1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Carlos Ugarte / Responsable de Relaciones Externas de MSF-España

“No hay vallas que puedan detener el impulso vital de los refugiados”

La ONG ha salvado desde mayo a 15.000 personas frente a las costas de Libia, en donde navegan tres barcos que “asumen una responsabilidad incumplida por los Gobiernos”

Gorka Castillo 14/09/2015

<p> Carlos Ugarte, responsable de Relaciones Externas de Médicos Sin Fronteras-España.</p>

 Carlos Ugarte, responsable de Relaciones Externas de Médicos Sin Fronteras-España.

Silvia Domínguez Vidal

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Treinta grados al sol. Ni una sombra en el horizonte de un mar Mediterráneo que entierra a sus víctimas bajo un color azul intenso. Maldita metáfora, comenta Carlos Ugarte (Bilbao, 1954), responsable de Relaciones Externas de la sección española de Médicos Sin Fronteras (MSF), una organización que ha fletado tres barcos que navegan frente a las costas de Libia porque no lo hacen los Estados, y que ha abierto clínicas móviles en Grecia, Macedonia, Serbia y Hungría para asistir a los protagonistas de una de las migraciones humanas más sobrecogedoras de la historia moderna en el continente. Para este abogado que hace 19 años decidió cambiar la toga por el trabajo humanitario en los lugares más sangrantes de la Tierra la crisis humanitaria que tanto alarma a Europa no ha hecho más que empezar. Y siente punzadas de vergüenza. Sobre todo al escuchar las narraciones atroces de los supervivientes de guerras no tan lejanas ni ajenas y compararlas con los mensajes lanzados por algún político europeo desmemoriado y sin cabeza.

¿Cómo describiría la situación que miles de refugiados viven ahora en Europa?

La crisis de refugiados no viene de ayer porque ya ha producido más de 25.000 muertos en el Mediterráneo. Lo que sí ha cambiado en estos dos últimos años es la causa del refugio. El 80% de las personas que ahora llegan a Europa no han podido elegir otra opción porque han sido expulsados, desplazados forzadamente o, simplemente, han salido huyendo de los conflictos bélicos que desde hace varios años asuelan sus países de origen.

Dice que la crisis actual no es nueva. ¿Cómo ha reaccionado la UE al flujo de refugiados que de manera constante ha llegado en los últimos años?

Fortaleciendo sus fronteras terrestres con un resultado catastrófico. En 2013 empezó en Bulgaria para evitar la entrada de refugiados sirios procedentes de Turquía. Luego construyó muros entre ese país y Grecia, más tarde reforzó la frontera en Ceuta y Melilla… En fin. Lo único que ha conseguido esta política es canalizar el flujo migratorio hacia un escenario mucho más peligroso para los refugiados como es el Mar Mediterráneo donde el número de víctimas es vergonzoso e inadmisible.

Durante los primeros cuatro meses de 2014, bajo el operativo Mare Nostrum, murieron ahogadas 250 personas mientras que en el mismo periodo de 2015, con ese operativo suspendido, han muerto cerca de 1.000

¿No ha existido previsión europea o se ha mirado hacia otro lado ante lo que sucedía en Siria, en Libia, en Sudán?

Existe una responsabilidad política. El ejemplo es que durante los primeros cuatro meses de 2014, bajo el operativo Mare Nostrum, murieron ahogadas 250 personas mientras que en el mismo periodo de 2015, ya con ese operativo de búsqueda, rescate y salvamento suspendido, han muerto cerca de 1.000 personas. Europa conoce desde hace mucho tiempo que los conflictos en Siria y Libia iban a producir cientos de desplazados forzosos y miles de refugiados.

Los países árabes del entorno, en concreto, las ricas monarquías petroleras como Arabia Saudí, no sólo no ayudan sino que producen refugiados con su política exterior en medio del silencio internacional.

Valorar la geopolítica en la región no es tarea de nuestra organización. Lo único que puedo asegurar es que el esfuerzo de algunos países del entorno como Líbano, Jordania o Turquía con los miles de refugiados que llegan es gigantesco. El 95% de los cuatro millones de sirios que ya ha cruzado la frontera vive hoy en estos Estados. Y voy a aportar un dato estremecedor: sólo el conflicto sirio ha producido ya más de 8 millones de desplazados internos, que son candidatos inmediatos a convertirse en refugiados. Por eso destaco el esfuerzo de los países del entorno y porque siguen encarando esta crisis humanitaria pese a recibir menos ayudas de la comunidad internacional para hacer frente a estas emergencias.

El esfuerzo de algunos países del entorno como Líbano, Jordania o Turquía es gigantesco. El 95% de los cuatro millones de sirios que ya ha cruzado la frontera vive hoy en estos Estados

Entonces, el punto crítico de esta crisis humanitaria aún no ha llegado.

Vivimos una suma de múltiples factores y circunstancias cuyo telón de fondo es ese sinfín de conflictos denominados de baja intensidad pero que siguen produciendo miles de refugiados a los que ahora se suman conflictos nuevos mientras continúan otros de larga duración como el de Afganistán, el de República Democrática del Congo o el de Somalia. Me refiero a esas guerras silenciosas que provocan desplazamientos de población como ocurre en Malí, en Sudán del Sur o ahora en Yemen, cuya carga de violencia es brutal, y que la comunidad internacional no soluciona por falta de interés o de capacidad. Repartirse a 140.000 refugiados, que es lo que ahora discuten los países europeos, no soluciona nada porque hay muchos  miles más que llegarán. El problema europeo es que no hay una política común en nada.

¿Tiene capacidad Europa para absorber a tantos refugiados?

La presencia de 350.000 refugiados de guerra en Europa que tanta alarma ha provocado sólo representa menos del 0,1% del volumen de población total de la UE. Para que entendamos lo corta que se queda la respuesta europea, basta decir que en Líbano, donde las cosas están mucho peor que en Europa, uno de cada cuatro residentes es un refugiado sirio en estos momentos.

¿Ha reaccionado la UE?

Se ha producido una pequeña reacción pero mientras los Estados se ponen de acuerdo en la manera de aplicar las medidas y los tratados, el Mediterráneo continúa haciendo su papel. Es un gran cementerio.

Mohamed (dcha) es de Palestina y salvó a su hija de un año, después de que se hundiera el barco en el que cruzaban el Mediterráneo el 5 de agosto. Fueron rescatados por el barco Dignity I de MSF.

Mohamed (dcha) es de Palestina y salvó a su hija de un año, después de que se hundiera el barco en el que cruzaban el Mediterráneo el 5 de agosto. Fueron rescatados por el barco Dignity I de MSF.

MSF tiene tres barcos en permanente movimiento para auxiliar a refugiados que tratan de alcanzar la otra orilla del mar. Aquí no hay cámaras que registren lo que sucede, como ocurre en tierra. ¿Qué están encontrando?

En primer lugar, debo decir que estos tres barcos realizan un trabajo que deberían realizar los Estados. Asumimos con ello una responsabilidad incumplida por los Gobiernos y cubrimos el vacío porque nuestra función es salvar vidas aunque para ello hayamos tenido que formarnos en labores marítimas que eran nuevas. También quiero recordar que la tragedia en la que murieron ahogadas 900 personas de golpe provocó una cumbre extraordinaria en la UE que consistió en guardar un minuto de silencio pero no se adoptó ninguna decisión al respecto. Por eso lo que hoy ocurre en el Mediterráneo es terrible. Desde que en mayo empezamos este operativo hemos atendido a más de 15.000 personas en el mar, es decir, a 15.000 candidatos a ahogarse sin que nadie se entere. Los tres barcos navegan lo más cerca posible de la costa libia.

Hay que imaginar la desesperación de una persona que decide pagar el doble de lo que cuesta un crucero de lujo por el Mediterráneo para meterse en un bote de 12 metros de eslora junto a 150 personas y jugarse la vida

Ahora el foco de la noticia está en tierra firme.

Pues lo que sucede en el mar es mucho peor. Es una ruleta rusa. Un refugiado sirio que ha atravesado toda Europa nos comentaba el otro día que el momento de mayor miedo no fue sortear las fronteras terrestres sino llegar de Turquía a Grecia por el Peloponeso. Y eso que son unas pocas millas. Hay que imaginar la desesperación de una persona que decide pagar el doble de lo que cuesta un crucero de lujo por el Mediterráneo para meterse en un bote de 12 metros de eslora junto a 150 personas y jugarse la vida en las 300 millas que le separan de Lampedusa. Es la realidad.

Se ha hablado de operaciones militares para destruir los barcos que fletan las mafias.

Es inútil. La gente se subirá a barcos más pequeños y más rotos para realizar la travesía y aumentarán las víctimas.

Organizaciones como MSF están cubriendo responsabilidades de los Estados. ¿Creen que han delegado estas cuestiones en ustedes?

Sin duda, pero no queremos que así sea. Hay varios motivos. Ni tenemos la capacidad ni los recursos que tiene la UE para resolver el problema. Nuestra función es paliar el daño pero al mismo tiempo denunciamos que Europa no cumple con su trabajo.

Países como Hungría están actuando con extrema dureza con los refugiados, ¿Hay vallas suficientemente altas y concertinas suficientemente afiladas que puedan frenar a los refugiados?

Cuando alguien ha logrado sacar a su hijo de una ciudad como Alepo, en Siria, donde estamos trabajando, se convierte en una persona imparable. Les mueve el impulso vital por la supervivencia. Lo único que logran esas vallas y alambradas que ponen en su camino es desplazar el flujo migratorio a otro lugar que generalmente es más peligroso. Y esos discursos excluyentes que comienzan a escucharse en Europa sólo agudizan la vergüenza.

La imagen impactante del niño Aylan ha metido el drama de los refugiados en cada casa. En España, muchos ayuntamientos han decidido tomar la iniciativa ante la parálisis de un Gobierno enredado en las cuotas de refugiados asignadas. ¿Hacia dónde nos dirigimos o quieren dirigirnos?

No lo sé. Habría que preguntárselo a los políticos que hoy lideran esta comunidad que tenemos. La duda es si queremos una Europa de valores que no cotizan en Bolsa o al revés. Personalmente, la reacción de los municipios que se han movilizado en España, como la gente que ha salido a la calle en Austria y Alemania, me produce una enorme satisfacción porque demuestra que la sociedad civil europea tiene una capacidad de respuesta muy superior a la de sus gobernantes.

¿Mantiene la esperanza de que algún día se produzca una reflexión colectiva sobre situaciones como la que hoy se vive en el Mediterráneo pero dejando de lado los intereses económicos particulares?

Me encantaría que se produjera pero habría que borrar la realidad. Desde mi experiencia en zonas de emergencia humanitaria puedo decir que hoy estamos peor que nunca. Se bombardean lugares que antes se respetaban, la población civil es el objetivo militar de los combatientes, que utilizan sistemáticamente la violación como arma de guerra pero nada ocurre. Ahí están las cifras de ACNUR para corroborar el momento actual. Tenemos el mayor número de desplazados forzosos desde la II Guerra Mundial. Pero sueño, claro.

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

2 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. maria Isabel racca

    Es maravilloso el trabajo q hace mdf.todas las personas tendrían q abrir sus corazones y ayudar a estas flias.yo colaboró c mdf.

    Hace 5 años 7 meses

  2. Teresa

    Me llama mucho la atención que se diferencia la postura de los gobernantes con la de los ciudadanos o civiles. Si yo estuviera en la UE abriría las puertas de mi propia casa a una familia. Simplemente así es como imaginó ayudar. Es como nos han educado. Esto no solo se ve en Europa, sino también aquí en latinoamérica. Se nota la honradez del pueblo y la mediocridad de los gobernantes. Esto invita a reflexionar si es eficaz la democracia, el gobierno y las fronteras.

    Hace 5 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí