1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

OWEN JONES / ENSAYISTA Y AGITADOR

"La privatización de lo público amenaza la democracia"

Arturo Noain Londres , 1/05/2015

Owen Jones, en Londres, después de la entrevista. 
Owen Jones, en Londres, después de la entrevista.  A. N.

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Con un rostro angelical y una voz profunda, Owen Jones es a sus 31 años una de las diez personas más influyentes de la política británica y se ha convertido en uno de los referentes de la izquierda. Incluso el líder del Partido Laborista, Ed Milliband, toma prestadas sus declaraciones. ¿Su última proeza? Mostrar quién maneja los hilos en su libro El Establishment. La casta al desnudo (Seix Barral). 

Cuando no está defendiendo la sanidad pública en las calles, Jones se encuentra en un plató de televisión debatiendo las últimas medidas de David Cameron o participando en unas conferencias del movimiento Occupy. A pesar de su complicada agenda, el ensayista y agitador recibe a CTXT en una céntrica cafetería de Londres donde, cómo no, pide un té con leche para acompañar la entrevista.

En su libro El Establishment describe cómo las actuales esferas de poder se comienzan a asentar a finales de los setenta con una ideología neoliberal propia de la derecha política. Parece que la izquierda en todo este proceso permaneció sentada a la espera...

La izquierda se derrumbó por una serie de derrotas desmoralizadoras. El economista estadounidense Milton Friedman dijo que, para conseguir un cambio, las crisis son necesarias. El crecimiento de la nueva derecha a finales de los setenta demostró gran astucia en la utilización de la crisis económica que afectaba a Occidente, y aventajó así a la izquierda, que no estaba preparada para ello. Por otro lado, se produjeron los ataques a los sindicatos, particularmente en sitios como Reino Unido donde eran la columna vertebral de la izquierda. Sobre todo, el final de la Guerra Fría supuso la muerte de cualquier alternativa, ya no sólo al capitalismo, sino también al libre mercado. Así el neoliberalismo llegó a una nueva fase triunfal que obstaculizó cualquier victoria de sus oponentes. El escritor Fredric Jameson dijo: "Es más fácil imaginar el fin del mundo que el fin del capitalismo". La izquierda quedó totalmente desmoralizada y fragmentada, desplazándose hacia la derecha en su forma más convencional, mientras el resto se dispersó y discutían entre ellos.

¿Considera la izquierda ha encontrado su mensaje?

Creo que está empezando a resurgir. España y Grecia muestran que la izquierda puede volver a la acción. Es imaginativa, creativa... e intenta comunicar sus ideas de otra forma. Debido a todas aquellas derrotas desmoralizadores y a su divorcio con sus raíces y la clase obrera organizada, su mensaje se perdió entre discusiones irrelevantes. La izquierda comienza a recuperarse y eso se puede ver no solo en España y Grecia, sino en cualquier otro sitio, incluso en Gran Bretaña. La crisis económica ha hecho pedazos gradualmente la idea de que no existe alternativa, todas las encuestas demuestran que la gente no apoya el neoliberalismo, la ciudadanía no apoya las privatizaciones de los servicios básicos ni la bajada de impuestos a los ricos... En el pueblo existe una sensación de resignación, pero es diferente, es la perspectiva de que no existe alternativa. El neoliberalismo ha tratado la desigualdad y las injusticias como si fueran el clima: te puedes quejar de la lluvia pero no hay nada que puedas hacer sobre ello. Cuando esta resignación se desploma es cuando el neoliberalismo se enfrenta a su némesis y es lo que vemos ahora en España con Podemos o en Grecia con Syriza, el comienzo de una nueva realidad.

España y Grecia muestran que la izquierda puede volver a la acción

En su libro Chavs: la demonización de la clase obrera trata este tema y cómo la clase obrera ha perdido su conciencia de clase. ¿Este resurgir de la izquierda tiene que ver con un regreso de esa conciencia?

El mito popular de que las clases sociales son cosas del pasado ha muerto. El mito murió por la crisis económica, por la austeridad, por la política de nuestro Gobierno y su objetivo de favorecer a los privilegiados. Lo que quieren los de arriba y lo que nosotros queremos es muy diferente. A pesar de la idea de los noventa de que todos somos clase media, el sentimiento de clase ha vuelto, quizá de una forma pasiva por la destrucción del movimiento sindical. En los setenta, los conservadores hicieron pública una declaración de intenciones que aseguraba que el problema de Reino Unido no era la existencia de clases, sino el sentimiento de clase. Eso es lo que trataron de deshacer, por ejemplo, cuando Margaret Thatcher dijo que no existía la sociedad, sino sólo individuos y familias. Querían que la gente se sintiese como individuos cuidando de sí mismos y sus familias, en el sentido de que si tienes éxito es gracias a tu esfuerzo y si fracasas es tu culpa y te mereces la pobreza y el desempleo porque sólo eres un vago sin talento suficiente. Es esta promoción del individualismo lo que ha ayudado a mantener el orden existente y las injusticias que sufrimos.

El mito popular de que las clases sociales son cosas del pasado ha muerto.

Resulta sorprendente el análisis que realiza en su último libro sobre las relaciones entre el poder económico y político. Por ejemplo, asegura que en los primeros quince meses del actual Gobierno británico, los representantes de empresas se reúnen con los ministros hasta en 1.537 ocasiones de forma oficial, y sin embargo, los representantes sindicales sólo lo realizan en 130 ocasiones. También describe numerosos casos de puertas giratorias. ¿Es posible acabar con eso?

Para hacerlo es necesario acabar con la financiación de las empresas a los partidos políticos, porque las grandes corporaciones no subvencionan a los partidos sin motivo, siempre esperan algo de vuelta, esperan que sus impuestos sean recortados, que los derechos de los trabajadores sean abolidos, esperan privatizaciones del sector público... Hay que deshacerse de esos flujos de dinero, y yo prohibiría a los políticos trabajar en empresas relacionadas con sus cargos oficiales. Nadie debería pasar del National Health Service [el servicio de sanidad pública británico] a trabajar para empresas privadas sanitarias. Hay que lanzar un plan contra las presiones políticas. En definitiva, hay que separar claramente a la política de las grandes empresas. Por ejemplo, evitando la privatización del sector público, que resulta ineficiente económicamente y es una amenaza para nuestras democracias.

Pero con la actual configuración de los Estados eso parece complicado. La negociación del TTIP (Tratado Transatlántica para el Comercio y la Inversión) diseña las relaciones internacionales entre la Unión Europea y Estados Unidos y ni siquiera los eurodiputados tienen pleno acceso.

El TTIP es un buen ejemplo porque las corporaciones pueden forzar a Gobiernos electos a aprobar ciertas políticas cuando estas afectan sus propios beneficios. En Australia existe un tratado similar, por ejemplo, y cuando el Gobierno australiano intentó introducir cajetillas de cigarrillos blancas para todas las marcas, la empresa tabacalera Philip Morris intentó detener al Gobierno porque evidentemente afectaría sus beneficios. La Unión Europea necesita un cambio drástico. Pongamos como ejemplo la National Railway [la red ferroviaria británica]. La gran mayoría de este país quiere renacionalizar la red, quién no querría, la red ferroviaria es una broma. Está fragmentada, es ineficiente, la más cara de Occidente... Es más barato volar hasta la otra punta del mundo que viajar en tren en tu propio país. Es una locura. Pero la Unión Europea  promueve la competencia en las redes ferroviarias, aunque la mayoría de los países, como Francia, encuentran la manera de esquivarla. Además hay que acabar con las políticas de austeridad, y cambiar las privatizaciones por una política social que defienda el interés de los trabajadores. Creo que la izquierda debe mostrarse más crítica y necesita unirse en el continente, como Podemos y Syriza, para cambiar la Unión Europea. 

Hay que acabar con las políticas de austeridad y cambiar las privatizaciones por una política social que defienda el interés de los trabajadores.

En sus dos libros hace referencia a la importancia de los medios de comunicación para crear ideas determinadas en la sociedad. ¿Considera que habría que instaurar algún tipo de control a los medios?

No, no un control estatal. Hablando en términos generales, no tenemos unos medios de comunicación libres. No es que nuestros medios estén controlados por el Gobierno, no somos Corea del Norte, pero sí están controlados por un grupo muy pequeño de magnates billonarios que defienden sus propios intereses y fijan el marco del debate político aceptado en Gran Bretaña. A pesar de que la mayoría de las personas quiere la nacionalización de la red ferroviaria, aumentar los impuestos de los más ricos, más derechos laborales, aumentar el salario mínimo..., ningún periódico convencional apoya esas medidas. Es ridículo. Y cualquiera que se enfrente al consenso establecido debe ser ignorado. Si ven algo que les amenaza ligeramente, tienen que pararlo. Aquellos que presentan una alternativa o les desafía de alguna manera son destruidos. Yo prohibiría a los magnates de los medios de comunicación poseer más de un periódico y prohibiría a magnates extranjeros, como Rupert Murdoch, poseer medios británicos.

Eso es el libre mercado... Y las redes son críticas con la prensa afín al poder.

Sí, hoy es posible desafiar a los medios convencionales en las redes sociales, es un gran paso adelante. Durante las protestas del G20 en 2009, un vendedor de periódicos, que no tenía nada que ver con las protestas, fue detenido por unos agentes de policía, le tiraron al suelo y murió. La policía mintió y la prensa reprodujo esa versión, pero afortunadamente alguien grabó lo sucedido. Hoy la gente puede hacerse escuchar en Twitter y otras redes de una forma nunca vista. En todo caso, yo incluiría una cláusula en los contratos de los periodistas para que puedan evitar que sus jefes les fuercen a hacer cosas que no son normales. Necesitamos la sindicalización de los periodistas y acabar con las prácticas no remuneradas.

¿Cree que estas son las razones por las que se propaga el racismo endémico que tanto critica en el libro?

Los medios de comunicación deberían desafiar al poder. Sin embargo, habitualmente sólo repiten lo que la policía les dice. Existen muchos casos de hombres, especialmente negros, asesinados en circunstancias sospechosas. Si eres negro, tienes seis veces más probabilidades de ser registrado por la policía en busca de drogas. Estos temas no han sido tratados adecuadamente por los medios. De hecho, necesitamos unos medios más representativos con, por ejemplo, más voces musulmanas.

¿Esta situación irá a peor con las próximas elecciones de Reino Unido? Me refiero sobre todo al crecimiento de UKIP, el partido independentista británico.

Sí, porque lo que hace es legitimar una forma de racismo que había sido derrotada en público y en los juzgados. El racismo parece ser aceptado de nuevo. La ultraderecha trata de estigmatizar a los pacientes extranjeros con VIH, y todavía recuerdo aquellos enormes carteles diciendo "26 millones de rumanos y búlgaros vienen a quitarte el trabajo", con un dedo apuntando a la gente de la calle. Lo que hacen es reconducir el odio de la gente hacía sus vecinos, y pone el foco lejos de los que tienen el poder. Los inmigrantes son un constante chivo expiatorio. En lugar de centrarse en los banqueros causantes del desastre económico, en los evasores de impuestos que no pagan millones de libras, en las grandes empresas causantes de la pobreza salarial que tiene que ser subsidiada por el Estado. Estos son los culpables pero el UKIP no habla de ellos. 

¿Cree que las elecciones de mayo pueden influir en la política europea o en otros países de la UE?

Sí, obviamente este país es un significativo Estado miembro. Lo que está sucediendo en Europa es un desafío creciente a la austeridad. Actualmente, el Partido Laborista es la única alternativa. Se han desmarcado de la derecha en temas como la evasión fiscal, la privatización del sistema de salud, el contrato de 0 horas, el impuesto a la vivienda... Los tories esperaban estar muy por delante pero en las últimas encuestas el Partido Laborista lidera por dos puntos sobre los conservadores. Así que están entrando en pánico... 

¿Por qué no ha surgido en Gran Bretaña una izquierda que represente valores como los de Podemos o Syriza?

Tenemos un sistema electoral problemático. Es muy difícil para un nuevo partido ganar diputados porque necesitas concentrar el apoyo en circunscripciones individuales. Puedes conseguir el 20% de los votos y no ganar ni un escaño. Si aparece un nuevo partido de izquierda, dividen el voto en las circunscripciones locales y eso da ventaja a los conservadores. También se debe a los sindicatos, para que un nuevo partido triunfe en Gran Bretaña necesita el apoyo de los sindicatos, que tradicionalmente apoyan al Partido Laborista. De todos modos, avisaría a los laboristas: que miren a Grecia, donde su homólogo griego en 2009 ganó las elecciones con un 40% de los votos y en las últimas consiguió el 4%. O a España.

Participó en la presentación de Podemos en Londres junto a Ken Loach e Iñigo Errejón, y ha demostrado públicamente su apoyo al partido español. ¿Qué ve en ellos que tanto le fascina?

Pienso que son muy interesantes e inspiradores en su desarrollo, vienen del movimiento de los Indignados... Soy la cuarta generación socialista de mi familia y entiendo la cultura y tradición de la izquierda, pero la mayoría de la gente no. La mayoría no piensa en términos de izquierda o derecha, piensan en temas que deben ser tratados y es lo que Podemos ha conseguido hacer: mostrar un mensaje convincente y coherente de acuerdo a la experiencia de las personas, en un lenguaje que pueden entender. Cuando la izquierda británica atacó a Podemos, sólo podía pensar que no estábamos en posición de criticar. Deberíamos aprender de ellos, saber por qué están triunfando, conocer qué están haciendo bien. Obviamente se enfrentan a obstáculos inevitables, la casta española está demonizándolos y atacándolos, pero eso se debe a que son una amenaza legitimada que tendrá ramificaciones, no sólo en España, sino en Europa.

¿No teme que sean una decepción?

Ese es siempre el peligro. Grecia, un pequeño país de la periferia europea, se está enfrentando al liderazgo de la Unión Europea y de las finanzas internacionales. Es David contra Goliat. Por supuesto que será difícil, es un barco que comienza a zarpar. La clave es movilizar a la ciudadanía en apoyo del nuevo Gobierno, será más sencillo aprobar políticas radicales si tienes a la gente detrás. Se trata de juntar la acción política parlamentaria y extraparlamentaria, así es como se consigue el cambio.

En el último capítulo de El Establishment habla de una revolución democrática necesaria. ¿Cuáles serían las claves para que tenga éxito?

Conseguir el cambio depende del sacrificio y la organización de los de abajo. Una revolución democrática se consigue cambiando la balanza de poder, dando el poder a la sociedad. Esto significa servicios públicos democráticos en lugar de en manos privadas como las redes ferroviarias o la energía, justicia fiscal con impuestos adecuados para los de arriba, más derechos laborales incluyendo a los sindicatos, que son el mayor movimiento democrático del país, difundir la democracia más allá de la política ofreciendo a la ciudadanía control sobre su economía y puesto de trabajo... Esta sería una pequeña base para desplazar el poder de los de arriba al pueblo. Podría ir más allá pero me parece un buen principio.

Una última pregunta. Tras dos grandes éxitos editoriales, ¿está ya trabajando en un tercer libro?

Sí, estoy trabajando en La política de la esperanza. Quiero ver si las cosas pueden ser diferentes con una orientación internacional. En parte quiero analizar España y el auge de Podemos y así enseñar al mundo cómo un movimiento social puede desafiar al poder, creo que es fascinante. La idea es mostrar alternativas, darle esperanza a la gente. Si sólo tienes ira contra los inmigrantes y desempleados, aceptas la injusticia y todo se convierte en resignación. Necesitas dar esperanza a la gente, necesitas dar una sensación de sociedad. Me gustaría dar esperanza a las personas, y probablemente será más placentero de escribir.

 

El Establishment”, de Owen James, acaba de ser publicado en España por Seix Barral.

Autor >

Arturo Noain

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí