1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vivos de Milagro

Partido Púnico (y algo Mas)

Miguel Mora 4/08/2015

Pedripol

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unas semanas hablábamos aquí de la máquina del fango, expresión italiana que resume la estrategia político-mediática consistente en desviar la atención de tus problemas girando el foco hacia tus oponentes a partir de una acusación más o menos verosímil --cierta o falsa, eso es indiferente--, y en tratar de aniquilarlos después con una campaña de prensa --y si se tercia, judicial-- coordinada y masiva.

¿Qué intentaba ocultar la máquina del fango al convertir, el día de la constitución de los nuevos ayuntamientos españoles, a un tuitero compulsivo en una celebridad mundial --entrevistada nada menos que por The New York Times--? ¿Qué llevó al PP, al PSOE, a CiU y a sus medios afines a denunciar, gritar, sacar fotos de Auschwitz en TV y propinarnos un curso acelerado sobre el genocidio judío?

¿Fue acaso la convicción de que la nueva izquierda esconde, bajo sus capas bolivariana y cristiana de base, una esencia violenta, xenófoba y antisemita? ¿El hallazgo de una pulsión proetarra y filonazi entre los integrantes de Ahora Madrid?

Se diría que sí, ya que el pasado 24 de junio, la muy disciplinada y reaccionaria fiscal de la Audiencia Nacional Blanca Rodríguez decidió pedir la imputación de Guillermo Zapata por sus tuits de 2011, acusándolo de ofender a las víctimas del terrorismo, del Holocausto, de Alcácer --y si hubiera hecho falta, del crimen de Cuenca.

Por supuesto, la máquina del fango sabe que Zapata no es antisemita ni violento, pero hoy se siente frustrada porque su campaña de “character assassination” no cumplió el objetivo, y porque además el elocuente auto del juez Pedraz devolvió la coz al remitente al señalar que, si se persiguiera a Zapata por un delito de odio tuitero, habría que cerrar las redes sociales y/o procesar a media España.

Lo malo es que la frustración de esta indignada cruzada del amor y la pureza --la cosa es tan cómica que recuerda al intento de Berlusconi de crear el Partito del Amore para legitimar así sus escarceos con menores y prostitutas-- ha sido doble.

Esta semana, el supuesto escándalo Monedero, que convirtió durante meses al dirigente de Podemos en el Luis Bárcenas de la izquierda radical (?) gracias a la histeria de los medios de la derecha --empezando por El País y terminando por la TDT party--, ha quedado finalmente en nada.

El caso Monedero ha sido archivado por los jueces, aunque por supuesto la armada setentayochista ha tratado de ocultar el revés, quizá para mitigar la vergüenza --sobre todo ajena-- que producen sus estériles vociferaciones.

Lo cierto es que esos dos linchamientos sumarios no buscaban la rendición de cuentas política o judicial.

Se trataba, en primer lugar, de hacer saber a los novatos cómo nos las gastamos aquí, en el poder. Y, en segunda instancia, de desviar la atención del público crucificando a dos chivos expiatorios para aparentar que todos somos iguales y desprestigiar y condicionar a sus formaciones políticas. En tiempos de Mussolini, esta táctica se conocía como “castigar a uno para educar a ciento”. Con la Democracia Cristiana y el PS de Craxi y más tarde, durante el berlusconismo, la fórmula se acuñó así: “Todos culpables, ningún culpable”.

Campaña de odio y saña contra Tsipras

El “difama que algo queda” es tan viejo como la política. Y a veces acaba convertido en bumerán. Lo hemos visto funcionar a la máxima potencia y con grandes dosis de neurosis y surrealismo en las últimas semanas, a nivel europeo, con el Gobierno griego de Alexis Tsipras como víctima propiciatoria. Los medios afines al poder nacional y europeo han superado todas las marcas de la infamia y la injerencia tratando al Ejecutivo de Atenas como a un grupo de desharrapados ignorantes y pedigüeños. Pero, al hacerlo con tanto odio y tanta saña, con tanta mala fe, las costuras y el verdadero rostro de esta abominable Europa merkeliana han quedado a la vista de todos: la Unión Europea Bancaria, Alemania y el coro de medios serviles que los defienden nunca habían estado tan desacreditados.

De repente, en apenas unas semanas, la ilusión de la democracia y la solidaridad de la UE se ha hecho añicos: vivimos, ahora lo sabemos, a las órdenes de un club sádico, autoritario y antidemocrático, que tolera todo a los corruptos y a los populistas de derechas y machaca hasta la humillación a los más débiles y a los opositores de izquierdas. Mientras se bombardea a Atenas con falsas noticias y columnas incendiarias, nadie en Bruselas ni en las capitales sumisas a Berlín alza la voz por los desmanes fascistas de Viktor Orbán en Hungría, por la deriva ultra del poder en Polonia o por la entrega de armas a los neonazis ucranianos.

Pero volvamos a la casilla de salida. ¿Qué intentaba ocultar la pequeña máquina del fango españolaza al atacar ferzomente a Monedero y más tarde a Zapata? ¿A quién protegía y beneficiaba el vocerío de ese aterrador ejército de columnistas de a 300.000 euros anuales, millonarios editores editorialistas, escandalizadas monjas laicas y tertulianos bien trajeados con y sin gomina?

La respuesta se puede resumir en una palabra: Púnica. O en dos: Púnica y Gürtel.

Se trata de las dos mafias, la primera más cutre y grasienta, la segunda más de alto standing, que han gobernado Madrid –y Valencia-- desde hace 25 años. Las dos nacieron al rebufo de las mayorías absolutas de José María Aznar, Esperanza Aguirre --y Paco Camps--, y siguieron medrando con las de sus dos peores enemigos, Mariano Rajoy y Alberto Ruiz-Gallardón. Las dos han dirigido, y en parte dirigen todavía hoy, gran número de ayuntamientos madrileños, la Comunidad, la Asamblea, la Mesa y sus comisiones. Las dos han gozado del favor de la Cámara de Cuentas, y copado las direcciones generales de la administración regional. Las dos han tenido medios y periodistas a sueldo, y han llenado de amigos los juzgados del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, la Audiencia Provincial, la Audiencia Nacional, el Supremo.

Esa gelatinosa maraña política, mediática, jurídica y empresarial que todavía gobierna parcialmente la capital de la marca España lleva 25 años trabajando en la opacidad y la impunidad, haciendo y deshaciendo a su antojo, incumpliendo y sorteando leyes, repartiendo cargos y dinero público entre parientes y amigos, promulgando normas que favorecen a particulares contra el interés general, cobrando comisiones en cada contrato y subcontrata, regando sobresueldos a locutores y reporteros, evadiendo impuestos, lavando dinero negro, especulando con terrenos públicos, dejándose dictar planes de urbanismo a medida y ocultando información de forma sistemática a la oposición y a los ciudadanos.

Estas dos organizaciones criminales, pobladas de ardientes defensores a deshoras de los judíos y las víctimas del terrorismo, constituyen, con los EREs falsos del PSOE andaluz, y las tres décadas de saqueo del molt honorable Pujol y familia(s), las mayores tramas de corrupción de la democracia española.

Para beneficiar a los empresarios, editores y constructores cuyos nombres todos conocemos, la caterva madrileña de supuestos servidores del Estado ha contado con la protección permanente del Partido Popular, la colaboración variable del PSOE y algún regalo u omisión puntual de Izquierda Unida. Y en el camino ha destruido las reglas del juego democrático y las buenas prácticas de la Administración, inventando otras a medida sobre la marcha.

Según se desprende de los sumarios judiciales, estas mafias urbanísticas, educativas y sanitarias han nombrado presidentes de altos organismos públicos que no cumplían los requisitos reglamentarios; y han prevaricado, amenazado, conculcado derechos y libertades, espiado, robado, engañado y manipulado sin dejar un solo sector económico por explotar.

Han intentado privatizar el agua a través del Canal de Isabel II (la operación fracasó cuando se intervino Bankia, aunque se siguieron todos los pasos necesarios hasta ese momento). Han destrozado los servicios sociales y la cultura, persiguiendo y maniatando fiscalmente a miles de artistas y creadores. Han entregado a su red de amigos y padrinos cuantiosos contratos en educación y sanidad. Y han favorecido sin pudor a los grupos religiosos más ultras (y antisemitas, por cierto) en las concesiones de solares y colegios concertados.

Esa gentuza ha extendido sus tentáculos hasta las más altas esferas del Estado, y de hecho intentó implicar al anterior monarca en operaciones especulativas como la de Eurovegas. La gelatina madrileña consiguió que Juan Carlos I recibiera al empresario tejano Sheldon Adelson, y ahora lleva meses intentando, según confirman fuentes solventes, que Felipe VI reciba al empresario chino Wang Jianlin, dueño de Wanda y nuevo codueño del Atlético de Madrid, al que la mafia intenta convencer para que construya casinos y centros comerciales y de ocio en los 12 millones de metros cuadrados más sucios del territorio español: Venta la Rubia, en Alcorcón, donde poseen terrenos cinco docenas de empresas, constructores y testaferros ligados a las mafias que gobiernan la capital desde hace 25 años.

Este poder en la sombra ha nombrado dirigentes y consejeros en las Cajas de Ahorro y las fundaciones de esas cajas. Ha encargado la comunicación y el prestigio on line de sus líderes, empleados, consejeros y alcaldes a empresas como Eico y Madiva, propiedad del imputado Alejandro de Pedro, el hombre al que Florentino Pérez pagaba 300.000 euros anuales por cuidar de la reputación de Bale.

Ha intercambiado favores y contratos millonarios con Indra, Telefónica, Bankia, Société Generale y otros gigantes y filiales con el dinero de todos. Ha organizado viajes a Roma, Las Vegas, China, Singapur y otros lugares remotos con el dinero de todos. Ha invitado a periodistas, amigos y opositores a esos viajes con el dinero de todos. Ha cooptado a diputados y concejales de la oposición y concedido prebendas y fielatos con el dinero de todos.

En 25 años, las tramas han construido miles de kilómetros de carreteras regionales, comarcales y radiales, líneas de metros, hospitales, cercanías y tranvías que casi nadie usa; han reformado y levantado aeropuertos, ciudades deportivas y torres dignas de Kuala Lumpur. Y han garantizando a los constructores indemnizaciones millonarias si los negocios salían mal.

Algunas de esas obras han mejorado la vida de los madrileños. Faltaría más. Pero el objetivo de las mafias nunca era ese. El primer objetivo era el saqueo de la administración pública. Y el sobreprecio que hemos pagado los contribuyentes ha sido tan alto que ni siquiera existe una forma veraz de calcularlo.

Las fuentes consultadas para este artículo no aciertan a precisar cuánto dinero público han despilfarrado, malgastado y desviado las hienas de la Gürtel y la Púnica en los últimos 25 años. Pero quienes mejor conocen ambos casos estiman la depredación en decenas de miles de millones de euros. Para hacerse una idea de la cuantía de la caja que han manejado, el presupuesto de la Comunidad de Madrid roza los 20.000 millones de euros anuales. Si se suman los de los ayuntamientos de la región controlados durante más de dos décadas por el Sistema, la cifra casi se duplica: 40.000 millones al año.

La mafia que manda en una de las capitales más corruptas y desiguales de Europa no ha sufrido, por supuesto, la Gran Depresión. Al revés. Las últimas filtraciones han revelado que hace solo un año, el consejero y mano izquierda de Aguirre, Francisco Granados, ya dimitido por la revelación de sus cuentas suizas, seguía ideando formas de llevarse el dinero de todos e intrigando con el ministro Luis de Guindos para colocar a sus amigos en la privatización de la última joya de la corona estatal, AENA.

El mal gobierno

El informe titulado El coste del mal gobierno (ver PDF adjunto al fondo de esta página), elaborado por el Grupo de Administraciones Públicas de UPyD en mayo pasado, calcula que durante los últimos cuatro años las administraciones españolas han gastado de forma inútil o evitable (duplicidades, rigidez, sobrecostes, mala gestión) 109.700 millones de euros; y que, sumando a esa partida la corrupción y el despilfarro, se han malversado al menos 220.000 millones de euros en ese cuatrienio. Un 20% del PIB.

Este dato explica, en buena parte, por qué la máquina del fango ha tratado a la formación fundada por Rosa Díez como a un apestado. Y por qué ha ensalzado hasta la náusea la tercera vía de Ciudadanos, que ha permitido al muy corrupto PP de Madrid y al no menos podrido PSOE andaluz seguir gobernando en esas autonomías.

Madrid está a la cabeza, con Valencia, Baleares, Cataluña y Andalucía, del irreparable daño causado por las distintas tramas ligadas a los grandes partidos al erario público, la igualdad y el prestigio de España en el exterior.

En esos últimos cinco años, mientras un tercio de los niños madrileños caía en la malnutrición y la pobreza, la máquina de robar y regar entre las familias de la Gürtel y la Púnica siguió trabajando a toda pastilla. Para mayor tranquilidad, el PP decidió que los plenos de la Asamblea de Madrid se celebraran de madrugada; así la prensa no podía informar cómodamente de los debates, omisiones y decisiones más delicados.

Cifuentes, Gallardón, Aguirre

Cristina Cifuentes, actual presidenta de la Comunidad gracias a los votos de Ciudadanos, ha sido diputada del PP en la Asamblea desde el año 1991. Y hasta la reciente campaña electoral, no consta que levantara la voz o votara en contra de las corruptelas de su partido. Cifuentes fue la vicepresidenta de la Mesa de la Asamblea al inicio de la anterior legislatura, hasta que fue nombrada delegada del Gobierno. Era una de las tres personas que decidía cuándo y de qué asuntos se hablaba en los plenos. La oposición llegó a presentar hasta seis recursos al Tribunal Constitucional (de momento ha ganado cinco) para que los diputados madrileños pudieran debatir sobre corrupción, cajas, comisiones de investigación y control de ayuntamientos.

El día a día en la Asamblea madrileña era puro dadaísmo. Un exdiputado de la oposición recuerda que los parlamentarios eran informados verbalmente de su sueldo al tomar posesión porque el PP no quería que se publicara la nómina oficial. La razón, explica este exdiputado, es que los parlamentarios recibían, “desde muchas legislaturas atrás”, un salario extra de 800 euros libres de impuestos, camuflados como dietas.

Ese símbolo de opacidad es poca cosa si se compara con otras prácticas habituales. Una fuente parlamentaria de la Asamblea de Madrid explica que, durante el mandato de la presidenta del PP madrileño, Esperanza Aguirre, a quienes todos en la red y las instituciones locales llamaban La Jefa, los constructores que recibían una adjudicación de obra pública debían destinar un 1,5% * del valor del contrato a promocionar esa obra.

En realidad, cuenta este exdiputado regional, ese dinero se dedicaba sobre todo al autobombo de La Jefa. Por ejemplo: una adjudicación de 7 millones de euros dejaba 70.000 euros a discreción del equipo de prensa de la presidenta para glosar las bondades de Aguirre. Su directora de comunicación, Isabel Gallego, está hoy imputada en la Púnica. Parecería lógico que los medios que se beneficiaban de esas partidas discrecionales corran a comunicárselo al juez. De momento, no hay noticias de que haya sucedido tal cosa.

La cohabitación por turnos entre Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón consolidó dos décadas de gasto faraónico en Madrid. Gallardón y su tuneladora dejaron en el ayuntamiento capitalino, tras siete años de gestión, un agujero de 7.000 millones. El actor Danny De Vito, de visita en la capital, resumió aquella época de pelotazos y obras sin fin con una frase genial: “¡Qué bonito es Madrid, ojalá encuentren el tesoro!".

La actual corporación municipal ha comenzado la auditoria del periodo 2003-2010, y ha detectado que Gallardón montó un ayuntamiento paralelo: en siete años los puestos de libre designación pasaron de 483 a 1.525. Por el camino, Gallardón fracasó tres veces en las candidaturas olímpicas. Pero el gran agujero negro del exministro de Justicia pro-vida y pro-tasas es el soterramiento de la M-30, que quintuplicó el presupuesto inicial y acabó superando los 5.000 millones de euros.

Lo que nadie podrá negarle a Gallardón es que repartía juego y se dejaba asesorar por los que sabían. Según se cuenta todavía en el área de urbanismo del Ayuntamiento, era el propio Florentino Pérez, presidente de ACS y del Real Madrid, quien dividía entre los constructores los tramos de obras que se adjudicaría cada uno de ellos. Ni siquiera suena raro: según ha publicado recientemente el As, Pérez remató en su casa el reciente decretazo que reparte los derechos del fútbol y perpetúa el poder de Barça y Madrid en la Liga española. 

Aunque los sumarios de la Púnica y la Gürtel han dejado perlas inolvidables, quedan todavía muchas cosas por descubrirse de esos años sucios y felices. Aguirre, la mujer que lideró la cacería del concejal tuitero con la ayuda del 90% de la prensa nacional, fue acusada hace años por su gran rival en el PP de haber montado un sistema de espionaje para controlar al entonces alcalde madrileño y a sus colaboradores.

El sistema lo dirigía, según los jueces, el que fue jefe de seguridad de Aguirre en el Senado, Sergio Gamón, que era director del Área de Seguridad en la Comunidad de Madrid cuando se produjo el espionaje. Fuentes parlamentarias madrileñas aseguran que ese caso de espionaje es mucho más grave de lo que se ha contado y llegó a comprometer la privacidad y la seguridad de las más altas instancias del Estado. La acusación se basa en la declaración de una persona que escuchó las grabaciones realizadas por Gamón. Según diversas fuentes, antes de testificar en el juicio esa persona fue amenazada por la red mafiosa. Finalmente, no soportó la presión y no contó al juez lo que sabía. Venció la omertà. Los indicios parecen suficientemente graves como para que la Fiscalía General del Estado actúe de oficio y reabra el caso, garantizando esta vez la seguridad de todos los testigos.

Las diligencias judiciales de la Operación Púnica, que investiga a docenas de políticos, funcionarios y empresarios por fraude fiscal, falsedad documental, blanqueo y prevaricación, acaban de ser puestas a disposición del público por la web Filtrala.org. La lectura de esos 51 tomos explica cómo el sistema de poder implantado por el PP en Madrid destrozó y pudrió los cimientos de las instituciones activando una trama clientelar, privatizadora y corrupta destinada a financiar a personas y medios afines, con el objetivo de mantener al PP de forma indefinida en el poder saqueando de paso las arcas públicas en beneficio propio.

Tangentopolis sin jueces

Los procesos en marcha constituyen una gigantesca Tangentopolis madrileña. Pero Madrid 2015 no se parece nada a la Milán de 1992. Aquí no hay jueces ni independencia suficientes para tanto forajido. El PP ya ha conseguido colocar a magistrados cercanos en los puestos clave para tratar de manejar los tiempos y limitar los daños. Y conocerá antes que nadie las noticias de nuevos delitos porque también ha colocado topos en los lugares necesarios.

La cada vez más escasa autonomía de la judicatura, y la expansión de la metástasis mafiosa por todas las estancias del poder requieren que la prensa insumisa a esas redes delictivas y a sus padrinos dediquen la máxima atención a este asunto. Los ciudadanos necesitamos saber qué ha pasado exactamente en Madrid en estos años de enriquecimiento de las elites, desaparición de la clase media y brutal crecimiento de la pobreza y la desigualdad. Es preciso hacer balance e inventario del desastre; conocer con todo detalle cómo la democracia, las instituciones y el futuro fueron secuestrados por una banda de delincuentes protegidos por las siglas de los que todavía hoy son los mayores partidos nacionales.

Por una cuestión de higiene ética y democrática, el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, debería comparecer en el Parlamento y explicar qué supo y sabe de estas tramas. No lo hará, y si lo hiciera sería para mentir con el mismo descaro con el que mintió al negar que conociera la contabilidad paralela creada por su tesorero Luis ‘sé fuerte’ Bárcenas. Lo que nunca podrá negar Rajoy es que las docenas de malhechores encarcelados e imputados son en su inmensa mayoría afiliados y dirigentes del Partido Popular, llevan 25 años trabajando bajo el amparo del partido y han desviado en ese tiempo miles de millones de euros del erario público.

Pese a su apariencia local, estamos ante un gigantesco escándalo de Estado. Nadie debería olvidar que esa ingente masa de dinero, de haber sido utilizada de forma decente y para el bien común, habría evitado buena parte del sufrimiento infligido por las políticas de austeridad que la canciller Merkel y el servil Partido Púnico español han impuesto a los ciudadanos mientras los ricos se hacían un 40% más ricos.

Esta es la verdad que Rajoy, Aguirre, Pujol, Mas y sus secuaces de la prensa llevan tres años tratando de ocultar bombardeándonos con escándalos menores o ficticios y con procesos independentistas más o menos infundados y postizos. Y este es el asunto al que el PSOE, si aun quiere ejercer de oposición en vez de prepararse para la Gran Coalición, debería dedicar todos sus esfuerzos.

Si no lo hace --y el cese de Antonio Miguel Carmona sugiere que no lo hará--, Rajoy y Mas, cómplices y consumados actores de la tragicomedia ‘Se rompe España’, y sus medios berlusconizados nos introducirán otra vez en la gran burbuja mediática de la muy improbable independencia de Catalunya.

Ya sabemos que nuestros dos líderes máximos son socios en las buenas y en las malas, y tienen mucho que perder y muchísimo en común, aunque uno lea el Marca y otro El Mundo Deportivo. Los dos son católicos, nacionalistas y de derechas de toda la vida; ambos están implicados por acción o por omisión en la corrupción, el austericidio y el saqueo, y los dos se han habituado a mentir hasta a sus médicos y a no asumir la menor responsabilidad política. Así que es mucho mejor no caer en sus trilas y olvidar sus banderas y sus himnos: una pareja así es capaz de cualquier cosa con tal de que hablemos de otra cosa y miremos a otro lado.

Feliz verano a tod@s. Y, como dice el Cholo, "no consuman".  

 

* Fe de errores. Esperanza Aguirre obligaba a las empresas a dedicar el 1,5% de cada obra adjudicada a promoción y publicidad, y no el 1% como se afirmaba en la primera versión de este artículo. El dato lo confirmó CTXT gracias a este documento inédito, el pliego de condiciones que la CAM hacía firmar a las contratistas, que fue publicado en este artículo del 1 de noviembre. 

        

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

9 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. admin_agora

    Wikipedia: El 25 de julio de 2014, Jordi Pujol reconoció en un comunicado enviado a varios medios haber ocultado a la Hacienda Pública durante 34 años «un dinero ubicado en el extranjero», según sus afirmaciones procedente de su padre Florenci Pujol. En ese comunicado Pujol lamentaba no haber encontrado nunca el «momento adecuado» para la regularización de esas cantidades y pedía perdón a la opinión pública.9 Según varios medios, se trataría de en torno a cuatro millones de euros, ubicados en Andorra,10 que se habrían beneficiado de la amnistía fiscal (o regularización extraordinaria) promovida por el Gobierno de España en 2012.11 La confesión de Jordi Pujol generó gran controversia política.12 Como reacción, el 28 de julio el sindicato Manos Limpias denunció a Jordi Pujol i Soley y a su esposa ante los juzgados por los delitos de cohecho, tráfico de influencias, delito fiscal, blanqueo de capitales, prevaricación, malversación y falsedad.13 La denuncia recayó en el juzgado 31 de Barcelona, donde la juez titular acordó abrir diligencias y notificar su decisión a la Fiscalía.14 Al día siguiente, 29 de julio, el presidente Mas, tras una reunión mantenida con Pujol i Soley, anunció que este renunciaba al sueldo y a la oficina que tenía asignados como expresidente, así como al título honorífico de presidente fundador de CDC y de CiU.15 Posteriormente, el conseller de la Presidencia Francesc Homs aclaró que esto incluía renunciar al trato honorífico de «Molt Honorable Senyor» y a la medalla de oro de la Generalidad.16. Para mayor info: el país. http://ccaa.elpais.com/tag/caso_jordi_pujol/ Este artículo de Bassets:http://ccaa.elpais.com/ccaa/2015/07/26/catalunya/1437934401_089143.html Y sobre los medios berlusconizados, diría que TV3 es neutral? Que 5 millones de euros municipales de convenio no es berlusconismo? Merci!

    Hace 5 años 8 meses

  2. Freedom4catalonia

    Poner a Mas en un titular, acusalo de corrupto y decir que los medios catalanes estan manipulados sin ningun tipo de prueba se parece bastante a lo que critica. 'constituyen, con los EREs falsos del PSOE andaluz, y las tres décadas de saqueo del molt honorable Pujol y familia(s), las mayores tramas de corrupción de la democracia española' Me indica que juez investiga 'las tres decadas de saqueo' es que no me suena, me indica que casos 'por acción u omisión' hacen corrupto a Mas? Me indica que criterios o estudios indican q los medios catalanes estan 'berlusconeados'?

    Hace 5 años 8 meses

  3. Levaux

    Chapeau. La lectura ha sido una experiencia como lo de meter el 'dedito en la llaga'. Lo más triste es que esto es espain. Es un caso similar a cuando aquellos que levantaban la voz para avisar de que lo de los precios de los 'pisitos' ─de antes de la burbuja inmobiliaria─ iba a terminar mal, eran automáticamente tachados de 'envidiosos'... "eso lo dices porque tu no puedes"... "si tu tuvieras dinero también lo harías". Ahora, nadie se cree que la corrupción es endémica y está alojada en el corazón de las instituciones... Los que lo dicen, son tachados de conspiranoicos y antisistema... Tenemos un enorme problema en este país: nosotros mismos. Nadie quiere ver lo que hay...

    Hace 5 años 9 meses

  4. Yo y solo yo

    El que haya sido capaz de terminar de leer todo el panfleto,es que esta peor que el descerebrado del autor.Sin animo de insultar claro.

    Hace 5 años 9 meses

  5. admin_agora

    Qué quiere que le diga, JC. Me alegra que le guste nuestra democracia. A mí me parece que un país donde el partido de Gobierno defiende a unos delincuentes y ataca por tierra, mar y aire a un partido nuevo, que en gran parte es consecuencia de sus nefastas políticas, necesita un reseteo absoluto.

    Hace 5 años 9 meses

  6. JC

    El sutor no interviene en el foro?? No contesta las criticas?

    Hace 5 años 9 meses

  7. JC

    Todo son campañas fascistas contra los pobres de Podemos. ¡Que simpleza de análisis¡ Otro panfleto sin el mínimo interés periodístico Sr Mora. Así no construimos el medio independiente y riguroso que habíamos prometido. Mira intenta verlo de esta manera. Un movimiento populista intenta presentar al pueblo su oferta política como si fueran los liberadores de una España sometida al fascismo como hicieron otros en el 76 con la Transición. Pero ahora estamos en un estado de derecho y llevamos casi cuarenta años de democracia. Olvidate de la teoría de la conspiración para sacar la cara al impresentable de Zapata por favor que no tiene un pase sea o no delito formal ¡¡¡¡ JC

    Hace 5 años 9 meses

  8. Humorcillet

    Una Trama PP única: http://humorcillet.blogspot.com.es/2015/07/la-trama-punica.html

    Hace 5 años 9 meses

  9. Alex

    En resumen: Ultraliberalismo + fascismo institucional + mafia = la marca hispanica.

    Hace 5 años 9 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí