1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Análisis

México, Intermedias 2015: ¿gana o pierde el PRI?

Luis de la Calle 10/06/2015

<p>Huellas anónimas. CARLOS TORRES.</p>

Huellas anónimas. CARLOS TORRES.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

El 7 de junio, México votó para renovar su Cámara de diputados, parte de las presidencias municipales, los gobernadores de nueve estados y los congresos locales de otros dieciséis más, entre ellos el del Distrito Federal. Por primera vez desde la victoria de Vicente Fox, unas elecciones intermedias han dado el triunfo al partido del presidente. Como en EEUU, las intermedias mexicanas suelen ser elecciones en las que se castiga al gobierno, normalmente porque la alta tasa de abstención amplifica el voto de los agraviados con el presidente.

En esta ocasión, en cambio, los agraviados se han dividido entre tantas opciones políticas que el PRI, junto con su partido marioneta, el Partido Verde, va a rozar la mayoría absoluta en la Cámara de diputados, a pesar de que juntos suman apenas el 36% (29% para el PRI, más 7% para el Verde), y de que los ciudadanos suspenden la gestión del presidente Peña Nieto (en promedio, recibe 4 puntos sobre 10). Así, está por ver si esta mayoría apunta a una nueva hegemonía priísta, o si más bien, es el canto del cisne del partido tricolor. En mi opinión, a pesar de que los recientes resultados apuntan en la primera dirección, hay datos que podrían hacernos pensar en la segunda.

La campaña electoral se articuló alrededor de seis grandes temas: la defensa del voto nulo, el empuje de los candidatos independientes, la capacidad de recuperación del PAN, la desunión de la izquierda, la violencia electoral y el fraude sistemático del partido Verde. Casi todos ellos contribuyeron a reforzar el triunfo del PRI.

Durante el sexenio del presidente panista Felipe Calderón, alrededor de 100.000 personas murieron en la guerra contra el narco. El Pacto por México, patrocinado por Peña Nieto y sorpresivamente avalado por las tres principales fuerzas políticas, PAN, PRI y PRD, pretendía cambiar la agenda, y tapar el problema de la seguridad con la aprobación de reformas clave en energía, educación, hacienda y elecciones. Pero el “México avanza” de Peña Nieto se topó en septiembre del año pasado con la masacre de Ayotzinapa. 43 estudiantes de enseñanza fueron asesinados en Iguala por miembros de un cartel local, bajo órdenes directas de las autoridades políticas del municipio. A pesar de que tanto el estado de Guerrero como la presidencia municipal de Iguala estaban en manos del principal partido de la izquierda, el PRD, ningún partido se libró de la furia de los miles de manifestantes que durante semanas reclamaron la aparición de los cadáveres de los normalistas. El PAN por acción (suya fue la iniciativa de comenzar la “guerra”), y el PRI por omisión (el gobierno actuó de forma errática ante la crisis), también fueron culpados de la crisis. Los constantes escándalos de corrupción y el descubrimiento de políticos vinculados al narcotráfico dentro de las filas de los tres principales partidos ayudaron a cementar el discurso de la desafección política.

Durante el sexenio del presidente panista Felipe Calderón, alrededor de 100.000 personas murieron en la guerra contra el narco

Si todos los partidos son responsables, ¿cómo atribuir responsabilidades? A diferencia de España, donde el nicho electoral ha sido ocupado por dos nuevas fuerzas políticas, en México la desafección ha tomado dos formas distintas: el voto nulo, y el voto por candidaturas “independientes”. Las raíces del “anulismo” se remontan a las intermedias de 2009, cuando una campaña bien organizada desde la sociedad civil defendió el voto nulo como forma de presión sobre los partidos políticos para que abrieran las elecciones a candidatos independientes. Gracias al sorprendente 5,4 por ciento de votos nulos y a la debilidad de la presidencia Calderón, los partidos adoptaron una serie de reformas que principalmente abrían el mercado político a la entrada de candidatos que se presentaran sin el aval de un partido. Seis años después, algunos líderes de opinión han vuelto a reclamar el valor del voto nulo como mecanismo correctivo del comportamiento de los partidos, y parece que su llamada ha tenido un eco parecido. Esta vez, en cambio, no está claro que los anulistas se hayan distribuido de forma proporcional entre todos los partidos, ya que hay motivos para pensar que se concentran entre los sectores más críticos tanto de las izquierdas como de las derechas. Si esto es así, es difícil que el PRI muestre ningún interés en hacer suyas las banderas del anulismo.

La segunda solución al problema de la ausencia de responsabilidades ha venido por el lado de la oferta: varios candidatos independientes con posibilidades de éxito se han presentado a las últimas elecciones. Quizás la contienda más interesante es la que se produjo por la gubernatura de Nuevo León, tercer estado más rico de la federación. Aquí, los ricos empresarios regiomontanos, hartos de la sucesión de gobernadores panistas y priistas envueltos en escandalosas corruptelas, han optado por patrocinar a un antiguo priista que responde al mote de El Bronco. Con propuestas como meter la tijera a la burocracia, la creación de conciertos con hospitales privados, o “el que robe le mochamos la mano”, El Bronco ha sacado más de 20 puntos de ventaja sobre la candidata del PRI. Aunque es dudoso que su ejemplo se traslade a otros estados u elecciones, el populismo bronquista tiene raíces priistas y su éxito favorece a partidos como el Verde, que legislan a golpe de encuesta y valla publicitaria.

La contienda más interesante es la que se produjo por la gubernatura de Nuevo León, tercer estado más rico de la federación

De lo que no cabe duda es de que el triunfo de El Bronco supuso un fracaso sonado del PAN, partido acostumbrado a detentar la mayor parte de los cargos representativos en el estado. A pesar de las malas valoraciones de Peña Nieto, el PAN no se ha recuperado de la debacle de 2012, cuando la candidata panista a la elección presidencial cayó al tercer lugar. En parte por sonados escándalos de corrupción, en parte por las peleas internas entre el presidente del partido Gustavo Madero y el sector calderonista, la debilidad del PAN ha beneficiado al PRI. Con el 21 por ciento de los votos, queda lejos del 28 por ciento obtenido en la intermedia de 2009, aún con Calderón en la presidencia. Los malos resultados auguran una disputa interna aún más enconada por hacerse con el control del partido, como llave para la designación del candidato presidencial en 2018.

Las izquierdas por su parte salen debilitadas y paradójicamente también fortalecidas de la elección. Su debilidad es fruto de la fragmentación electoral motivada por la irrupción de MORENA, el instrumento personal del antiguo jefe de gobierno del DF y dos veces candidato presidencial con el PRD, Andrés Manuel López Obrador (popularmente conocido como AMLO). Enfrentado al grupo dirigente del PRD, AMLO utilizó la participación de este partido en el Pacto por México para abandonarlo y constituir uno nuevo. Con las banderas de la regeneración democrática, la lucha contra la corrupción y la paralización de la apertura del sector petrolero a la inversión extranjera, MORENA se ha beneficiado del desgaste del PRD, sobre todo en el Distrito Federal. Aquí, el PRD pasa de gobernar trece de los dieciséis delegaciones que componen el DF a controlar sólo seis, mientras que MORENA se ha hecho con la jefatura de cinco –el resto se reparten entre el PRI (tres) y el PAN (dos). Así, es muy probable que, como anticipó el actual presidente del PRD en una conversación privada filtrada a los medios, el largo monopolio detentado por el PRD en el Distrito Federal llegue a su fin en la próxima elección de 2018.

A pesar de la fragmentación, la izquierda también sale fortalecida. Aún con todo el castigo electoral, el PRD mantiene cuatro millones de votos, y un 10% de las preferencias. A su vez, MORENA recoge tres millones de votos (8%). Y un tercer partido de izquierdas, el Movimiento Ciudadano, suma dos millones más de papeletas (6%). En resumen, lejos de haber transferencias entre partidos, el ligero incremento de tres puntos en la participación parece haber beneficiado a las izquierdas, habitualmente más perjudicadas en este tipo de elecciones. El 25% de los votos acumulado por las tres fuerzas de izquierdas queda muy por encima de lo obtenido en elecciones anteriores, y más cerca del desempeño de AMLO en las presidenciales. Si el PRD reacciona a su crisis interna, y es capaz de alcanzar un acuerdo con MORENA para apoyar a un único candidato, la izquierda será un contendiente formidable en las próximas presidenciales.

La violencia ha sido el cuarto tema de la campaña, más por su presencia inevitable que por el interés de los partidos en resolverla. Por un lado, veintiún candidatos han sido asesinados, la cifra más alta desde tiempos de la revolución. Han muerto miembros de todos los partidos, y es difícil pergeñar siquiera un intento de explicación, más allá de que los diversos cárteles podrían estar detrás de los asesinatos. Por otro lado, la CNTE, la escisión radical del sindicato de maestros, se ha dedicado a utilizar todo tipo de tácticas para paralizar la implementación de la reforma educativa. Con la quema de urnas y papeletas, así como el bloqueo de colegios electorales, los maestros buscaban impedir la realización de la elección en sus zonas de influencia, normalmente estados con fuerte presencia del PRI. Para contentarlos, en una jugada maestra del priismo, el secretario de educación anunció pocos días antes de la elección que se suspendía la evaluación académica de los maestros, pieza clave de la reforma y en consecuencia bestia negra de los normalistas. Esta medida permitió que la elección se produjera sin mayores sobresaltos, y está por ver si aseguró votos adicionales a los candidatos priistas.

La violencia ha sido el cuarto tema de la campaña, más por su presencia inevitable que por el interés de los partidos en resolverla

Finalmente, muchos analistas están deseosos por cuantificar el rendimiento electoral de la ilegalidad. El Partido Verde sistemáticamente ha incumplido la ley electoral, recibiendo por ello multas por valor de 500 millones de pesos (unos 30 millones de euros). Su campaña se ha basado en poner grandes vallas publicitarias fuera del plazo permitido con mensajes tan propios de los partidos ecologistas como “cadena perpetua para secuestradores” o “vales gratis para medicinas”. Además, gracias a su coalición con el PRI, tiene acceso a la práctica clientelar. Si todo esto no fuera suficiente, el Verde “animó” a algunos personajes de la farándula para que lo apoyaran públicamente durante la jornada electoral, algo prohibido por la ley. Entre ellos, el entrenador de la selección mexicana de fútbol, conocido como el Piojo, quien a pesar de tener un partido amistoso contra Brasil el mismo domingo, no le importó emitir mensajes de apoyo al Verde. Pues bien, parece que incumplir la ley reiteradamente sale a cuentas: el Verde va a rondar el 7 por ciento del voto, y va a contar con la llave de la mayoría absoluta en la cámara de diputados. Difícil papeleta para los consejeros del órgano electoral, porque el Verde no va a renunciar a su estrategia de la burla sistemática de la ley, si los votos ganados de forma mañosa le garantizan un flujo monetario con el que pagar sin problemas las multas.

Frente al discurso anulista, los ciudadanos han respondido con más izquierda (si bien más fragmentada), con más populismo (consolidación del Verde) y con más PRI frente al PAN. Cabe preguntarse si es un triunfo de Peña Nieto o es un triunfo de la eficaz máquina electoral priista, capaz de movilizar a su voto duro incluso en elecciones en las que la presidencia no está en juego. Paradójicamente, aunque el PRI puede seguir ganando elecciones intermedias por su astuta combinación de concesiones a grupos díscolos y movilización clientelar, es posible que sufra para repetir en la presidencia en 2018, sobre todo si el PAN no encuentra un buen candidato y sus votantes siguen resistiéndose al voto útil. La presidencia de Peña Nieto ya está amortizada, porque no puede creíblemente encabezar la lucha contra la corrupción. Sin un presidente fuerte, al PRI se le puede ir el tiempo en domesticar a su juguete Verde, y preparar la cancha para la pelea de gallos priistas que se avecina (Osorio, Videgaray, Eruviel, Manlio), todo ello sin que salten las costuras de un cada vez más ordeñado presupuesto. 

Autor >

Luis de la Calle

Es profesor de Ciencia Política en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE, Ciudad de México).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí