1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

El envenenado legado del PP: 6.100 millones de agujero y cinco pelotazos

Gallardón colocó la capital en cabeza de la deuda europea. Ana Botella la redujo recortando gasto social. La futura alcaldesa tendrá que lidiar con bancos y millonarios para gobernar la ciudad

Ángeles Caballero Madrid , 20/05/2015

De izquierda a derecha, Francisco González, Ignacio González, Ana Pastor y Ana Botella, durante la presentación del proyecto Distrito Castellana Norte, que supone la recuperación y puesta en marcha de la Operaci&oacut
De izquierda a derecha, Francisco González, Ignacio González, Ana Pastor y Ana Botella, durante la presentación del proyecto Distrito Castellana Norte, que supone la recuperación y puesta en marcha de la Operaci&oacut Chema Moya

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Lo perverso del latiguillo y el facilón juego de palabras es que se alojan de inmediato en la memoria. Y entre el pim pam propuesta de Antonio Miguel Carmona, el tic tac de las agujas del reloj de Pablo Iglesias, el auge naranja y el #somosManuela, la contienda electoral llega a su fin y el Palacio de Cibeles se prepara para recibir a nueva alcaldesa -probablemente Aguirre, probablemente Carmena- con una herencia recibida… y envenenada.  

Alberto Ruiz-Gallardón, expresidente de la Comunidad de Madrid (1995-2003),  exalcalde de Madrid (2003-2011), exministro de Justicia (2011-2014) y ex “el hombre que pudo reinar en el PP”,  inició una senda de gastos faraónicos que colocó a los madrileños con una deuda galopante y asfixiante de más de 7.000 millones de euros. Le dejó a Ana Botella un nuevo ayuntamiento y de paso la capital más endeudada de Europa. Bendita herencia. La alcaldesa ‘que llegó sin urnas y se va sin urnas’ ha repetido como un mantra que la gestión económica ha sido el as en la manga de su gestión. Se ha erigido como la ex primera dama que apostó por la austeridad. Pero maticemos. Gracias a los gestores capitalinos, los madrileños se han gastado 6.536 millones en tres candidaturas olímpicas que fueron tres noes como los de Pedro a Jesucristo. Candidaturas que han incluido infraestructuras como la Caja Mágica y el Centro Acuático. Sí, están en lo cierto: no eran necesarias desde el minuto en el que se puso la primera piedra.  

Con una deuda de 7.000 millones de euros en 2013 que asfixia el aire como la boina de polución de adorna Madrid, a cierre de 2015, y según datos oficiales del propio Ayuntamiento, esa cifra habrá adelgazado 800 millones. Más de uno de cada cinco euros de presupuesto se destinan a pagar una deuda que, con esos 6.100 millones euros, no incluye dos generosas propinas: 218 millones de la Empresa Municipal de Vivienda y 136 millones de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo, esa misma que vende pisos a fondos buitre que posteriormente ejecutan desahucios. 

 Gracias a los gestores capitalinos, los madrileños se han gastado 6.536 millones en tres candidaturas olímpicas que fueron tres noes como los de Pedro a Jesucristo

En esta ensalada de datos no pueden faltar los 3.161 millones de euros de intereses de demora por la deuda que se han pagado también en ese trienio. ¿A base de qué? Felicidades a los malpensados: a base de recortes. Recortes como un nuevo contrato de basuras que ahorra 80 millones de euros al año pero que tiene Madrid más sucia; la subida del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), el copago en teleasistencia a los mayores y la no ejecución de presupuestos sociales. “Pura ingeniería contable básica”, señalan desde la oposición. 

Pero esa austeridad de la que se siente orgullosa la todavía alcaldesa frente a su antecesor no es lo único que ha caracterizado su mandato. Hay un gesto de continuidad que permanece incluso más allá de Gallardón. Se llama urbanismo a la carta, un capitalismo de amiguetes que la oposición en el consistorio ha denunciado en numerosas ocasiones y que se traduce en una historia de amor con tintes tóxicos entre los gestores de la capital y las grandes constructoras, algunas de ellas capitaneadas por nombres como Florentino Pérez y Juan Miguel Villar Mir. El primero acaba de declarar como testigo por la Operación Púnica y el segundo aparece en los Papeles de Bárcenas. No hay más preguntas, señoría.  

La futura alcaldesa se encontrará con varios melones abiertos, pero hay cinco operaciones que merecen atención: Campamento, Chamartín, Bernabéu, Edificio España y Canalejas. Por lo que implican para la ciudad, por el dinero y los nombres en juego, y porque dependiendo del partido que ocupe el Ayuntamiento a partir del 13 de junio, no está garantizada su continuidad.  

La futura alcaldesa se encontrará con varios melones abiertos, pero hay cinco operaciones que merecen atención: Campamento, Chamartín, Bernabéu, Edificio España y Canalejas

Operación Campamento 

El 21 de enero de 2005, el Consejo de Ministros del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, a propuesta del ministro de Defensa (José Bono) y de la ministra de Vivienda (María Antonia Trujillo), acordó iniciar la Operación Campamento en Madrid. Una operación que llevaba entonces unos 10 años paralizada y que supondría “un conjunto de actuaciones administrativas, jurídicas, urbanísticas y de política de vivienda que se desarrollará sobre una superficie de casi nueve millones de metros cuadrados de suelo”. Pero ha llovido mucho en estos diez años y el Grupo Wanda, capitaneado por el empresario chino Wang Jianlin, lidera ahora este proyecto en el que se alternan luces y sombras. Luces como las que ve Mercedes González, número cuatro en la lista del PSOE a la Alcaldía de Madrid, cuando afirma  que “es una operación indispensable para reequilibrar la ciudad, porque los distritos del sur y del este de la capital han estado olvidados por la Administración del PP. Si esta zona hubiera estado en Barajas, se hubiera desarrollado, como se hizo con Valdebebas, pero como está en el sur de la Latina, no ha importado”. 

González insiste en que “hay que valorar qué es lo que se quiere, si un negocio o un proyecto de ciudad. El inversor chino quiere construir al parecer pisos de lujo, centros comerciales y muchas oficinas. ¿Pero hay demanda? El proyecto solo es compatible si reequilibra la ciudad”. Desde el PSOE aclaran que están a favor de su desarrollo si se mantiene el porcentaje de vivienda protegida, en torno al 60%, y se dota la zona de las infraestructuras culturales, sociales y deportivas necesarias. “Si llegamos a la Alcaldía impulsaremos la operación”, afirma Mercedes González. 

Después del fiasco (según se mire) de Eurovegas y la espantá de Sheldon Adelson con el cheque a otra parte, la llegada de Wang Jianlin ha estado plagada de especulaciones. La última noticia que atañe al proyecto la publicó hace días el diario El Mundo y revelaba que la mayor parte de los terrenos de la Operación Campamento, que pertenecen al Ministerio de Defensa, salieron el pasado 27 de abril a la venta en el portal de inversiones inmobiliarias addmeet.com sin que se especifique ningún precio. El anuncio colgado por dicha compañía, especializada en este tipo de operaciones, publicita la "venta prevista" de 1.550.576 metros cuadrados con un volumen de edificabilidad de 1.132.098 metros cuadrados. Una comercialización pública que llega meses después de que el magnate chino haya presentado un detallado proyecto para estos terrenos, finalmente sin casinos, en el que ha prometido invertir 3.000 millones de euros.

Después del fiasco de Eurovegas y la espantá de Sheldon Adelson con el cheque a otra parte, la llegada de Wang Jianlin ha estado plagada de especulaciones 

Dinero que parece fagocitar el resto de aristas del proyecto. Así lo denuncia Alberto Tellería, vocal técnico de Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. “No nos gusta cómo está planteada. Hay que escuchar a las asociaciones vecinales de la zona y hacer un estudio de las necesidades, no un proyecto buscando solo la rentabilidad económica”, aclara. “La zona tiene patrimonio, cuarteles militares que tenían el carácter de protegidos, como el cuartel Muñoz Grandes”, denuncia. Hasta 2009 estaba protegido por decreto municipal pero ese año el ayuntamiento cambió de opinión y descatalogó todo el complejo militar sin previo aviso y sin ninguna explicación. Amparándose en esta desprotección premeditada, y tras ser declarado en estado de “ruina inminente”, el día 29 de octubre de 2012 se inició la destrucción del cuartel, explica Tellería. “Defensa solo busca hacer caja, y no hay que olvidar que la zona tiene un importante valor ecológico aunque estéticamente el campo no sea atractivo”, añade. 

Otro de los grupos de la oposición, UPyD, está a favor de la iniciativa privada como elemento dinamizador de la ciudad, pero exige que, si finalmente se materializa la operación, se desarrollen las dotaciones sociales que estaban planificadas en los proyectos a los que se comprometieron, desde diferentes administraciones, PP y PSOE. “Aluche, Campamento, el distrito de Latina en general, necesitan escuelas infantiles, bibliotecas, dotaciones públicas en definitiva, y eso no puede quedar de lado”, cuenta David Ortega, portavoz municipal del partido en el Ayuntamiento de Madrid.  

La delgada línea que separa al gestor político del promotor. Para Ignacio Murgui, número dos en la lista de Ahora Madrid a la Alcaldía de la capital, este tipo de operaciones responde a un modelo de ciudad que beneficia a los constructores,  promotores inmobiliarios y dueños del suelo. “Es un concepto de ciudad en el que los recursos se encaminan a hacer negocio. Ya no es el mercado el que determina, sino el Estado puesto a disposición de determinados grupos empresariales que curiosamente son los escogidos para gestionar servicios públicos”, añade. 

Edificio España

De la mano del mismo inversor chino que promueve y promete para la Operación Campamento, huele a otro de esos casos de traje a medida. A la medida del que extiende el cheque, en este caso los 265 millones de euros que Wang Jianlin le pagó al Banco Santander por hacerse con él. Un edificio imponente en la céntrica Plaza de España que albergará viviendas de lujo, un hotel y un área comercial y para el que el ayuntamiento ha modificado el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM). Una reforma legal en función de un proyecto privado. 

Un edificio imponente en la Plaza de España que albergará viviendas de lujo, un hotel y un área comercial y para el que el ayuntamiento ha modificado el Plan General de Ordenación Urbana de Madrid

En el PSOE recuerdan que el edificio está protegido y que el ayuntamiento debe “levantar la Plaza de España para construir un aparcamiento que puede costar unos 40 millones de euros. Es inviable para las arcas municipales”. Mercedes González reitera: “No heredaremos ningún proyecto del PP, y éste lo es. Pero en este caso no hay nada firmado, no hay ningún compromiso, no hay nada que paralizar. Hay que revisar esta operación, que no está entre nuestras prioridades, que están en el sur y el este de la capital”. 

Mucho más alarmados se muestran desde Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. Alberto Tellería la define como una operación “brutal” para la que el ayuntamiento ya ha aprobado descatalogar su protección y reducirla para mantener solo la fachada, no su estructura. “Si sale adelante, la Plaza de España se convertirá en la alfombra del edificio. Se han inventariado 555 árboles y tras las obras solo quedarían tres. El resto serían cortados o trasplantados, algo inviable porque muchos morirían. En la zona hay más de 100 árboles singulares”, explica. 

Embalado en su discurso, apuntala: “Quieren cavar la plaza y transformarla en un parking con cinco plantas y un centro comercial con enlaces subterráneos al edificio. Es un expolio del patrimonio urbanístico. Aunque se llame plaza, la Plaza de España no es una plaza, es un parque, un jardín”. 

Las últimas noticias que hacen referencia a este proyecto tienen a la justicia de por medio. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) -mediante decreto de 30 de marzo de 2015, comunicado recientemente a Ecologistas en Acción- ha admitido a trámite el recurso contencioso-administrativo, interpuesto por esta organización, contra la modificación puntual del plan general de Madrid que reduce el nivel de protección del emblemático Edificio España para permitir su demolición parcial. El tribunal ha requerido a la Comunidad de Madrid el expediente administrativo completo. 

Operación Canalejas

Con Villar Mir hemos topado. El ingeniero, el empresario, el que aparece en los Papeles de Bárcenas y el amigo de los políticos del PP. Con sus planes para Canalejas se leyeron titulares como “Villar Mir revoluciona el centro de Madrid”, como si se tratara de la enésima estrella con aura hollywoodiense que pìsa suelo patrio. Pero no.  

Al Grupo Villar Mir, encabezado por Juan Miguel, se le ocurrió un día que quería convertir los seis edificios situados en la plaza de Canalejas y en los números 6, 8, 10, 12 y 14 de la calle de Alcalá, junto a la Puerta del Sol, en un hotel de cinco estrellas de la cadena Four Seasons, en 35 pisos de lujo, cómo no, en un centro comercial de tres pisos. La constructora compró los inmuebles en 2012 al Banco Santander por 215 millones de euros; el coste de la obra, a cargo del estudio de arquitectura Lamela, asciende a 285 millones. En diciembre, el Grupo Villar Mir obtuvo un crédito de 268 millones de euros, en la mayor operación de financiación otorgada en España a un proyecto inmobiliario en los últimos años. Ese crédito prevé que la construcción se alargue hasta tres años, pese a que, en un principio, Villar Mir dijo que las obras acabarán en otoño de 2016.

A Villar Mir se le ocurrió un día que quería convertir los seis edificios situados en la plaza de Canalejas en un hotel de cinco estrellas de la cadena Four Seasons, en 35 pisos de lujo y en un centro comercial de tres pisos

A David Ortega, portavoz de UPyD en el Ayuntamiento, le sorprenden las prisas por acelerar este proyecto pero no ese “capitalismo de amiguetes” que lleva recordando en cuatro años de legislatura. “Se han cambiado leyes, como la autonómica de Patrimonio Histórico, y se ha favorecido esta operación por promoverla quien la promueve. Lo más grave es que se ha destruido patrimonio protegido, como ha reconocido el propio ayuntamiento”, añade. Desde el PSOE recuerdan que el centro comercial revitalizará la zona, “pero la aportación económica del ayuntamiento (soterrará el paso de los autobuses y construirá un intercambiador que costará unos 40 millones de euros) es elevada para un momento delicado como éste”.  

“Otro expolio del patrimonio”. “Una catástrofe”. Así, sin lugar para grises, lo definen desde Madrid Ciudadanía y Patrimonio. “Es un proyecto destructivo por el que se ha reducido la protección de algunos edificios. Hicimos una consulta a la Comunidad de Madrid y se puso de parte de los promotores para aconsejarles que pidieran la desprotección de los edificios. Lo nunca visto”, denuncian. Denunciado ante la fiscalía, Alberto Tellería cuenta que han conseguido que los jueces paralicen en torno al 10% de las obras, las que afectan a los dos edificios bienes de interés cultural (BIC) - la antigua sede del Banco Central Hispano y el edificio de La Equitativa-, pero el daño ya está hecho”.  

Canalejas ha hecho mella en el patrimonio histórico de la ciudad y lo ha convertido en un cascarón vacío, explica Ignacio Murgui, desde Ahora Madrid. “No podemos permitir que estos titanes empresariales tengan más fuerza que los gestores políticos”, añade.  

Operación Chamartín

Uno de los flecos bien atados antes del paso por las urnas el próximo 24 de mayo. Hace casi una semana, el Ayuntamiento de Madrid cerró la redacción definitiva del plan de reforma parcial urbanística que deja vía libre a la reforma de la zona norte de la ciudad conocida como Operación Chamartín, que la corporación que salga de las elecciones del domingo deberá someter a ratificación en pleno.

La Operación Chamartín acoge un proyecto para remodelar el norte de Madrid que se paralizó por la crisis económica y que revivió a finales de enero gracias a un acuerdo entre las tres administraciones y el BBVA, que prevé una inversión de casi 6.000 millones en los próximos 20 años y crear unos 122.000 empleos. Otra iniciativa y otra foto para Ana Botella e Ignacio González que también levanta sospechas de los consultados.  

La Operación Chamartín acoge un proyecto para remodelar el norte de Madrid que se paralizó por la crisis económica y que revivió a finales de enero

Mercedes González, del PSOE, recuerda que hay muchas presiones de los bancos para sacar este proyecto adelante. “Es una  operación muy costosa que no es necesaria para la ciudad. Hemos presentado alegaciones al proyecto, porque no es el momento político, ya que el ayuntamiento está cerrando un ciclo y empieza otro con la aparición de nuevos partidos y de nuevos protagonistas; y no es el momento económico. El ayuntamiento debería aportar más de 1.000 millones de euros, algo inviable. Hay que revisar este proyecto de arriba abajo”, afirma. 

Otra operación con otros titanes al frente. En este caso, la banca. Con sus zonas verdes y residenciales y una prolongación de 3,7 kilómetros para el Paseo de la Castellana. “No hay demanda de pisos de lujo, ni de empresas extranjeras que quieran instalarse en Madrid, como para que esta operación sea viable”, dicen desde el PSOE. Otro proyecto especulativo que solo busca soluciones económicas, dicen desde Madrid, Ciudadanía y Patrimonio. Coinciden con los socialistas en que no hay demanda para que sea rentable y denuncian otra agresión al patrimonio. “Preveía acabar con dos ermitas históricas y muy populares, Nuestra Señora de Lourdes y San Roque. Se había previsto incluso su traslado, algo inviable. Como mucho se podían reproducir en otra zona. También preveía eliminar dos vías pecuarias, de obligada conservación. Pero la Comunidad de Madrid renunció a ellas y se las dio a los promotores privados”, aclara Alberto Tellería.  

Para David Ortega, de UPyD, “no se puede negar que la Operación Chamartín tendría efectos positivos en barrios del norte de la ciudad como Begoña, Tres Olivos y Las Tablas, pero tenemos serias dudas sobre su financiación y planteamiento. Por otra parte, hay que destacar la total opacidad con la que el ayuntamiento ha llevado este asunto, sin informar a la oposición municipal, de la que formo parte”. 

 Ampliación del Santiago Bernabéu

Una de las pocas piedras en el zapato de Florentino Pérez. Del presidente de ACS, del Real Madrid y del Gobierno si quisiera. Otrora concejal del Ayuntamiento de Madrid y la mano que mece la cuna de muchos proyectos. Ejemplo de que no se sabe dónde empieza el empresario y acaba el político. Su palco del Bernabéu. Échenle un vistazo alguna vez. Impresionante. Al cabeza de lista por el Real Madrid se le ocurrió que quería ganarle metros a su estadio y se puso a ello. Se aprobó en el Pleno Municipal y se argumentó la necesidad del proyecto porque era por y para Madrid. Un foco de atención que superaba cualquier atractivo cultural de la capital. Pero la justicia, a veces caprichosa (pensará Florentino), ha anulado la ampliación del estadio y la posibilidad de construir un complejo comercial y hotelero. Ya saben, más tiendas, más hoteles. Nada nuevo bajo el sol. 

El PSOE defiende su abstención en el pleno “porque la zona es un foco de turismo y desarrollo económico y entendimos que es un campo de fútbol obsoleto y que necesita una remodelación. Y además, es un gasto que hace un club”. No lo tiene tan claro UPyD, que votó en contra argumentando que el trueque de terrenos que ofrecía el empresario por hacer la ampliación suponía una pérdida de patrimonio para Madrid de 10 millones de euros. “Ese intercambio de parcelas estaba totalmente minusvalorado, estamos ante otro caso más de urbanismo a la carta”, explica David Ortega. Para Alberto Tellería , éste no es un tema en el que su asociación haya entrado en profundidad aunque no se trata únicamente de una operación privada porque requiere del trasvase de edificabilidades. “La pregunta que surge en este proyecto es si el Santiago Bernabéu está hoy bien ubicado. Cuando hay partido de fútbol, se cortan calles, se reducen carriles de circulación, se desvían líneas de la EMT, el tráfico de la zona se ve afectado con dobles filas y líneas de autobuses que ocupan espacios prohibidos. Puede haber riesgo en casos de incendios y evacuaciones. ¿No tendrá más sentido estudiar su reubicación?”.  

Cualquiera le pregunta al señor Pérez. La respuesta, a partir del 24-M. 

Autor >

Ángeles Caballero

Es periodista, especializada en economía. Ha trabajado en Actualidad Económica, Qué y El Economista. Pertenece al Consejo Editorial de CTXT. Madre conciliadora de dos criaturas, en sus ratos libres, se suelta el pelo y se convierte en Norma Brutal.

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí