1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Gestas y leyendas

Hinault, orgullo de Tejón

A Bernard Hinault le apodaban Le Blaireau, El Tejón, y eso es algo que en España siempre extrañó. ¿Cómo se podía llamar a uno de los más grandes campeones, a un hombre conocido por su tenacidad y orgullo, con el nombre de este simpático mustélido?

Marcos Pereda 23/04/2015

Bernard Hinault gana el 65 Tour de Francia.
Bernard Hinault gana el 65 Tour de Francia. DUTCH NATIONAL ARCHIVES

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

A Bernard Hinault le apodaban Le Blaireau, El Tejón, y eso es algo que en España siempre ha extrañado. ¿Cómo se podía llamar a uno de los más grandes campeones ciclistas, a un hombre conocido por su tenacidad y su orgullo, con el nombre de este simpático mustélido, de este bichejo escurridizo y de hábitos discretos con cuyo suave pelaje se hacen las mejores brochas de afeitar? Aunque supongo que ya no hay brochas de esas, ni nadie que las utilice, ni se hacen con pelo de animal, y desde luego cada día es más y más difícil ver a un tejón entre los sembrados o los árboles… Pero los que menosprecian la puntualidad del mote son aquellos que nunca han visto un tejón. Porque los tejones son celosos, son fieros cuando se les molesta, aunque de lejos puedan parecer peluches abrazables. Pero no, en realidad son animales que no dudan en encararse frente a otros mucho mayores, que siempre parecen enfadados, que hacen huir a los perros de caza. Y así, pequeño y orgulloso, tenaz y agresivo, era Bernard Hinault. Así que no me vengan con asuntitos de si El Caimán y tonterías parecidas. Le Blaireau. Y punto.

Y al Tejón no le gustaban las clásicas belgas, no le agradaban en absoluto. Allí hacía frío, solía llover y sus verdaderos objetivos, las Grandes Vueltas, quedaban aún lejos. Además en las Clásicas Hinault no podía comportarse casi nunca como el gran dominador que era, jamás conseguía sacar a relucir esa formidable resistencia que acababa convirtiéndose en su mejor arma. Y, sobre todo, estaban ellos, los ciclistas belgas. O los flamencos, más concretamente, esos corredores de ADN particular que llevan grabado a fuego la lucha hasta el final en las carreras de casa. Esos de "cuanto peor, mejor", los que jamás se rinden, los que dominan la bicicleta como si fuera una bailarina en los tramos embarrados de adoquines, en los diabólicos bergs de pendientes imposibles. Los flamencos para quienes vencer en "sus" carreras justifica toda una vida deportiva. Todo ello jugaba en contra de Hinault, que jamás amó estas pruebas. Del Tour de Flandes dijo que era un circo y que como él no se sentía un payaso jamás participaría en él. Y cumplió su promesa. De la París-Roubaix (que, como dijo Roger de Vlaeminck, era la carrera flamenca que se disputaba más al oeste) opinaba que era una "carrera de mierda, pero acudiré a ella para demostrar que puedo ganarla". Y también lo hizo. Aquel era Hinault, el gran Hinault. Le Blaireau.

¿Hemos dicho ya que también era orgulloso? Cuando Hinault empieza a dibujarse como el siguiente gran campeón de la bicicleta, en ese año 1977 de transición ciclista a todos los niveles, su figura es aún poco respetada en Bélgica. Sí, gana mucho, es joven con sus solo 22 años, pero no epata. No es Merckx, claro, pero tampoco De Vlaeminck, o Maertens. Nada más, otro francés bueno. Y eso a Hinault, claro, le hace hervir la sangre. Porque por mucho que uno sea un veinteañero el genio se tiene desde siempre. Y cuando hablamos del bretón lo hacemos del gran camorrista de la historia centenaria del Tour de Francia, en palabras de Chany.

Así que esa primavera de 1977 Hinault decide viajar a Bélgica para demostrar a quienes no confían en él que es el mejor. Vence en Gante-Wevelgem, primera pica en Flandes para el francés, y unos días después se dispone a participar en la Lieja-Bastoña-Lieja, la carrera que más amará siempre de las que discurran en terreno belga, la francófona, la que tiene ese aire moderno y cosmopolita tan diferente de las granjas de Flandes, de sus cielos oscuros. Porque en Lieja incluso parece que llueve menos…a veces.

El amor de Hinault por la Doyenne, la Vieja Dama, es correspondido, y sobre esa ruta dibujará algunas de sus gestas más hermosas. Como la muy glosada edición de 1980, con el Tejón en el apogeo de su dominio en una carrera bajo la nieve en la que sólo acaban una veintena de ciclistas y le deja las manos congeladas durante semanas. O en 1979, cuando solo el fornido y elegante Thurau impide un triplete del francés, rodando como (casi) nunca volvería a hacerlo después.

Pero en ambas ocasiones estamos ante un Hinault en apogeo, un auténtico titán del deporte que ejerce su tiranía por aplastamiento físico, sí, pero también por un sometimiento mental sobre todos sus adversarios. Ese es el Hinault maduro, el de 1977 es diferente, ni siquiera lleva en su pecho aún el mítico dibujo a rayas blancas y amarillas y negras de la Renault. No, La Regie es todavía un sueño, y los éxitos de Hinault llevan los colores del Gitane-Campagnolo. Es aún un ciclista con ciertas inseguridades, que no duda en esconderse bajo el paraguas táctico y técnico de su director. Claro que su director es nada menos que Cyrille Guimard…

Y quizás sea precisamente ese 24 de abril de 1977 cuando se produce el cambio, cuando el Tejón se convence de que sus garras están lo suficientemente afiladas como para desafiar al mundo del ciclismo. Y ocurre en Lieja, claro.

La mañana es fría y lluviosa en la ciudad belga, después de haber soportado una noche de tormenta en la que parecía que el cielo se iba a desplomar sobre las cabezas de todos, como dijo aquel otro bretón genial, el pequeñito de bigotes rubios. La carrera se mantuvo controlada durante toda su primera parte por los equipos de los grandes ases belgas, que lanzaban peones adelante en busca de escapadas tácticas. En el pelotón, rodeando a Hinault, lo más granado del ciclismo.

Es en la Côte de Stockeu donde aparece, como siempre en esa subida, la figura grandiosa e imponente, el aura irreductible, del gran Eddy Merckx. Y es un Merckx cansado, es un Merckx vetusto el que lleva su maillot blanco y azul de la marca Fiat. Es un Eddy más débil, un ciclista que ya todos saben no es indestructible. Pero sigue siendo Merckx, y tras él, a su rueda, saltan los mejores del momento. Y entonces todo se convierte en un avispero en el cual seis hombres se destacan, con los flamencos De Vlaeminck y Maertens vigilando al también flamenco (pero francófono, Eddy siempre fue el traidor para ellos) Merckx, con Dierickx y el alemán Thurau como invitados en ese juego de miradas y desafíos. Y luego él, claro. Porque allí, entre todos los ases, en mitad de una guerra silenciosa pero cruenta, está Hinault, dispuesto a demostrar que también puede ganar a los belgas. En Bélgica, claro.

Es entonces, con el grupo destacado y a solo treinta kilómetros de la meta, cuando el cielo se vuelve de gris ceniza, y la lluvia se convierte en nieve. Y ellos, claro, aprietan los dientes. Porque Merckx venció así en Lavaredo, y De Vlaeminck es Monsieur París-Roubaix, y Maertens es flamenco de pura cepa y Hinault no piensa rendirse. Poco después Thurau ataca, y tras él se lanzan Dierickx e Hinault, sobrepasándole. Los otros tres se quedan quietos, esperando cada uno que tiren los demás. Al final es Merckx quien, por costumbre, se lanza a la caza, pero sin llegar a dejarse la vida en ella, porque no quiere arrastrar a sus dos grandes rivales a la victoria. Luego se quejará en meta, dirá que no entiende la táctica de Maertens, que era el más rápido del grupo y que se acabará retirando sin ningún Monumento en su palmarés. Freddy dice que no tenía piernas, De Vlaeminck que corría a la expectativa y Eddy pedía a los periodistas una explicación que ellos no tienen. Viejas heridas se reabren mientras por delante una nueva estrella emerge.

Porque quizás el propio Merckx llegó a darse cuenta de que lo que estaba sucediendo era, sencillamente, un cambio de ciclo. Y que el sprint triunfal de Hinault sobre Direickx marcaba un relevo en la Historia del ciclismo. Que él, que ellos eran el pasado. Y que el futuro pertenecía a ese joven arrogante y agresivo, que agradecía en meta los consejos de su no menos arrogante y agresivo director deportivo. Puede que en aquel momento Eddy comprendiera. O puede que fuera Hinault el que, en un ramalazo de furia, se lo hiciera comprender a todos.

Hinault había triunfado sobre los belgas. En Bélgica. Con autoridad, avec panache, en condiciones dantescas. Estaba preparado para dominar el mundo ciclista con puño de hierro. Y todo, todo, empieza en aquella tarde de primavera gélida, en un rincón de Bélgica. Allí enseñó los dientes Le Blaireau.

A Bernard Hinault le apodaban Le Blaireau, El Tejón, y eso es algo que en España siempre ha extrañado. ¿Cómo se podía llamar a uno de los más grandes campeones ciclistas, a un hombre conocido por su tenacidad y su orgullo, con el nombre de este simpático mustélido, de este bichejo escurridizo y de...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Marcos Pereda

Marcos Pereda (Torrelavega, 1981), profesor y escritor, ha publicado obras sobre Derecho, Historia, Filosofía y Deporte. Le gustan los relatos donde nada es lo que parece, los maillots de los años 70 y la literatura francesa. Si tienes que buscarlo seguro que lo encuentras entre las páginas de un libro. Es autor de Arriva Italia. Gloria y Miseria de la Nación que soñó ciclismo y de "Periquismo: crónica de una pasión" (Punto de Vista).

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí