nos lo ha ofrecido recientemente el expresidente Felipe González en su carta-editorial de El País.) La hegemonía social del independentismo ha llegado para quedarse, no es coyuntural. Es una respuesta a la visión igualmente hegemónica en España del Estado-nación en el que no nos sentimos reflejados muchos catalanes.

Negociar, no hay otra. Ciertamente, la negociación dependerá no solo del resultado de las próximas elecciones en Cataluña, sino de las mayorías que surjan en el Congreso en las elecciones del próximo diciembre. Pero, negociar, ¿qué? Se abren muchas posibilidades y no habría que descartar ninguna. A mi entender, la más sensata de entrada sería la que permitiese un referéndum legal sobre la independencia. Es lo más lógico, democrático y sigue la senda de lo que otros países occidentales han realizado con plena normalidad. La voluntad de que el pueblo catalán pueda decidir su encaje (o no) en España es, precisamente, lo que ha centrado las masivas reivindicaciones desde 2006, en las que el inicial “Somos una nación. Nosotros decidimos” se acaba conectando, inevitablemente, a la reivindicación del 9N (2014): “¡Queremos votar!”. Si el Gobierno español se cerrase a toda posibilidad, entonces el camino de la DUI, la declaración unilateral de independencia, es decir, no negociada, se hará inevitable si existe una mayoría parlamentaria a favor. Tan inevitable como, en último término, en algún momento, la necesaria y deseable negociación entre los Gobiernos español y catalán. 

Autor >

Jaume López

Es politólogo y autor de El derecho a decidir. La vía catalana (2017), Referéndums. Una inmersión rápida (2017) y Cosmovisiones sociales. La pieza que faltaba (2019).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí