1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Land of Lincoln

Lo difícil comienza ahora

Diego E. Barros 14/06/2015

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Si algo llama la atención al observador extranjero de esa complicada realidad que es España es el ruido. Un ruido ensordecedor que lo impregna todo, dando la sensación de un conflicto constante representado en la sempiterna y falaz máxima de “España se rompe” que tanto gustan de utilizar algunos, más como arma arrojadiza que como supuesta advertencia ante un futuro apocalipsis que, por permanente, nunca llega a concretarse. Por eso es bueno a veces colocarse desde la distancia, con la claridad que sobre la mayor parte de las cosas esta otorga, lejos de ese ruido y el corte de venas constante que es España, ese desastroso y maravilloso país en el que, como dice el hermano Tallón, aun si me dieran una maleta con 100 millones de euros para exiliarme en cualquier sitio, seguiría siendo mi primera opción. Más que nada, porque conozco algunas otras.

Varias cosas han puesto de manifiesto las elecciones del pasado 24 de mayo que han culminado con la constitución, el 13 de junio, de más de 8.000 ayuntamientos. En mi ciudad, Santiago de Compostela, se respira un aire fresco que llega hasta el propio Chicago, que es desde donde escribo. Ese aire ha venido de la mano de Martiño Noriega y su plataforma Compostela Aberta. El nuevo alcalde de la ciudad es curiosamente el ex regidor del vecino concello de Teo. Conozco a Martiño, lo traté como periodista. Médico de familia de profesión es, ante todo, una buena persona, que es lo mejor que se puede decir de alguien, incluso de un político. Tras años de luchas intestinas en el seno del nacionalismo gallego ―esa casa común que ya no es el BNG―, Noriega lleva tiempo con la etiqueta de última esperanza blanca colgada, eterno delfín de Beiras, el hombre educado para pero que nunca pudo reinar desde San Caetano esa ventana hacia el Atlántico que es Galicia.

Los símbolos

Martiño Noriega representa un vínculo con un pasado que muchos creían olvidado tras décadas de gobiernos del PPdeG y que, pese a sus altibajos (el último el 28 de mayo), sigue siendo en mi país una máquina de fabricar votantes. Como muestra de este vínculo son las palabras de su discurso de investidura en el que sobresalieron dos referencias: la primera a las Marías, las hermanas Maruja y Corelia Fandiño, represaliadas y hoy convertidas en icono pop de una ciudad luminosa en espíritu que llevaba años sumida en una neblina que bajó con los últimos gobiernos del PSdeG de Bugallo y acabó por cegarnos a todos durante la surrealista legislatura del PPdeG.

La segunda referencia de Noriega fue Ánxel Casal, último alcalde republicano de la capital gallega. Detenido el 4 de agosto de 1936, su cuerpo fue encontrado días más tarde en una cuneta de la que hoy es la carretera de Cacheiras, precisamente la que une a Santiago con Teo. El lugar está marcado hoy con un monolito en el que siempre hay flores frescas. Casal pasó sus últimas horas en los antiguos calabozos de Raxoi, en los bajos del Pazo. En una ironía del destino, una más en un país donde la ironía se llama retranca y más que un recurso literario es una filosofía para enfrentar la vida, Martiño Noriega y sus concejales escogieron la escalinata que daba a los antiguos calabozos de Raxoi para acceder al Obradoiro. Ochenta años después, Compostela vuelve a tener un alcalde nacionalista, republicano y de izquierdas. Como dicen en mi país, non era sen tempo

Está el pasado, pero también el nuevo regidor supone una clara mirada al futuro de un país que parece haber (re)descubierto que la política sirve para algo. Pese a las apariencias y la leyenda negra que atribuye a Galicia un carácter conservador es hora de recordar hoy que el cambio que ayer llegó a las instituciones comenzó allí a dar sus primeros pasos. En las elecciones autonómicas de 2012, en la que AGE, una “primera marea” encabezada por Xosé Manuel Beiras ―de nuevo Beiras―, y con Martiño Noriega en un destacado segundo plano, formada por ex miembros del BNG a los que se unieron EU (IU en Galicia) y otras formaciones izquierdistas, sorprendió a propios y extraños al conseguir entrar con fuerza en el Parlamento Gallego desbancando al BNG como principal referencia en el ámbito de la izquierda alternativa más o menos nacionalista. Aquella campaña de AGE, pequeña, cercana y repleta de ilusión, en la que llegó a participar el propio Pablo Iglesias como asesor, supuso la prueba de que el experimento de las hoy llamadas plataformas ciudadanas podía dar sus frutos. Fue Galicia, entonces como ahora, vanguardia.  

De falacias y falsos mitos

Es la política un territorio abonado a las falacias que, por cierto, no entienden de bandos a la hora de multiplicarse. Si de algo han servido las últimas elecciones municipales (en espera de las generales) es, como mínimo, para tumbar una por una esas falacias. La primera de ellas es la tan cacareada “la lista más votada debe gobernar”, algo que además de falaz no deja de ser más que un brindis al sol a la altura de seguir creyendo en unicornios. No hay ninguna ley humana o divina que sostenga tal aseveración, ni tampoco que sea “más democrático” que los gobiernos derivados de pactos entre distintas fuerzas, especialmente si hablamos del sistema electoral español, de carácter proporcional. Otra cosa es que algunos quieran cambiarlo hacia otro de segunda vuelta (caso de Francia) o absoluto (Inglaterra). Quienes esto defienden están en su derecho a plantearlo y, siguiendo las reglas de la democracia (la misma que avala los pactos entre distintas fuerzas), cambiarlo.

Se dice que por la boca muere el pez y, si falla, siempre están las hemerotecas para recordar que a los adalides de la lista más votada no les han faltado escrúpulos para apoyar coaliciones allí donde les ha parecido lo apropiado para sus intereses. En la localidad coruñesa de Miño será alcalde el único concejal de CxG. Sí, con el voto de los concejales (plural) del PP. 

Lo bueno de la democracia, el menos malo de los sistemas, es que pese al ruido, acaba poniendo a todos en su sitio y demostrando que las trompetas del apocalipsis no son más que eso, un ruido molesto pero ruido al fin y al cabo. Ahí está Pamplona, con un alcalde de Bildu que parece que se va a acabar el mundo, otra vez. Pasó hace justo cuatro años, los mismos que Bildu gobernó San Sebastián. Y la ciudad siguió en su sitio. Cuatro años después, Bildu ha perdido. Qué miedo, la democracia, que valga la redundancia, es el primer antídoto contra el falaz discurso del miedo.

Pero hay para todos. Dos falacias han presidido el discurso de la llamada izquierda alternativa desde el 15-M. Ambas han caído por su propio peso el pasado 28 de mayo. La primera, presidida por el lema de “Democracia Real Ya”, decía algo así como que en España “no hay una verdadera democracia”. Ahí están los nuevos concejales electos, “del pueblo”, y las nuevas alcaldías para demostrarlo. Tremenda, la democracia de la que nadie dijo que fuera perfecta. La democracia (y la española en este caso, joven e imperfecta) funciona, y funciona razonablemente bien. Pasa que la democracia es como todo, si no se usa, se atrofia. Y su uso se ejerce acudiendo a las urnas, algo que también muchos habían olvidado. El propio Barack Obama lo recordó el pasado marzo a los norteamericanos en la conmemoración de los sucesos de Selma, Alabama.

Una vez en sus cargos, supongo que los nuevos concejales, alcaldes y gobiernos ahora “sí nos representan”. Ahí tienen la segunda gran falacia de estos años. Si estos nuevos ayuntamientos “nos representan”, también, mal que nos pese, lo hacía los viejos. Los que desde ayer están en las instituciones locales y autonómicas, así como los que desde hace cuatro años están en el Congreso de los Diputados en Madrid. Porque aunque duela en algunos casos, esos políticos, todos y cada uno de ellos, nos representan. Y nos representan a la perfección, con lo bueno y con lo malo. No en vano han sido elegidos con el voto de los ciudadanos; por acción o por omisión, porque el acto de omitir el voto así como ejercerlo forma parte del juego democrático. Y esto por suerte es así. Y por esto que hoy nos parece obvio se han quedado muchos en el camino cuya memoria mancillan los que muy a la ligera dicen que en España “no hay democracia” o que este o aquel “no me representa”. La responsabilidad que tanto pedimos para los demás empieza por uno mismo. 

Ahora todo es ilusión. Los abucheos en muchos ayuntamientos dieron paso a las ovaciones. A ver por cuánto tiempo. Se habla de cambio y es bueno que se hable. El problema es calibrar ese cambio, algo que creo que ya se está debatiendo en el seno mismo de los que dicen abanderarlo. Muy equivocados están quienes plantean a estas alturas de la película una revolución o incluso un cambio de sistema. Una vieja máxima revolucionaria dice que precisamente las revoluciones son muy bonitas el primer día pero que, al tercero, ya nadie sabe qué hacer con ellas. Y ahí es donde comienzan los problemas y las guillotinas. No hace falta cambiar el sistema, basta con hacer que el actual funcione bien o al menos de una manera más justa y decente. Nadie va a inventar ahora la composición química del aire, y menos desde un ayuntamiento. Basta con que haga que el aire llegue de manera equilibrada para todos. 

El aprendizaje

Lo fácil ha sido llegar. Y la experiencia demuestra que la única forma de hacerlo es en común. No porque así sea el tan denostado sistema, sino porque así de plurales son las sociedades democráticas, y España lo es y mucho. 

Hablando sobre los procesos de redemocratización ―obviamente, el que se vive ahora en España no lo es, pero sí me interesa señalar un punto de su tesis―, la politóloga Nancy Bermeo señala que estos constan de tres fases: el primer lugar, la caída de la dictadura, en segundo lugar, la creación o reconstrucción de la democracia; y, finalmente, la consolidación del nuevo régimen, siendo el aprendizaje político especialmente relevante en su segunda etapa. Bermeo define este último como “el proceso por el cual la gente modifica sus creencias políticas y estrategias como resultado de crisis severas, frustraciones y cambios radicales en el entorno. Todo el mundo (...) es capaz de aprender de la experiencia (...). Las crisis fuerzan a menudo a las personas a replantearse las ideas que han usado como modelo de acción en el pasado (...)” (Bermeo 1992: 274).

Esta autora señala que las movilizaciones populares (léanse aquí mareas, plataformas de unidad, etc.) pueden derrotar una dictadura ―insisto, obviamente no es el caso de España donde lo que había era una mayoría aplastante en manos del PP, aplastante, pero totalmente democrática―, pero no construyen per se una democracia liberal (léase aquí ese cambio tan perseguido por algunos), ya que esta implica acuerdos, pactos, a los que al final se tiene que llegar entre todos. Así, continúa Bermeo, las élites que representan grupos opuestos en un momento dado deben sentarse juntas y construir acuerdos. “El hecho de estar deseando construir estos acuerdos significa que quieren tratar de reconstruir un tipo de régimen que fracasó en el pasado”. (Bermeo 1992: 276) Este fracaso del pasado no es otra cosa que el mal funcionamiento y las malas prácticas que nos han traído hasta aquí.

Sabemos los síntomas, es hora de poner en marcha soluciones que implican a todos, a los llamados agentes del cambio y a los calificados como contrarios al mismo. Se espera que será complicado tratar con los identificados como “enemigos”, entra dentro del juego democrático y pasa en casi todos los países de nuestro entorno, en el que los tan cacareados pactos bipartidistas en Alemania son la excepción y no la regla. Nada es más fratricida que la lucha entre Republicanos y Demócratas en EE.UU., donde el bipartidismo es más formal que real puesto que, a diferencia de Europa, la pluralidad ideológica se da en el seno de los partidos y no fuera de ellos.

Pero el verdadero reto, el lugar donde se deben alcanzar los principales acuerdos y encajes, será en el círculo de los llamados “amigos”, los mismos que gracias a acuerdos puntuales o pactos estables han alcanzado ahora las alcaldías. El primer paso está dado, pero queda todo el camino por recorrer. Y ellos serán los responsables, los que deben entender el mensaje enviado por las urnas y que es claro: se acabó el tiempo de rodillos, todo debe negociarse y para ello es mejor dejar a un lado protagonismos y esencias. De lo contrario, la fallida experiencia de Galicia con el breve bipartito PSdeG-BNG (2005-2009) y que dio paso al advenimiento del hombre a seguir en el PP, Alberto Núñez Feijóo, volverá a imponerse.

En aquel fracaso tuvieron que ver, por supuesto, las fuerzas externas pero, sobre todo, las internas. Quedan cuatro años para ver si el aprendizaje se produce. Si no, de la misma forma que los autodenominados portadores del cambio han llegado, pueden marcharse. He ahí la grandeza de la democracia. 

*Bermeo, Nancy (1992). “Democracy and the Lessons of Dictatorship”, Comparative Politics, vol. 24, nº 3, pp. 273-291.  

Autor >

Diego E. Barros

Estudió Periodismo y Filología Hispánica. En su currículum pone que tiene un doctorado en Literatura Comparada. Vive en Chicago y es profesor universitario. Escribe donde le dejan y, en ocasiones, hasta le pagan.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. azor

    Todo partido de izqda siempre tiene tendencia a dividirse por dos hasta el infinito.....

    Hace 5 años 11 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí