1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

John Lanchester / Periodista financiero y novelista

"Londres ya no es el Reino Unido ni Europa. Se ha manhattanizado"

Andy Robinson Londres , 7/05/2015

El periodista y novelista John Lanchester.
El periodista y novelista John Lanchester. Jeremy Sutton-Hibbert

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Novelista primero, periodista financiero después, John Lanchester, autor de la novela y bestseller Capital, es el perfecto guía para entender las elecciones británicas y la colisión inminente entre los bancos y fondos globales de la City londinense y el euroescepticismo que crece como la espuma en la Pequeña Inglaterra excluida.

Lanchester, de 52 años, ha logrado lo imposible en el precario mundo de los medios de comunicación: convertir el largo ensayo (4.000 o 5.000 palabras) sobre las finanzas y la macroeconomía desde la crisis en un género rentable de periodismo popular. Desde que empezó a escribir sobre la crisis financiera y sus secuelas, las suscripciones de la revista London Review of Books se han disparado. Es cuestión de estilo.

Entrevisté a Lanchester en The Delauney, una cafetería estratégicamente situada en medio del distrito del teatro, junto a Drury Lane, aunque no muy lejos de la London School of Economics. Habíamos quedado para conversar sobre su nuevo libro, Cómo hablar del dinero, ahora publicado en España por Anagrama, con el fin de preparar un artículo sobre el “analfabetismo económico” que yo escribía para La Vanguardia.

Lanchester –como los jóvenes estudiantes de la fantástica campaña Post crash economics-  teme que la falta de conocimientos del electorado sobre los asuntos económicos sea un grave peligro para las democracias de la post crisis, o las postdemocracias, motivo por el cual el mito de la austeridad necesaria va extendiéndose por toda Europa. (Los lectores interesados pueden leer una serie de artículos al respecto publicados en La Vanguardia).

Pero hablamos también de asuntos más cercanos a las elecciones. Concretamente, del extraño hecho de que aquel thatcherismo supuestamente meritocrático que había derribado - lo decían hasta los postcomunistas de Marxism today- el antiguo régimen británico haya dado paso, 40 años después, a un gobierno que incluye un puñado de old etonianos y otros ex alumni de escuelas privadas de exquisito pedigrí, todos de enorme riqueza patrimonial.

La casta no es lo que era antes de la Dama de Hierro sino que regresa en versión aún más decadente

David Cameron, hijo de un old etonian y stock broker de los días previos al Big Bang (la desregulación financiera) en la City, nieto de William Mount el primer baronet de Wasing, ex alumno de Eton y de Oxford. George Osborne, el Chancellor of the Exchequer, perseguidor implacable del welfare scrounger (los gorrones del bienestar) e hijo mayor de Sir Peter Osborne, decimoséptimo baronet de Ballentaylor.

Sin olvidar a Boris Johnson, otro old etonian y candidato favorito para sustituir a Cameron en caso de una derrota tory. Esto sí que es un casta. Pero, como explica Lanchester, hijo de un ejecutivo del HSBC que llegó a Londres desde Hong Kong en los años ochenta, la casta no es lo que era antes de la Dama de Hierro sino que regresa en versión aún más decadente.

Llama la atención cómo va cambiando el Partido Conservador en lo que respecta a la clase social. Porque hace 30 años surgió la idea de que Thatcher, la hija del tendero, y el hombre “corriente y gris” John Major habían convertido a los tories en un partido sin privilegios, de cultura meritocrática e hípercompetitiva. En la expresión política de la City después del Big Bang: ya no hacía falta haber estudiado en Rugby o Eton para ser un ministro conservador. Pero, ¡ahora tenemos a Cameron y Osborne!

Creo que es un problema muy gordo para los conservadores. No tienen una narrativa sobre la desigualdad. Los tories están en fase de regresión, van hacia atrás. Vuelven a parecer un partido tradicional aristócrata. Esto sucede porque es demasiado difícil crear un nuevo modelo político compatible con estos niveles de desigualdad. No pueden verbalizarlo. Es decir, con Thatcher y con el New Labour de Tony Blair llegó ese modelo neoliberal que ya ha durado casi un tercio de siglo. Aquello del “trickle down”: más desigualdad, pero más crecimiento y prosperidad también. Thatcher lo dijo sin pelos en la lengua. “La prosperidad de las sociedades depende de un grupo relativamente pequeño que llega más arriba”. Pero eso era entonces. Desde entonces, nadie ha explicado la situación real al electorado. Nadie ha dicho: “Vais a tener muchísima desigualdad. Are you cool with that? (¿Os mola eso?)". Creo que, desde la crisis, se ha levantado el velo que cubría el tema de la desigualdad. La gente está diciendo: “¡Oye! espera un momento. No recuerdo haber votado a favor de esto”. Ante esto, los tories han vuelto a ser old etoinans. Hay seis o siete en el gabinete de Eton. Sus principales asesores también lo son.

Y probablemente sacarán más escaños que los laboristas. ¿Cómo es posible?

Creo que el voto UKIP volverá a los tories. Los kippers (arenques ahumados, votantes de UKIP) están recibiendo instrucciones de que votar a UKIP es como votar a Milliband. Quieren un referéndum sobre Europa. Los tories lo prometen y los laboristas no. Pero lo que es muy llamativo es el hundimiento del voto de los dos grandes partidos. Hace inútil nuestro sistema electoral. El 40% siempre te ha dado una mayoría estupenda. No era bueno pero estaba muy claro. Y esto ya no lo vamos a tener.

La City, en cambio, no es igual que antes del Big Bang. Es extraño porque Owen Jones escribió The establishment, que es, tal vez,  una idea un poco como la casta para Podemos. Pero en la City no mandan los de siempre. No son old boys como los de antes. Pero en el Gobierno, sí. ¿Cuál es la diferencia entre este nuevo establishment y el viejo?

Es curioso que el Reino Unido tenga un entorno como la City en la que no hay clase social

Me gusta mucho la obra de Owen jones. Pero su idea de clase es un poco antigua. Es cuestión de ser de la escuela privada o no. Y en la City les importa un bledo si ibas a escuela privada o no. Lo único que les interesa en la City es cuánto dinero puedes ganar. Los bancos echan al 10% de los operadores cada año. Contratan a tanta gente para echar a los que no rinden. Y es verdaderamente meritocrático, el club de los old boys desapareció... Es curioso que el Reino Unido tenga un entorno como la City en la que no hay clase social. Pero creo que Owen tiene toda la razón cuando habla de los privilegios patrimoniales que persisten. Lo ves en el último presupuesto de Osborne. Ya no vas a pagar impuestos por inversiones de hasta 1.000 libras. Pero solo el 50% de los británicos tiene ahorros para invertir. Y solo el 20% tiene más de 30.000 libras. Hay mucha riqueza heredada. Pero esa no es la clave de la City. Vivimos una suerte de wimbledonizacion del sector financiero: el lugar es la vieja Gran Bretaña pero el talento es internacional. El Big Bang (la desregulación de las finanzas) cambió eso en los años ochenta.

Ha cambiado Londres más que el resto del país. Quizás…

Yo vine a Londres en los años ochenta y era una ciudad gris, aburrida y provinciana. Y ahora puedes pensar cualquier cosa sobre Londres, pero gris y provinciana, no. Es una ciudad llena de energía, diversidad y extrema desigualdad. Y creo que el principal motor de ese cambio es que se convirtió en el centro del capital internacional.

¿Hasta qué punto ha dejado de ser Londres parte del Reino Unido?

Londres ya no es ni Reino Unido ni Europa. Se ha manhattanizado. Es más rica y más desigual que el resto. Si quitas Londres del Reino Unido, te queda un país mucho más equitativo. Es un problema enorme para el Reino Unido. Crece el resentimiento de la gente hacia Londres. Tiene todo el dinero, toda la cultura, todo el poder político, todos los medios de comunicación, y –en un sentido amplio- es donde viven todos los extranjeros. Los blancos británicos ya son menos del 50% en Londres. Gran parte del sentimiento escocés que se expresó en el referéndum y con el SNP es un rechazo a Londres. La gente mira a la capital y no se reconoce en ella.

Su novela Capital fue una profecía del crash…

Mi primera novela salió hace 20 años. Y sigo considerando que es mi trabajo principal. En realidad todo lo que he escrito sobre finanzas viene de los preparativos para ese libro. Quería escribir sobre el Londres de aquellos días. Y si escribes sobre Londres inevitablemente acabas interesándote por las finanzas porque es una parte enorme de lo que es Londres. Sobre todo cuando comparas a la ciudad con lo que era antes. Nací en Alemania, crecí en Hong Kong. Mi padre era banquero y entonces trabajaba para el HSBC. Empecé a escribir Capital en 2005 y tenía la sensación de que se acercaba un pinchazo. Se palpaba aquella inconfundible fiebre antes del crack. Mi padre siempre decía: “Lo único que necesitas para ser un genio de las inversiones es una memoria corta y un mercado alcista”. Y en Londres el sector inmobiliario generaba esa sensación. Se veía que iba a pinchar. Entonces no sabíamos que los lectores acabarían sabiendo cosas que los personajes desconocían. Es una ironía trágica, en el sentido clásico. Y claro, cuando finalmente llegó el pinchazo, resultó ser algo mucho más grande, verdaderamente aterrador. Y las secuelas duraron mucho más. Yo pensé que iba a ser un pinchazo inmobiliario. Y me equivoqué a lo grande. ¡Casi el único activo financiero que no se ha hundido han sido los inmuebles en Londres!

Novelista primero, periodista financiero después, John Lanchester, autor de la novela y bestseller Capital, es el perfecto guía para entender las elecciones británicas y la colisión inminente entre los bancos y fondos globales de la City londinense y el euroescepticismo que crece como la espuma en la...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Andy Robinson

Es corresponsal volante de ‘La Vanguardia’ y colaborador de Ctxt desde su fundación. Además, pertenece al Consejo Editorial de este medio. Su último libro es ‘Oro, petróleo y aguacates: Las nuevas venas abiertas de América Latina’ (Arpa 2020)

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí