1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Vivos de milagro

Bienvenidos al Costa Concordia

Miguel Mora 6/07/2015

<p>Hércules y la Hidra de Lerna. Cuadro de Antonio del Pollaio. </p>

Hércules y la Hidra de Lerna. Cuadro de Antonio del Pollaio. 

Google Art Project (Wikipedia)

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Hace unas semanas, tres periodistas de CTXT visitamos a un banquero. Fue una charla larga, sin grabadora, y el hombre parecía de lo más razonable. Buen conversador, afable, seductor y a ratos ilustrado, sus palabras sonaban casi progresistas, dadas las circunstancias –varios miles de millones de beneficio y deuda, y un despacho tamaño piso piloto--.

Hasta que salió Grecia y, de repente, nuestro viajado anfitrión perdió el glamour y el oremus y se convirtió en un contable. Ciego y vulgar, por más señas. El Grexit es una posibilidad que no podemos descartar, dijo, esbozando un elegante gesto de condescendencia. Y tampoco es tan preocupante. Al fin y al cabo, se trata solo del 2% del PIB europeo, añadió.

En ese momento, los tres plumillas y la mesa de roble entendimos que el proyecto ordoliberal que domina la Unión Europea desde hace un par de décadas ha decidido soltar lastre y quitarse de en medio a todo el que se atreva a desobedecer las órdenes de la bancocracia.

Cuando salimos del edificio, la compañera más sabia recordó que fue exactamente esa ceguera de tendero cortoplacista, exhibida por los poderes financieros y políticos, la que llevó a Europa a las Guerras Mundiales de 1914 y 1940.

Unas deudas soberanas gigantescas e impagables, unos mercados especulativos y nerviosos; una creciente desigualdad norte-sur y ricos-pobres; millones de parias hambrientos abandonados en el camino; una corrupción moral y económica rampante; continuas campañas racistas y xenófobas contra los judíos y los gitanos; una prensa feroz, inculta y amarilla, convertida en mayordomo del poder para sobrevivir; la socialdemocracia haciendo agua por todas partes, y el fascismo y el comunismo prometiendo falsas soluciones a problemas que unas democracias inmaduras y elitistas no sabían atajar.

Sí, es verdad. El escenario actual recuerda cada vez más al de los años diez y treinta. En Ucrania hay una guerra de la que nadie habla. Estados Unidos está reanudando la guerra fría con Rusia e instalando armamento en las fronteras orientales de la UE. Una Grecia asediada y gobernada por una coalición postcomunista acaba de convertirse en el Vietnam de Europa. Francia está tan desaparecida como en los años treinta. Los partidos de corte fascista avanzan por doquier, mientras Syriza, Podemos y el Sinn Fein amenazan por la izquierda al bipartidismo imperfecto y corrompido –los filonazis les preocupan menos porque culpan de todos los males al inmigrante y no a los capos--.

Pero en fin, tampoco seamos alarmistas. La vieja socialdemocracia todavía puede reaccionar. Le Pen no ganará las presidenciales de 2017 en Francia. Varoufakis será un rojo pero posa para las revistas del papel cuché y ha dado clase en Austin (Texas). Nuestra prensa libre aún se deja colar algunos artículos dignos de ese nombre. Y Alemania está liderada por una mujer pragmática e inteligente que no permitirá que Europa se suicide y la historia se repita…

Ah, un momento. Nuestro banquero ha empezado a hablar –bien-- de Ciudadanos. Tan bien que se diría que Albert Rivera es su candidato para las próximas elecciones. Que él mismo estaría dispuesto a votarle. Y en efecto, ha pasado por este despacho, hace unos años –año 12 o 13--, y le pareció un muchacho muy fresco.

La cita termina con cordialidad. La sensación de calma que desprende este ejecutivo que maneja miles de hipotecas, pisos, empleos, desahucios y voluntades es reconfortante. Grecia saldrá del euro, y no pasará nada. Ciudadanos gobernará España. Todo irá mejor.

Esto era hace un mes. Desde entonces, la prensa del poder ha dedicado un aluvión de páginas y horas de televisión y radio a decapitar a un concejal electo por un tuit de hace cuatro años; y enseguida, ha puesto al servicio de la verdad a un ejército de presuntos informadores que han tratado de linchar al Gobierno de un país desesperado y muerto de hambre por convocar (y encima ganar de calle) un referéndum contra el austericidio y la inmoralidad de la Troika y la tecnocracia europea.

Seguramente han sido dos de las campañas más sucias y feroces desde que los periódicos de los años diez y treinta acusaran a los gitanos de espionaje y a los judíos de contagiar enfermedades y de dominar el sistema financiero internacional, justo antes de que empezaran los pogromos en Alsacia.  

Populismo barato

De momento, la industria del miedo y el fango local y continental ha perdido dos batallas. Pero lo mejor está por venir. Y cabe suponer que, antes de recapacitar y dar marcha atrás, el bloque neoliberal, que tan cómodo se sentía hace nada con el espantoso statu quo, va a seguir escupiendo bilis y chantajeando a quienes osen llevarles la contraria o pongan en cuestión su dominio.

Lo más preocupante, sin embargo, es que Angela Merkel --no nos engañemos, ella baila sola-- se deje llevar por el populismo barato de Gabriel, Shulz, Dijsselbloem, Juncker y otros subalternos y piense que su Reich financiero puede seguir adelante sin Grecia.

Si Grecia, que es el bastión de la dignidad y la sabiduría de la vieja Europa, sale del euro, debemos prepararnos para una larga pesadilla. Los griegos son hijos de Heracles y no estarán mucho peor de lo que están o han estado. Pero Europa habrá perdido todo. A Heracles, a Zeus, a Platón, a Aristófanes, la bisexualidad, la poesía, la filosofía, el equilibrio, la ironía, el drama, la comedia…

¿Quién podrá detener entonces a la histérica hidra de Lerna? ¿Quién querrá formar parte de un club en el que fumen puros a sus anchas tipos como Lagarde, Sarkozy, Valls, Schäuble y otros exaltados semejantes? ¿Quién deseará ser aliado de una unión que ha consentido todo a gente como Berlusconi, Rajoy o Viktor Orbán y considera a Alexis Tsipras el demonio? 

Lo cierto es que la cleptocracia europea, que pasó décadas haciendo negocios sucios a base de inyectar sobornos en Grecia, sabe que con Tsipras se ha acabado el chollo. Lo que ignora es que, si castiga a Atenas por su rebeldía y se desprende de Grecia calculando que solo estamos hablando del 2% del PIB, nada tendrá sentido en Europa.

El euro se convertirá en una moneda desprestigiada, reversible y frágil, en un nuevo marco con apodo falso, incapaz de cumplir con los valores de unidad, solidaridad y prosperidad que inspiraron su defectuoso y tramposo nacimiento.

Y una vez que todos nos demos cuenta de que el juego de la moneda única era en realidad una estafa, la propia idea de Europa se habrá hecho añicos. No hay nada más desechable que un juguete, un bolígrafo o una idea que funcionó un tiempo y de repente deja de funcionar.

Si Grecia se va, Italia también querrá marcharse en cuanto pueda, y Lampedusa ganará sin duda su merecido Nobel de la Paz –-aprovechemos este momento de despiste para apoyar su candidatura--. Portugal volverá al Atlántico, la saudade, el fado y el escudo. Y la España de la Gürtel, la Púnica, los desahucios, la desnutrición, los trabajos de una hora semanal y los EREs será declarada insolvente y poco fiable –lo que es desde hace mucho, en realidad-- y viajará de vuelta a las futuras pesetas. 

Esto es lo que nos jugamos en las próximas semanas. Aunque a veces sucede lo inesperado, y el péndulo da la vuelta en el último segundo, la potra raras veces funciona cuando gobiernan la incompetencia y la mediocridad. Confiemos en que Merkel reaccione, al fin, y evite el tercer suicidio de Europa. Pasar a la historia como la enterradora del proyecto político más admirable –y peor gestionado-- de la historia moderna solo para contentar a un puñado de contables idiotas supondría un epílogo calamitoso a su carrera.

Pero, como decía alguien en Twitter el otro día, Alemania suele montar una gorda cada 50 años. Y ya le va tocando. Así que preparen el diazepam, apaguen la radio y el móvil y pongan a salvo niños, ahorros, enseres y huertos.

Bienvenidos al Titanic. O, si lo prefieren, al Costa Concordia que tan bien profetizó Godard. E la nave va. 

Autor >

Miguel Mora

Nacido en Madrid, en 1964, el director de CTXT fue corresponsal de El País en Lisboa, Roma y París. Anteriormente, trabajó durante 10 años en la sección de Cultura como reportero para temas de cine, literatura y arte. En 2011 fue galardonado con el premio Francisco Cerecedo y con el Livio Zanetti al mejor corresponsal extranjero en Italia. En 2010, obtuvo el premio del Parlamento Europeo al mejor reportaje sobre la integración de las minorías. Es autor de los libros 'La voz de los flamencos' (Siruela 2008) y 'El mejor año de nuestras vidas' (Ediciones B).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

8 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Bilar

    Interesante artículo, en un medio quese agradece de verdad coronado por el espectacular comentario de Federico que da en la diana respecto a la actitud del allamada izquierda

    Hace 5 años 11 meses

  2. Federico

    Suscribo totalmente la línea de opinión que traza el artículo, quede por delante. Pero tengo la sensacion que el chorro literario que intenta expulsar el columnista se deshace sin remedio en un simple panfleto. Mucha energía (como en general, la que desprende todo este periódico) que se ve irremediablemente desperciada, o por pereza del autor o por una implícita creencia en la simplicidad o ignorancia del lector (hacia lo cual me sentiría, entiéndame, ofendido). Sólamente, como ejemplo, dos detalles: -El uso abusivo de 'palabros' como 'cleptocracia' 'bancocracia' ordoliberal'...no sé lo que significan ninguna de ellas. En vez de soltar un 'chorretón' de conceptos típicos de la 'manifa' lo que esperamos del buen periodismo es algo de seriedad y rigurosidad. ¿Dónde está el análisis que tanto se aplaude en los comentarios? Yo no lo veo. Debe de estar escondido tras toda esa maraña de conceptos ininteligibles que expresan un fondo de emotividad y sensibilidad rabiosa, más que de análisis riguroso. - El gran fracaso de la izquierda, ahora una vez más y a lo largo de la historia, es su irremediable infantilismo patológico. El sólamente saber rabiar con una pataleta (a veces intelectual, otras más físicamente violenta) ante el gran 'Amo' al cual, no se pide restituir, sino más bien que solucione todo el caos reinante. Su aseveración: 'Confiemos en que Merkel reaccione, al fin, y evite el tercer suicidio de Europa.' es muy ilustrativa a tal fin. A la par que triste. Porque parece expresar que la izquierda lo único que sabe hacer es simplemente eso: llorarle al gran amo para que realice sus concesiones, mientras éste torcerá o no el brazo, pero el poder siempre será concesión suya, demostrándonos una vez más que no hay tal cosa como 'logros de la izquierda' sino más bien concesiones que podrán ser arrebatadas en cualquier momento, y más si éste es de naturaleza crítica. Mientras sigamos pensando de esa manera, podremos conseguir más o menos cosas, pero nuestro pensamiento siempre estará, de raíz, fuertemente viciado por un terrible error de principio, del cual, a menos que la izquierda se desembarace, jamás podrá suponer la tan ansiada emancipación que durante tantos siglos se vino predicando. Un saludo. Y a seguir trabajando.

    Hace 5 años 11 meses

  3. Remedios

    Enhorabuena sois fabulosos ojala toda la prensa fuera tan libre y fresca felicidades todo un gran articulo

    Hace 5 años 11 meses

  4. Jcri

    Excelente; da gusto leer CTXT, ¡¡¡esta ronda de café con mollete la pago yo!!!

    Hace 5 años 11 meses

  5. admin_agora

    Gracias Nicolás, José y Mila. Suárez Bis tiene muchos apoyos... Personas como yo se han ido de los medios grandes para poder escribir con esa libertad. La agenda oculta de Alemania es un euro solo para ricos? Seguramente... Pero el destrozo que eso supondría puede acabar fatal... Saludos afectuosos.

    Hace 5 años 11 meses

  6. Mila

    Buen artículo y buen pronostico. Me atrevo a decir que habéis estado en La Caíxa. Por lo del sucesor de Suárez. (esto lo pongo yo)

    Hace 5 años 11 meses

  7. Jose

    Hacía tiempo que no leía un análisis tan bueno en tan poco espacio. Lástima que personas como tú no tengan cabida en los Medios de máxima difusión. Esto es información y opinión independiente y veraz, y muchos deberían hacer examen de conciencia y ver qué es lo que hacen con un título de periodismo sirviendo al mejor postor.

    Hace 5 años 11 meses

  8. Nicolás

    Que yo sepa, "la unidad, la solidaridad y la prosperidad" nunca fueron las razones reales de la creación de la Unión Europea, sino las excusas, el lema publicitario que ocultaban la necesidad de crear un espacio donde moverse libremente financiera, mercantil y capitalistamente. Ellos, se entiende, no nosotros. Por eso, no es para tanto el hecho de que salga Grecia, la Unión Europea hará lo necesario para mantener su espacio lo más grande y cómodo posible, con o sin Grecia, con o sin España, a pesar incluso de tener que cambiar de lema o excusas, ¿no es, después de todo, que todo cambia?

    Hace 5 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí