1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Chorizópolis (VI)

Granos jugosos, granos agridulces

David M. Moreno 26/04/2015

Francisco Granados, durante un acto del PP, entre Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, el 18 de noviembre del 2011.
Francisco Granados, durante un acto del PP, entre Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy, el 18 de noviembre del 2011. Guillermo Martinez

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Granada: “Fruto del granado, de forma globosa […], corteza de color amarillento rojizo, delgada y correosa, que cubre multitud de granos encarnados, jugosos, dulces unas veces, agridulces otras”. Los equipos policiales siempre suelen hacer un brainstorming (tormenta de ideas) cuando tienen que bautizar la investigación que han puesto en marcha. Un simple ritual. En este caso, el principal protagonista era Francisco Granados Lerena, durante muchos años la mano izquierda de Esperanza Aguirre en el Gobierno madrileño (la derecha era Ignacio González), por lo que bastó con buscar una palabra relacionada con el otrora todopoderoso político del PP. “¿Cómo se dice granada en latín?”, preguntó un agente de la UCO. “Púnica granatum”, contestó otro tras hacer una búsqueda en Google. “Suena bien. La llamaremos así, operación Púnica”.

Un nombre que tiene muchas connotaciones. No solo porque sirve para señalar al principal político implicado en la trama, sino porque el caso tomó forma desde varias investigaciones independientes, que en un principio no estaban conectadas entre sí, como los granos de una granada que se sueltan pero que proceden de un fruto común. Granos jugosos, como los negocios que Francisco Granados consiguió para su amigo de la infancia, el empresario David Marjaliza Villaseñor, alias Mortimer. Dos amigos que exprimieron la granada durante 15 años disfrutando de los granos dulces que producen la impunidad y la avaricia, y que han tenido el mismo final agridulce, una celda de 11 metros cuadrados. Porque esta historia no se entiende sin sus dos protagonistas, Francisco y David. Sobre ellos gira una trama que ha dejado, de momento, 51 detenidos e imputados y 150 empresas investigadas, y que tiene visos de salpicar a muchos más políticos y empresarios.

El 21 de junio de 2007, Francisco Granados era un hombre feliz. Formaba parte del nuevo Gobierno de Esperanza Aguirre, que había revalidado victoria electoral unas semanas antes. Ese día, Granados prometía, no juraba, su nuevo cargo como consejero de Presidencia e Interior. Casualidades de la vida, en esa misma fecha el equipo número 4 de la Agencia Tributaria iniciaba una investigación fiscal contra una empresa de rimbombante nombre, Vancouver Gestión, cuyo 50% pertenecía a David Marjaliza. Había ciertas facturas, de elevada cuantía, que levantaron las sospechas del erario público. La investigación se amplió en diciembre de 2007 a un abogado del turno de oficio que se había hecho empresario para probar fortuna, Miguel Tercedor Moreno, dueño de la sociedad Ademo Asesoría Integral.

Un año después, en octubre de 2008, la Agencia Tributaria abría diligencias por delito fiscal contra Vancouver por un presunto fraude de 673.000 euros en el pago del impuesto de sociedades y del IVA: el caso cayó en el juzgado número 6 de Parla. El 7 de julio de 2009, Miguel Tercedor confesaba ante los inspectores de Hacienda que había emitido facturas falsas para Vancouver Gestión. La sociedad de Marjaliza le pagaba por trabajos ficticios, luego el abogado sacaba el dinero en efectivo, tras quedarse una comisión del 5%, y se lo devolvía en billetes de 500 a intermediarios de Marjaliza. Lo había hecho porque estaba arruinado y tenía ya “seis órdenes de embargo” contra sus bienes, según declaró.

Hacienda solo tuvo que tirar del hilo y ver qué otras empresas eran propiedad de Marjaliza por si habían seguido la misma dinámica. Se investigó a Tuvalu Gestión (50% propiedad de Mortimer), Atalia Grupo Patrimonial (25%), Servicios Logísticos Inmobiliarios (100%), Estudio de Patrimonios y Gestión Urbana (41%), Impronta, Rehabilitación y Servicios (25%), Aruba Gestión (100%), Gestión y Técnicas de Ordenación Urbana (15%) y H2 Puente largo (6%). Algunas de estas investigaciones fiscales se judicializaron, otras no. El fraude podía superar los cuatro millones de euros.

En febrero de 2009 salía a escena otro personaje, con un peculiar tono de voz. David Javier Merino Morena hablaba para la revista Interviú. Alto directivo de la constructora DHO (la unión de Dico, Harinsa y Obrum), aseguró que su empresa, de la que era accionista Marjaliza, había pagado comisiones a cargos públicos para obtener contratos y recalificaciones. “Pagábamos en todos los sitios donde construíamos. Hemos actuado en Las Rozas, Majadahonda, Boadilla, Coslada… y muchísimo en Valdemoro cuando era alcalde Francisco Granados (…) Era el tío más sucio del mundo, a ése le he dado yo el dinero directamente”, afirmó Merino.

El caso se judicializó en Almería, pero todo fue rocambolesco. Merino acudió a un notario para retractarse de lo publicado por la revista y en noviembre de 2009 el juez decidió no investigar los hechos al no encontrar indicios de delito. El sindicato de extrema derecha Manos Limpias, experto en meterse en todos los fregados judiciales con perfil político y mediático, llevó el caso a la Fiscalía Anticorrupción aportando una grabación de Merino en la que este reconocía que le habían presionado para desdecirse de lo que había afirmado en Interviú. Pero a nadie se le ocurrió en esos momentos conectar esa investigación con las que ya había abierto la Agencia Tributaria contra otras sociedades de Marjaliza.

La granada, que fue engordando año tras año, no empezó a pudrirse hasta marzo de 2013. Fruto de la venganza. La Fiscalía Anticorrupción recibió por correo ordinario una carta escrita a máquina, de un solo folio, con un contenido claro: “Existe una empresa llamada Waiter Music, que en realidad es de Francisco Granados, que se ha llevado contratos amañados en ayuntamientos madrileños”. Una empresa que organizaba conciertos y verbenas. Alguien de la competencia, harto de perder las adjudicaciones, mandó la misiva, de solo cuatro párrafos, a la Fiscalía. Se inició una discreta investigación, que no encontró hallazgos significativos, pero sí algunos indicios.

El Cascabel

El 13 de noviembre de 2013, Granados, entonces senador, participaba por la noche en la tertulia política de 13TV El Cascabel, trajeado, gomina en el pelo, sentado a la diestra del tertuliano Francisco Marhuenda. No sabía que horas antes la Fiscalía había ordenado abrir diligencias contra él. Un mes después, el 24 de diciembre de 2013, la Oficina Federal de Justicia de Suiza solicitó a España asistencia jurídica por una investigación penal por delito de blanqueo de capitales que había iniciado en el marco de una gran operación contra el narcotráfico. Había aparecido una cuenta de 1,5 millones a nombre de Francisco Granados Lerena en el banco BNP Paribas. El 1 de febrero de 2014, la Fiscalía incorporó las diligencias abiertas procedentes de Suiza al caso iniciado por la denuncia sobre Waiter Music. Ante la magnitud del caso, la Audiencia Nacional se hizo cargo del mismo el 18 de junio de 2014. De las cuentas suizas de Granados, se llegó a otra que compartía con David Marjaliza. El resto fue tirar del hilo.

La Púnica se define con bastante simpleza, señalan los investigadores de la UCO de la Guardia Civil. Dos amigos, un empresario avezado y un político que se creía impune, haciendo negocios allí donde tenían posibilidades de éxito. Comenzando en Valdemoro, donde Granados como exalcalde hacía y deshacía a su antojo. El político, interpretando las funciones de ‘conseguidor’, y el empresario llevándose jugosas adjudicaciones. Luego Granados se embolsaba su parte en forma de comisión. El círculo se amplió posteriormente y entraron en juego más políticos y empresarios. El juez Eloy Velasco define a Granados y Marjaliza como “núcleo de la organización criminal”, y “centro de una amplia red de tráfico de influencias”. De los 11.400 folios del sumario que se han hecho públicos, gran parte versan sobre el patrimonio, las empresas y los negocios de Marjaliza, Granados, y sus respectivas esposas. El sumario incluye, por fin, las investigaciones que se abrieron hace años por parte de Hacienda contra las sociedades participadas por Marjaliza.

No es el final, ni mucho menos. La Audiencia Nacional está a la espera de nuevos informes de los investigadores. El más importante, uno que analiza el papel que desempeñaron tres diputados autonómicos del PP, entre ellos el vicepresidente de la Comunidad de Madrid Salvador Victoria, dentro de la trama. La UCO analiza los contratos que la Comunidad de Madrid firmó con una de las empresas investigadas, Eico Online Reputation Managament, propiedad del empresario vasco Alejandro de Pedro Llorca, detenido también en la operación. Eico se dedicaba a crear webs de información local para mejorar la reputación en Internet de los clientes que le contrataban. Como la Comunidad de Madrid, que pagó los servicios de Eico para mejorar la imagen del presidente madrileño Ignacio González.

La UCO investiga cómo se pagaron esos contratos y si el dinero público utilizado para ello pudo salir de la Agencia Informática y de Comunicaciones de la Comunidad de Madrid (ICM), cuyo responsable fue también arrestado acusado de presunta malversación. La UCO cree que desde el ICM se giraron supuestamente facturas falsas a Indra (el 20% pertenece al Estado) con las que generar dinero negro con el que pagar a De Pedro. Los investigadores ya tienen testimonios de cargos públicos que han reconocido que De Pedro se presentaba en algunas Administraciones como enviado de Granados. El juez también ha llamado declarar por este asunto en calidad de imputada a la periodista Isabel Gallego, jefe de campaña de Esperanza Aguirre y directora de Comunicación de la Comunidad de Madrid. Y como testigo a Florentino Pérez, ya que el Real Madrid también contrató a Eico. El juez preguntó a Pérez, ese ser superior según Butragueño, cómo llegó a Eico, cuánto pagó y qué trabajo le encargó.

Todos los granos de la granada estaban conectados. El hermano de Alejandro de Pedro es socio en una empresa panameña del exalcalde socialista de Cartagena, José Antonio Alonso Conesa (otro detenido en la operación). Y Alonso también fue socio de David Marjaliza en la empresa Belice 2000, luego bautizada Atalia Grupo Patrimonial, la investigada hace años por Hacienda por cometer fraude fiscal tras pagar facturas falsas a nombre del abogado Miguel Tercedor.

Según la Audiencia Nacional, Alonso y De Pedro “encabezaban un entramado de tráfico de influencias, que consiste en realizar ciertos trabajos para mejorar la reputación en Internet del político, lo que no sólo les sirve para obtener un lucro económico directo, que se financia con facturas publicas vinculadas a contratos públicos ajenos y de de terceros, sino que también les sirve para acceder luego a otro tipo de contrataciones públicas para sí o para terceros a cambio de una comisión, incurriendo presuntamente en los delitos de organización criminal, tráfico de influencias, cohecho, malversación, falsedad documental y fraude”. Demasiados granos agridulces para una sola granada.

Autor >

David M. Moreno

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí