1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

La tierra de las flores (podridas)

Moisés Pérez Pascual Valencia , 26/02/2015

Rita Barberá junto a Francisco Camps al volante,con Fernando Alonso, Montezemolo y Massa, durante la exhibición de la escudería italiana en Cheste, Valencia, en 2009.
Rita Barberá junto a Francisco Camps al volante,con Fernando Alonso, Montezemolo y Massa, durante la exhibición de la escudería italiana en Cheste, Valencia, en 2009. DIEGO TUSON

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Pelotazos, negocios turbios, comisiones, sobornos, adjudicaciones a amiguetes. La Comunidad Valenciana es un manantial de lodo corrupto. Del comerciante Eduardo Zaplana al solitario Alberto Fabra. Del fugaz José Luis Olivas al inefable Francisco Camps. Unos casos conectan con otros: es la red corrupta de un régimen podrido. De norte a sur. No hay fronteras.

Abróchense los cinturones. Esto es un viaje por las tramas que han saqueado una autonomía rozando la quiebra: adeuda 35.000 millones de euros. La factura de la corrupción asciende a 12.500 millones, según el documentado libro Tierra de Saqueo, de Sergi Castillo. La realidad supera a la ficción. Los valencianos han soportado sin despeinarse un récord difícil de igualar: más de 100 imputados entre todos los casos. Entre ellos, 14 ex consellers y dos ex presidents. El robo al más alto nivel. Y un partido convertido en “organización criminal”, según lo define la diputada de Compromís Mónica Oltra.

Castellón. Tierra de industria cerámica y del azulejo. Y también de caciques. ¿El principal? El archiconocido Carlos Fabra. Presidente casi perpetuo de la Diputación Provincial, su lugar de residencia ahora es la prisión. Encarcelado tras un juicio eterno, acabó condenado por fraude fiscal. La cantidad de origen desconocido: 4,7 millones. La defraudada: 700.000 euros. La suma del matrimonio de los Fabra alcanza el millón. 

El hombre del aeropuerto vacío salió absuelto de los delitos de tráfico de influencias y de cohecho. Un empresario que en otro tiempo fue amigo le acusaba de pedirle cantidades de dinero a cambio de que intercediera en la administración a favor de sus productos. Pese a que Fabra recibió 180.000 euros del denunciante, la juez estimó que no había pruebas suficientes para acreditar los delitos. Como Al Capone, el cacique cayó por lo mínimo: fraude fiscal.

Su delfín le supera. Francisco Martínez, ex vicepresidente de la Diputación, es la sospecha hecha persona. Nepotismo. Empadronamientos irregulares para –supuestamente- ganar las elecciones. Incrementos de patrimonio espectaculares. Un cacique con una afición muy enriquecedora: dar pelotazos. Está procesado por uno de ellos. La justicia, ahora, intenta poner luz a las sombras de su mandato.

Sus adjudicaciones a su socio empresarial cumplen una máxima: quién tiene un amigo tiene un tesoro. Filosofía patentada por el promotor, supuesto cabecilla de ‘Brugal’ y dueño del Hércules club de fútbol: Enrique Ortiz. Y experimentada con Sonia Castedo, ex alcaldesa popular de Alicante. Estrellas del capitalismo de amiguetes. Actúan siempre a dúo. Se necesitan uno al otro.

Pero hay más duetos. Tres ejemplos: Augusto Tauroni y Rafael Blasco; José Miguel Pérez Taroncher y Serafín Castellano; Ángel Fenoll y Fernando Cartagena. Los primeros son empresarios; los segundos, políticos. La lista es infinita. Símbolo de una “corrupción sistémica”. Es el juicio de Ignacio Blanco, diputado en las Corts Valencianes de Esquerra Unida.

Más que tres trajes

Aterrizamos en Valencia. Año 2012. Una coletilla suena como un mantra para exculpar al entonces imputado –ahora lo está por sus gestiones en la F-1- Francisco Camps, ex president de la Generalitat Valenciana. “Son sólo tres trajes”, se repite una y otra vez. La realidad lo desmiente. La rama valenciana de la Gürtel va más allá de tres simples piezas de vestir. Es un armario judicial inmenso. Una enorme fábrica textil. Está llena de contratos hechos a medida de la trama. De regalos de lujo y orgías preparadas para políticos de toda condición. Los hilos de Gürtel son inescrutables.

Su tejido llegó hasta los eventos más espirituales: la visita del Papa. Se amañó –supuestamente- el contrato de las pantallas. ¿El objetivo? Ganar con el sobrecoste. El contrato voló hasta 7,4 millones de euros. El coste para la adjudicataria: tres millones. Operación redonda que tuvo como “elemento nuclear” al ex presidente de las Corts y ex director de la Policía con Aznar, Juan Cotino. Recibió un chaquetón por su mediación –según la UDEF-. La ropa, esencia de Gürtel. El emporio familiar –dirigido por su sobrino- ha sacado tajada del erario valenciano. La oposición ha valorado los beneficios de Sedesa, la firma de los Cotino: 830 millones de euros entre 1998 y 2009. 

Sedesa –ahora en liquidación- forma parte de ese entramado de constructoras que financiaron ilegalmente el PPCV. En total, fueron diez. Todas con vinculaciones más allá de Gürtel con el partido del ‘régimen’. Hicieron negocios al calor de los pelotazos en plena orgía del ladrillo. Y con la connivencia del organizador de la fiesta: el PP. Incluso, aquellas no investigadas. Estrella Camps, hermana del ex president, actuó –según ha publicado El Confidencial- como conseguidora del rey del festival inmobiliario, Enrique Bañuelos. Otra vez, la familia. Resurrección de la Valencia de los Borgia.

Recalificaciones que necesitaban de un gran tejedor. Y eligieron al mejor: Rafael Blasco. Expulsado del partido por desobedecer a Alberto Fabra –no por corrupto, así es la famiglia-, fue condenado por robar fondos a los sin nada. El dinero de la ayuda al Tercer Mundo acabó sufragando pisos en Valencia. La colaboración para tal atrocidad fue cortesía de su empresario de cabecera: Tauroni. Su carrera política la examina ahora la Dama de la Justicia.

Pero la cloaca valenciana es inacabable. Incluso de ella brota la corrupción. Y en ella se produce un saqueo no menor: cifrado en 24 millones. Desfalco provocado por cargos locales del PP en la depuradora que saneaba las aguas de los municipios del área metropolitana de la capital del Turia. ¿El mecanismo? Hinchar las facturas que iban a las arcas de un empresario afín, hoy fugado. El sobrecoste venía a los responsables del ente. ¿En qué lo gastaban? En comilonas, traductoras rumanas y regalos.

Pura ficción surrealista que se incrementó cuando a uno de los cabecillas de la trama le sonrió la suerte: le tocó la lotería. Camps y Barberá –alcaldesa de Valencia desde 199- también tuvieron premio. Pero en forma de no imputación en Noós. El yerno del anterior monarca se llevó, según el sumario, 4,5 millones de los valencianos. Su homologo balear no tuvo tanta suerte: Jaume Matas sí fue imputado.

El caso es una muestra más de la gran habilidad de Barberá: driblar a las sospechas que le persiguen. Sus regates han esquivado varios escándalos: Gürtel y Emarsa. También, varias adjudicaciones polémicas. Pero la zaga judicial podría arrebatarle el balón. La investigación del agujero millonario de Feria Valencia le acecha. Necesitará sus mejores filigranas.

Castellano, actual delegado del gobierno en Valencia, es otro experto del regate. De sus adjudicaciones a dedo a su amigo y socio Taroncher solo sabe la hemeroteca. Y de su implicación en la otra Gürtel –caso Over Marketing-, una justicia sin medios y/o dormida en sus laureles. Sus fintas ya no tienen la misma eficiencia. Los tribunales le han quitado la pelota: se le investiga por otorgar contratos de 44 millones de euros al empresario que le pagaba las cacerías –icono patrio del capitalismo castizo- y una escopeta. La valenciana bate a la nacional.   

De Zaplana a la “polla insaciable”

Los grandes fastos no empiezan con Camps. Los importa un liberal especialista en vender humo y alicantino de adopción llamado Eduardo Zaplana. Asiduo al juego de la puerta giratoria, el ex president de la Comunitat y ex ministro de trabajo con Aznar siempre ha tenido la sospecha encima. Ya sea por el caso Ivex –contrato en B de la Generalitat con Julio Iglesias para la promoción turística- o por Terra Mítica.

Recinto recreativo vendido a precio de saldo, Terra Mítica se construyó en suelo de amigos. Convertido en una auténtica agencia de colocación de afines durante su época, el parque temático ha sido investigado por albergar una trama de facturas falsas. En ella, varios empresarios guardaban relación con el ex president. Tanto, que dos empresarios le acusaron de actuar de comisionista. Su sucesor –el interino Olivas- acumula imputaciones por el saqueo de Bancaja y Banco de Valencia. Junto a la CAM, fueron los pozos sin fondo que financiaron los caprichos de los amiguetes.

La corrupción en Alicante tiene un nombre: Brugal. Y un protagonista ineludible: Enrique Ortiz. Poseedor hasta la dimisión de Castedo de las principales contratas de la ciudad -las tres, con carrera en los tribunales, como el PGOU y la llegada de Ikea-, se calcula que su pelotazo alcanza los 97 millones.  

Ortiz es el cabecilla de una trama donde los regalos son lo habitual. Da igual si se trata de concejales del PP o del PSOE. Su ideología son los negocios. Y no importa lo que haya que hacer para conseguirlos. Si hay que colocar a alguien en la empresa, se le coloca. Que hay que gestionar un jet privado para el alcalde, se gestiona. Todo por la pasta. No en balde, en los pinchazos policiales, Ortiz se autodefine como “la polla insaciable”.

Sus negocios lo son todo. Y si para eso se tiene que aliar con empresarios de otras facciones populares, lo hace. Cómo con Ángel Fenoll. Capo de la basura en la comarca de la Vega Baja –fronteriza con Murcia-, es el icono de la denominada “Sicilia valenciana”. Ha sido condenado por compra de votos. Sus métodos son similares a los utilizados por la mafia, según la policía. Los sobornos y las extorsiones estarían entre ellos. Incluso comparte su negocio tradicional: la recogida de residuos. Hace dos semanas fue procesado por enterrarla en campos de limoneros. Al más puro estilo Gomorra.

Su imperio ahora se hunde al ritmo del naufragio del régimen popular. Alberto Fabra se antoja su último presidente. Se ha librado de la investigación de la F-1. De momento. Los socialistas lo acusan de malversación de fondos. El motivo: rescatar la empresa pantalla que utilizó Camps para organizar el gran premio. El pecado: estaba quebrada.

La sombra de la corrupción no tiene fronteras. Pero sí tiene un nombre, según la socialista Eva Martínez. “La corrupción en la Comunidad Valenciana se llama Partido Popular”.

Pelotazos, negocios turbios, comisiones, sobornos, adjudicaciones a amiguetes. La Comunidad Valenciana es un manantial de lodo corrupto. Del comerciante Eduardo Zaplana al solitario Alberto Fabra. Del fugaz José Luis Olivas al inefable Francisco Camps. Unos casos conectan con otros: es la red corrupta...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Moisés Pérez Pascual

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí