1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Bernardo Ruiz, un ciclista de otro tiempo

14/05/2015

Bernardo Ruiz durante el Tour de Francia.
Bernardo Ruiz durante el Tour de Francia. Corbis

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Los viejos aficionados al ciclismo vivimos de mitos. No nos importa. Somos conscientes de ello y lo disfrutamos. Nos refugiamos en ese espacio infinito donde el pasado dibuja escenas que pertenecen ya a nuestra propia memoria emocional, la que nos une con un deporte al que amamos sobre todas las cosas. Tenemos grabadas en la retina incluso aquellas etapas que nunca vimos. Batallas sobre las que leímos en un viejo periódico o escuchamos en boca de nuestros padres. Se agolpan en esa memoria que hemos ido alimentando durante años nombres de montañas míticas, como el Tourmalet, el Galibier o el Alpe d’Huez, colosos que probablemente ya nunca escalaremos, aunque algún día soñamos con ello, y apellidos que retumban en nuestros oídos con la fuerza de los héroes. Coppi, Bartali, Anquetil… Ciclismo en blanco y negro. Hombres con piernas cinceladas al sol abrasador de julio en el Tour de Francia o ateridas por el frío de un invierno interminable en el Giro de Italia. Ciclistas con los tubulares en bandolera, cubiertos de sudor, enjutos, descarnados, lanzados a tumba abierta.

Con diez años ya trabajaba en el campo y repartía frutas y verduras con su padre. Bernardo fue un hijo del estraperlo y de la cartilla de racionamiento

Tiene el ciclismo, como ningún otro deporte, ese aire épico que recorre la espalda de quien siente en sus venas el pulso acelerado de una pasión. Algunos de esos mitos tienen nombre español. Son hijos de un país empobrecido que trataba desesperadamente de olvidar una guerra dramática, una guerra atroz que se llevó lo mejor de sus vidas: la niñez. Uno de esos colosos se llama Bernardo Ruiz. Nació en Orihuela en 1925 y tan solo tenía diez años cuando echó a rodar la primera edición de la Vuelta Ciclista a España. Para entonces aquel chaval, el cuarto de una familia de cinco hermanos, ya trabajaba en el campo y repartía frutas y verduras con su padre. Bernardo fue un hijo del estraperlo y de la cartilla de racionamiento. Puede decirse que la miseria de aquel país le hizo ciclista, gracias a los ciento cuarenta kilómetros que recorría diariamente con aquella bicicleta de veinte kilos de peso. Entonces, aquel hierro con dos ruedas que costaba Dios y ayuda mover era ya un medio de vida para revender el aceite y el tabaco en el mercado negro. Carreteras polvorientas de una España arrasada aún por el hambre de la posguerra. Así fue esculpiendo esas piernas que años más tarde escalarían la Croix de Fer y el Galibier.

Cuentan que fue su hermano Tomás quien le compró la primera bicicleta de calidad, gracias a los dineros ahorrados tras regresar del frente ruso. De este modo aquel voluntario de la División azul puso al joven aprendiz de ciclista en el camino del profesionalismo. Aquellas 425 pesetas del año 1943 que costó la máquina cambiarían el futuro inmediato del joven Bernardo. El resto lo pusieron su esfuerzo y su clase. Cuando llegó al punto de salida de su primera carrera en el Circuito de las Angustias, vestido con un pantalón corto, una camiseta de futbolista y sus zapatos de domingo, el resto de participantes le miró con desdén. No volvieron a verle hasta la meta, subido en el podio, donde ocupó el primer cajón. Tenía por entonces tan solo dieciocho años. Su carrera fue meteórica. Un año más tarde ganaría la Vuelta a Valencia y en 1945, gracias a una suscripción popular organizada en su pueblo, pudo competir por libre y sin equipo en la Volta a Cataluña, donde resultaría brillante vencedor. Las 17.000 pesetas del premio obtenido le permitieron devolver a sus vecinos el dinero adelantado para la inscripción y, lo más importante, convertirse por fin en un ciclista profesional. Aquel joven de Orihuela ganaría la Vuelta a España de 1948 y probaría por primera vez la dureza inmisericorde del Tour de Francia un año más tarde. Pudo comprobar que la carrera francesa era otra cosa. Ni siquiera llegó a terminar la edición de 1949, aquella emocionante carrera que acabó ganando el mítico Fausto Coppi por delante de su álter ego, Gino Bartali, el monje volador. Bernardo Ruiz se enteró por la radio y juró que volvería para resarcirse de la decepción que supuso su abandono.

Su mejor año, aun no consiguiendo ninguna victoria parcial, fue 1952: aquel año acabó tercero en París detrás de Coppi y Okers

Su regreso a la carrera francesa no pudo ser mejor. Quedó noveno en la clasificación general en 1951 y consiguió ganar dos etapas. Lo hizo a lo grande: fue el primer español en lograrlo en una misma edición del Tour. La primera victoria se produjo en una jornada de montaña que concluyó en Brive el 14 de julio, día de la fiesta nacional en Francia, y la segunda, cuando la prueba estaba ya a punto de concluir, en otra etapa escarpada que finalizaba en Aix-les-Bains. Pero sin duda su mejor año, a pesar de no conseguir ninguna victoria parcial, fue 1952, cuando terminó subiendo al podio de París por detrás de Coppi y de Okers. El alicantino fue testigo de excepción de una imagen que inmortalizaría el fotógrafo Carlo Mantini. La instantánea de Coppi y Bartali ascendiendo el Galibier y compartiendo deportivamente un bidón de agua en pleno esfuerzo constituye ya una imagen inolvidable de este deporte, una fotografía que retrata los valores de solidaridad dentro de una competición tan cruel, tan inhumana, como el Tour de Francia. Una imagen que significaba en cierto modo la reconciliación entre las dos Italias enfrentadas política y deportivamente, la comunista y la católica, alrededor de dos monstruos de ciclismo.

Fue un espejismo. Pocos segundos después Coppi, el Campionissimo di Castellania, desataría una tormenta de fuego con un ataque brutal que dejaría sentado al otro genio italiano. El grupo perseguidor quedó reducido a cenizas. Tan solo Jean Robic, el pequeño y descarado francés que había ganado la edición de 1947, y Bernardo Ruiz tuvieron fuerzas para seguirle en la distancia. Pero Coppi era ya inalcanzable. Convertido en un auténtico ciclón tras ver claudicar en el Galibier al veterano Bartali, aquel ciclista irrepetible que consiguió impedir una guerra civil gracias a su victoria en la carrera francesa unos pocos años antes, se lanzó como un poseso hacia la victoria, cruzó la meta de Sestriere y se convirtió en un mito del Tour. Tras él, siete minutos y medio más tarde, llegaría aquel muchacho de Orihuela que terminaría por ocupar el tercer puesto en el podio de París. Bernardo Ruiz había conseguido sacarse la espina de su abandono de 1949 y demostrar al mundo y a sí mismo que podía codearse con los mejores. Los buenos aficionados al ciclismo seguimos viviendo de sueños.

Los viejos aficionados al ciclismo vivimos de mitos. No nos importa. Somos conscientes de ello y lo disfrutamos. Nos refugiamos en ese espacio infinito donde el pasado dibuja escenas que pertenecen ya a nuestra propia memoria emocional, la que nos une con un deporte al que amamos sobre todas las cosas. Tenemos...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Deja un comentario


Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí