1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Andrzej Duda, el lobo polaco

La elección del líder ultranacionalista, discípulo de Lech Kazcynski, rememora las veleidades autoritarias de Viktor Orban en Hungría y augura una etapa de inestabilidad política

Nacho Temiño Varsovia , 27/05/2015

Andrzej Duda durante una conferencia en abril del 2012.
Andrzej Duda durante una conferencia en abril del 2012. Flickr /Piotr Drabik

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

De él se ha dicho que supone un riesgo para la democracia e incluso que con su elección se inicia un peligroso camino que puede llevar Polonia ni más ni menos que a una dictadura. Estas son las afirmaciones de un histórico disidente del comunismo, Adam Michnik, tras la victoria de Andrzej Duda en las pasadas elecciones presidenciales de Polonia. El perdedor en esos comicios, el liberal Bronislaw Komorowski, también ha asegurado que la estabilidad de Polonia está en juego tras el éxito de Duda.

El grito ¡que viene el lobo! ha centrado la retórica alarmista de los liberales de centro-derecha polacos y, en general, de los considerados progresistas durante gran parte de la campaña electoral, lo cual no ha impedido que Duda, un nacionalista conservador con un planteamiento económico que en gran parte compartirían muchos partidos de la izquierda europea, haya ganado las dos vueltas de las presidenciales. Duda ha conquistado la jefatura del Estado polaco cinco años después de la muerte del ex presidente Lech Kaczynski, su preceptor político, por decirlo de alguna manera, quien falleció en el accidente aéreo del avión presidencial polaco en Smolensk. Duda lloró entonces la muerte de su mentor, el hombre al que sirvió fielmente en la presidencia polaca y al que se propuso suceder algún día. Ese día ha llegado.

La pregunta ahora es si detrás de Andrzej Duda, un joven jurista de 43 años casado y con una hija, se esconde ese lobo que robará el cesto de la democracia polaca. Si Duda se convertirá en un nuevo Viktor Orban, el polémico primer ministro húngaro al que Jean-Claude Junker llama medio en serio medio en broma el dictador. ¿Supondrá Duda el fin de la prosperidad económica de la que presumen haber logrado los liberales durante sus ocho años de gobierno? Estos días circula un chiste en las redes sociales polacas, en el cual se asegura que tras la victoria de Andrzej Duda y de su partido, Ley y Justicia, los hipsters abandonarán Polonia. Lo cierto es que en los últimos años el país centroeuropeo ha cambiado mucho, se ha modernizado y se ha europeizado en cierto modo, y Varsovia lo ha hecho aún más. Hoy en la capital polaca es casi una moda ser judío o tener amigos judíos, del mismo modo que lo es ser hipster o tener un iPhone. Algunas clases sociales se han beneficiado sin duda del crecimiento económico que ha experimentado el país, aunque otra parte de la población se siente marginada de ese desarrollo y para ellos se mantienen bajos salarios y la emigración como una opción real para buscar afuera la prosperidad que no encuentran en casa.

Pero volvamos a la pregunta: ¿Supondrá la elección de Duda un cambio tan profundo como para hacer temblar a esa nueva Polonia surgida en los últimos años? La respuesta es no. Y es no porque los poderes del presidente son limitados en Polonia, donde sus funciones son esencialmente representativas, con posibilidad de vetar las leyes presentadas por el Ejecutivo, control de las fuerzas armadas y representación exterior. Por ahora Duda sólo ha expresado su deseo de derogar parte de las políticas liberales puestas en marcha en los últimos ocho años de gobierno del partido de centro-derecha Plataforma Ciudadana y de reforzar los intereses nacionales frente a Bruselas, pero hasta el momento son sólo palabras que no puede materializarse en acciones concretas. Unas palabras que, eso sí, le han llevado junto con el descontento de parte de la población a conquistar la presidencia del país. La única realidad en este punto es que ahora se abre un periodo de cohabitación entre el futuro presidente y el Ejecutivo de Ewa Kopacz, y no es nuevo que la cohabitación entre poderes de diferentes partidos no es siempre fácil.

Otro escenario bien distinto podría plantearse si en las elecciones generales del próximo otoño gana Ley y Justicia, la formación a la que pertenece Duda y también el polémico Jaroslaw Kaczynski. Si echamos la vista atrás podemos recordar que Jaroslaw Kaczynski, hermano gemelo del fallecido ex presidente Lech Kaczynski, gobernó el país entre 2005 y 2007, y lo hizo en coalición con dos formaciones que hoy ya son parte del folclore político polaco más casposo: Autodefensa y la Liga de las Familias Polacas.

Fue el Gobierno de Kaczynski una etapa convulsa en Polonia en la que se tuvieron lugar muchas anécdotas que hicieron sonreír a la prensa de todo el mundo. Recuerdo ahora la investigación que su Ejecutivo hizo de los Teletubbies, los populares personajes infantiles de los que se sospechaba su homosexualidad encubierta, especialmente de uno de ellos, Tinky Winky, el teletubbie morado que lleva una bolsa mágica (un andrógino bolso, para Ley y Justicia) y luce un triángulo invertido en su cabeza.

Otras de las decisiones de ese Gobierno provocaron de todo menos sonrisas, como la de prohibir la celebración del Día del Orgullo Gay en Varsovia o las que pretendían ralentizar el proceso de construcción europea. Fueron los años de los gemelos Kaczynski, donde uno estaba al frente del Ejecutivo y otro de la presidencia del país, un periodo donde se imponían visiones nacionalistas, en algunos casos euroescépticas, y en el que la iglesia Católica se desenvolvía cómoda entre un poder político que siempre ha defendido sin complejos los valores católicos. También fue un periodo en el que las relaciones con Bruselas y, sobre todo, con Alemania eran más frías de lo que son actualmente. También es cierto que aquel Gobierno de Jaroslaw Kaczynski se sustentaba gracias al apoyo de los campesinos radicales de Autodefensa (cuyo líder, el euroescéptico Andrzej Lepper, murió en extrañas circunstancias en 2011) y de los ultra ultra ultra (por partida triple, sí) conservadores de la Liga de las Familias polacas, partido ya desaparecido. Eso, sin duda, condicionó y probablemente radicalizó el Ejecutivo de Jaroslaw Kaczynski.

Así las cosas, podemos decir que si Ley y Justicia gana las próximas elecciones de octubre el escenario más oscuro que aguarda a Polonia será una repetición de aquel Gobierno que muchos polacos recuerdan con estremecimiento. Ahora bien, aunque la victoria de Duda demuestra el hartazgo de cierta parte de la sociedad polaca y deja abierta la puerta a una victoria de Ley y Justicia en las generales, esa victoria debería ser por mayoría absoluta, ya que en caso contrario el partido de Duda y Kaczynski lo tendrá difícil para gobernar Polonia en solitario, y dudo de que encuentre aliados para formar una coalición. Una victoria de Ley y Justicia por mayoría absoluta parece, hoy por hoy, poco probable.

De esta forma volvemos a la realidad, a lo que tenemos ahora: un nuevo presidente para Polonia al que le gustaría rebajar la edad de jubilación (que recientemente elevó el Gobierno liberal en una decisión muy criticada), proteger los intereses polacos frente a las grandes corporaciones, devolver parte del sector bancario a manos polacas (gran parte está controlado por grupos extranjeros como el Banco Santander), ayudar a las familias que contrataron hipotecas en francos suizos, aumentar los impuestos a los que más tienen y oponer mayor resistencia a las imposiciones de Bruselas que vayan contra los intereses nacionales. "Hoy tenemos el derecho de hablar en la Unión Europea con una voz firme", ha dicho Duda en la campaña electoral.

Esto es lo que a Duda le gustaría. Mucho de esto puede recordar a las recetas de Victor Orban, "El dictador", pero sin poder ejecutivo el presidente de Polonia no tiene apenas margen de maniobra. Lo que sí es cierto es que su elección no va a mejorar ni las relaciones con Alemania (Duda ha dicho que quiere "recalibrarlas") ni con Rusia (aunque parece difícil imaginar que empeoren más de lo que están).

Así que éste es el panorama que encontrará Andrzej Duda cuando asuma la presidencia de Polonia el próximo mes de agosto. Un discurso en mucho populista difícil de llevar a cabo.

Y en este punto usted puede hacerse una pregunta que tendría mucha lógica: ¿Por qué ha ganado Duda? ¿Cómo puede ganar un candidato de la oposición cuando el país registra crecimiento económico constante? La respuesta tiene dos vertientes: una es el descontento de parte de la sociedad del que ya he hablado. La otra es que su rival en los comicios, el todavía presidente, Bronislaw Komorowski, ha dormido la siesta durante parte de la campaña, confiado en su victoria. Pero no todo es economía y cuando ha despertado, ya era tarde para recuperar el terreno perdido. Duda, hay que reconocérselo, ha hecho una campaña más activa, sobre todo en Internet, y ha captado el voto de los más jóvenes y descontentos, que se han sumado a su electorado tradicional: zonas rurales, personas de avanzada edad y los territorios menos desarrollados del este del país.

Antes de terminar no puedo resistirme a recordar la anécdota de esta campaña que, para mí, la protagonizó Komorowski cuando, durante un acto en el centro de Varsovia, fue abordado por un joven que le pidió consejo: "Señor presidente, mi hermana gana apenas 500 euros (2.000 zlotys) y no es capaz de comprarse un piso, ¿qué podemos hacer?". Komoroski, sin pararse le miró y espetó con una sonrisa: "Le recomiendo que cambie de trabajo y pida un crédito". A lo que el muchacho se encogió de hombros respondió: "Pero es que no encuentra un trabajo mejor pagado". Fin de la conversación.

Luego se ha dicho que ese joven estaba vinculado a las juventudes de Ley y Justica, aunque esa respuesta no es la de un candidato que quiere ganar unas elecciones.

De él se ha dicho que supone un riesgo para la democracia e incluso que con su elección se inicia un peligroso camino que puede llevar Polonia ni más ni menos que a una dictadura. Estas son las afirmaciones de un histórico disidente del comunismo, Adam Michnik, tras la victoria de Andrzej Duda en las pasadas...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Nacho Temiño

Periodista en Europa Oriental, adonde llegó fascinado por el mundo postcomunista. Desde ahí trabaja como corresponsal y colabora con diversos medios españoles y locales. Ahora está embarcado en un doctorado. Veremos qué será lo próximo.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

1 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. Jorge Juan Morante

    Muy interesante el artículo, quiero señalar una cosa"Ganar por mayoría absoluta" es obtener más del 50% de los votos, "obtener mayoría absoluta" es conseguir al menos el 50%+1 de los escaños, las dos cosas no están ligadas porque a medida que un sistema electoral es más de tipo mayoritario a una vuelta se necesitan menos votos para conseguirla.

    Hace 7 años 7 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí