1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

  280. Número 280 · Enero 2022

  281. Número 281 · Febrero 2022

  282. Número 282 · Marzo 2022

  283. Número 283 · Abril 2022

  284. Número 284 · Mayo 2022

  285. Número 285 · Junio 2022

  286. Número 286 · Julio 2022

  287. Número 287 · Agosto 2022

  288. Número 288 · Septiembre 2022

  289. Número 289 · Octubre 2022

  290. Número 290 · Noviembre 2022

  291. Número 291 · Diciembre 2022

  292. Número 292 · Enero 2023

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Prohibido ser ateo en Oriente Próximo

La Primavera Árabe reveló la existencia de ciudadanos sin confesión religiosa que se han unido en "grupos secretos" ante el rechazo de la sociedad y los gobiernos

Laura Fernández Palomo Jordania , 27/05/2015

Manifestación en Roma, enfrente de la Embajada de Arabia Saudí, para protestar  en contra de la ejecución del blogero y periodista Raif Badawi.
Manifestación en Roma, enfrente de la Embajada de Arabia Saudí, para protestar  en contra de la ejecución del blogero y periodista Raif Badawi. Stefano Montesi

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Según su carné de identidad, Mahmoud Jaradat es musulmán. Fadi Issa consta en el suyo como un joven cristiano. En realidad, los dos son ateos, pero la legislación jordana no reconoce esta opción como distintivo personal. "No podría decir que Jordania es un país religioso, pero tampoco laico. Es una cosa entre medias y lo digo en el sentido más negativo", reprocha Mahmoud. Lo menciona con pesar por ser uno de los estados de la región que oficialmente menos espolea el mensaje sectario de las confesiones; pero ser ateo todavía, -y "aún más que antes", coinciden- es un tabú en Jordania y en Oriente Próximo. Las Cortes Religiosas (a las que se deriva, según la confesión del carné de identidad) dirimen gran parte de la vida civil: matrimonio, herencias, divorcios. La sociedad, cada día más confesional, juzga y señala con el dedo.

Moe Hajjaj es de los que bromea para aludir una verdad cuando invita a su "grupo clandestino de ateos". "Me agota hablar en público de este tema. Es un desgaste de energías; es imposible razonar. Los ateos vivimos en la sombra, en grupos secretos.", vuelve a ironizar sobre las reticencias sociales a las que se enfrenta. Grupos que, en realidad, como reconoce Fadi no son más que la necesidad de juntarse entre iguales cuando se es minoría en una sociedad. Una minoría "incomprendida", porque en esta zona, cuna de las religiones, se acepta antes cualquier confesión que la falta de un Dios. "Lo cierto es que desde la Primavera Árabe han salido muchos grupos en redes sociales, que nos han permitido conocernos.", relata sobre una de los cambios que posibilitó la pérdida del miedo a exteriorizarse que siguió a las manifestaciones populares de 2011 y 2012.

Cuando cayeron los regímenes totalitarios y despareció el silencio de las sociedades, afloraron todos los puntos de vista: razonables, descabellados, idealistas, comedidos… y también todas las sensibilidades, tanto la de los islamistas –por ser el Islam la religión mayoritaria en esta región– como la de los seculares. Sin embargo, la mejor y más organizada ideología era la confesional y dado el caldo de cultivo que había en la región por la influencia de las teocracias de El Golfo, como analiza el periodista especializado en Estado y religión Mohamed Munir, fueron los sectores sociales religiosos los mejor financiados y más efectivos.

El halo de liberación sin embargo quedó. El mes pasado, el activista egipcio de derechos humanos Ahmed Harqan se atrevió a declarar en una televisión local su ateísmo. Al día siguiente, él y su mujer fueron amenazados. El despertar comedido del secularismo choca ahora con el conservadurismo creciente de las sociedades. Mientras, el egipcio Hesham Ouf se ha lanzado recientemente a fundar un partido netamente secular, en un país, donde en 1982 se incluyó la blasfemia contra las confesiones monoteístas en el código penal. El gran muftí, máxima autoridad religiosa del país de El Nilo, sigue interviniendo en los devenires de la comunidad y tiene potestad para pronunciarse sobre los veredictos judiciales. Estos días lo hará sobre la condena a muerte que esta semana recibía el presidente depuesto y líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, condenado a la pena capital por liderar una fuga de la cárcel durante la revolución de 2011. El primer jefe de Estado democrático en la historia de Egipto fue, a su vez, rechazado socialmente por una política sectaria que dejó a toda la oposición no islamista fuera del debate constitucional. Una pérdida de apoyo que el Ejército aprovechó para atestar un golpe de Estado e imponer un régimen aparentemente laico, donde la ley islámica sigue siendo la principal fuente de legislación en la nueva Constitución.

La política y la religión han encontrado un peligroso acomodo en esta región del mundo; bien para convivir en teocracias religiosas o bien para utilizarse mutuamente entre regímenes dictatoriales de laicismo figurado. Movilizar desde la emoción es la manera más segura de sumar simpatizantes. No en vano, las monarquías de Arabia Saudí, Bahréin, Emiratos Árabes Unidos, Jordania, Kuwait, Omán y Qatar, basan su legitimidad en razones histórico-confesionales por creerse descendientes de Mahoma.

Y al oeste del reino hachemita, Israel y su pretensión de constitucionalizar un Estado judío. El islamismo –islam político– predomina como una de las caras visibles de la resistencia palestina. Al norte, el régimen sirio y las alianzas con la teocracia chií de Irán; y Líbano con su sectarismo institucional, donde los altos cargos son nominados por confesión. Al Este, el sectarismo creciente iraquí, que germinó en la desestructuración provocada por la ocupación estadounidense de 2003 y la política sectaria del ex presidente Nuri Al Maliki.

En el sur de Jordania, Arabia Saudí, un país limítrofe y máximo exponente del fundamentalismo religioso suní a través de la rama radical denominada wahabita, ha conseguido extender a golpe de cheque una restrictiva visión del Islam por todo Oriente Próximo y los países de El Golfo. "Hasta los años 80, Jordania era un país abierto. Los estados de El Golfo exportan esta variante del salafismo y muchos líderes religiosos, por ejemplo, de los Hermanos Musulmanes recibieron financiación saudí para ir a estudiar allí. Al volver, trajeron estas concepciones", refiere el experto, Mahmoud Munir: "esto cambió la realidad de mucha gente que ahora es más conservadora. Calculo que el 20% de los jordanos son wahabíes". Los analistas también coinciden en que el desmoronamiento de los partidos políticos, nacionalistas y de izquierdas de corte secular, con su ilegalización hasta 1992, facilitó la expansión del confesionalismo. Jordania no es más que un ejemplo extrapolable al resto de la región, entre la represión política de los movimientos progresistas seculares y la financiación ideológica de las monarquías islámicas de El Golfo.

Jaradat fue uno de los escasos 20 participantes que asistió el pasado mes de enero a una manifestación frente a la embajada de Arabia Saudí en Amán contra la condena al bloguero, Raef Badawi, por "insultar el Islam". Unos días antes, una protesta para condenar las viñetas del profeta Mahoma publicadas por el semanario francés Charlie Hebdo, congregaba a miles de islamistas en el centro de la capital de Jordania. Esa semana, el Ejecutivo saudí suspendía los 50 latigazos que el viernes iba a recibir Badawi hasta cumplir los 1.000 azotes a los que ha sido castigado. Las heridas de la primera paliza no se habían curado y se pospuso la sanción. El minoritario grupo de manifestantes, la mayoría ateos jordanos, apelaban a la libertad de expresión y conciencia con fotos de Badawi. Pero desde el año pasado un decreto saudí ha igualado el "ateísmo" a las prácticas de terrorismo con pena de cárcel. Badawi sigue detenido.

El jordano Fadi ha ocultado con el dibujo de una serpiente la cruz que llevaba tatuada en la muñeca, cuando todavía era "buen cristiano". Tan creyente como Mahmoud que destacaba entre los miembros de su clase por ser el que con más atino recitaba los versos del Corán. Así lo habían mamado. Ahora, ateos convencidos y activos, los dos insisten en centrar el debate para unificar no sólo esta opción, sino a todo el colectivo no religioso. "Y en ellos incluimos a los agnósticos pero, también, los seculares, sean musulmanes o cristianos", asevera Fadi. Porque en realidad, de lo que están hablando es de la separación de facto entre Estado y religión. El matiz que aseguran no entiende el marco de las sociedades de Oriente Próximo, porque aquí "el cristiano es también muy cristiano", apunta Fadi. La clave, según ellos, es reivindicar el secularismo al margen de la fe, un debate ajeno y censurado en Oriente Próximo. Mahmoud Munir parte de la misma perspectiva cuando ahora analiza el fenómeno del llamado Estado Islámico (EI). "Ahora con la lucha contra los extremistas, el Gobierno se empeña en poner la discusión entre el buen o el mal Islam, cuando la clave está en luchar contra ellos como un estado civil, porque al final los discursos religiosos en política terminan siendo lo mismo", se preocupa. "Yo no veo ninguna diferencia entre el mensaje de los líderes religiosos salafistas y wahabistas que intervienen en política y este tipo de grupos".

Según su carné de identidad, Mahmoud Jaradat es musulmán. Fadi Issa consta en el suyo como un joven cristiano. En realidad, los dos son ateos, pero la legislación jordana no reconoce esta opción como distintivo personal. "No podría decir que Jordania es un país religioso, pero tampoco laico. Es una cosa entre...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Laura Fernández Palomo

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

7 comentario(s)

¿Quieres decir algo? + Déjanos un comentario

  1. emilio

    יהודים אשכנזים אמיתיים אינו יהודים אמיתי הם ספרדי אשכנזי הם גזלנים של העם היהודי

    Hace 7 años 5 meses

  2. Laura F. Palomo

    Una puntualización más: los testimonios y analistas mencionados en este artículos son locales - nacidos, criados y educados en la región - más cómodos expresándose en árabe que en otra lengua (incluido inglés): para ponderar las interpretaciones occidentalistas que se les atribuye. Nada parecido a la realidad.

    Hace 7 años 6 meses

  3. Laura F. Palomo

    Estimado Javier: El fenómeno del ateísmo dejó de tener relevancia hace décadas, cuando la financiación e injerencia de Arabia Saudí consiguió expandir su fundamentalista visión del Islam en los países de la región, también de Europa, como ahora vemos. Por eso este comentario en el artículo: "Hasta los años 80, Jordania era un país abierto. Los estados de El Golfo exportan esta variante del salafismo y muchos líderes religiosos, por ejemplo, de los Hermanos Musulmanes recibieron financiación saudí para ir a estudiar allí. Al volver, trajeron estas concepciones". La relación de Irán con Siria conecta con la reivindicación de los ciudadanos más críticos de esta región: no es tanto el debate de las confesiones sino del laicismo; de separar política y religión, como no consiguen hacer los regímenes (todos, sin excepción) de esta zona del mundo para librar sus batallas o intereses. Estimado Ybarra: El laicismo es también un debate creciente en Israel, donde la distancia entre Tel Aviv y Jerusalén (donde impera la concepción confesional) es cada vez mayor. No sólo por la ley judía que ha querido aprobar el Ejecutivo, sino por la cantidad de israelíes que están abandonando el país para escapar de una identidad definida en nombre de un Dios. Estimado Severiano: toda la razón.

    Hace 7 años 6 meses

  4. Severiano

    Poner en mayúsculas, quería decir.

    Hace 7 años 7 meses

  5. Severiano

    No entiendo esa absurda costumbre que hay en la prensa, desde hace algún tiempo, de poner en mayúsculos el artículo de los nombres de lugar, rompiendo los artículos contractos. Aquí se habla del "país de El Nilo", los "Estados de El Golfo"... resulta molesto. Todos estamos acostumbrados al "país del Nilo", los "Estados del Golfo". Se lee mejor.

    Hace 7 años 7 meses

  6. Jorge Ybarra

    1) "Y al oeste del reino hachemita, Israel y su pretensión de constitucionalizar un Estado judío." Esta frase es bastante estúpida. Porque lo que el escriba señala como "pretensión" es una realidad desde 1948. 2) Un título mejorado: Prohibido ser ateo en Oriente Próximo, menos en Israel.

    Hace 7 años 7 meses

  7. Javier

    El auge del ateísmo en los países árabes supone una novedad y algo reciente sólo para quienes han empezado a prestarle atención desde recientemente,es decir,analistas y periodistas occidentales.Es un fenómeno que viene teniendo una relevancia considerable desde hace décadas. Por otra parte no acabo de entender la conexión entre la relación con Irán y el sectarismo o no del régimen sirio.

    Hace 7 años 8 meses

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí