1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

De Santa Fé de Ralito a La Habana

Camilo Sánchez 26/02/2015

Sesiones de trabajo de la Oficina Alto Comisionado para la Paz.
Sesiones de trabajo de la Oficina Alto Comisionado para la Paz. Omar Alberto Nieto Remolina

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cada vez que en La Habana hay una declaración sobre el proceso de paz, los nervios y la paciencia tensan el debate público colombiano. Esta vez fue Iván Márquez, jefe negociador de la guerrilla de las FARC, quien sacudió hace pocos días la discusión en una entrevista para una cadena de televisión: "Para los guerrilleros, cero cárcel", dijo en tono pausado y enfático. Lo hizo justo cuando se discuten en paralelo los puntos donde se acordará el futuro judicial de los insurgentes: Fin del conflicto, dejación de las armas, y víctimas. El guerrillero tocó uno de los nervios más delicados de estos diálogos. Y removió fantasmas de un conflicto que ha dejado más de seis millones de damnificados a lo largo de medio siglo de guerra ininterrumpida. El Gobierno de centro derecha de Juan Manuel Santos tiene en la reciente desmovilización de los grupos paramilitares en Santa Fé de Ralito (2004-2006), al norte del país, una experiencia y un referente para corregir los errores de un proceso que, a pesar de tener características diferentes, forma parte de la misma historia de barbarie.

Es preciso dejar claras las diferencias entre los dos procesos. La periodista María Teresa Ronderos  afirma que los diálogos con los paramilitares se dan en un contexto donde se cruzan los intereses de diversos actores de la realidad colombiana (ganaderos, empresarios, políticos, militares, campesinos, entre otros). Fue una negociación en la cual hubo dificultades porque había varios elementos en común entre el Estado y el desarrollo del fenómeno paramilitar. Hubo momentos de la historia colombiana en los que dirigentes aprobaron normas que impulsaron la creación de escuadrones paramilitares. Y en su libro Guerras recicladas, una historia periodística del paramilitarismo en Colombia, relata la forma como el aparato paramilitar cooptó facciones importantes del poder político, llenó la falta de legitimidad institucional en territorios y se aprovechó para perpetuar el horror criminal.

Los paramilitares no se levantaron en armas contra el establecimiento. Por el contrario, muchas veces actuaron en connivencia con el Ejército y la policía, y antiguos miembros de la fuerza pública formaron parte de su andamiaje criminal. Cuando empezaron las conversaciones con los paramilitares, el Gobierno de derecha  de Álvaro Uribe (2002-2010) no reconocía la existencia de un conflicto armado en Colombia. Se trató entonces de un acuerdo de desmovilización acompañado de un proceso judicial transitorio, que le ofrecía a los paramilitares penas de entre cinco y ocho años de cárcel a cambio de revelar la verdad de sus atrocidades y de no volver a delinquir. Los diálogos de La Habana, por otra parte, se dan con un grupo insurgente como las FARC, que se alzó en armas contra el Estado hace mas de cincuenta años buscando acceder al poder y establecer un régimen de corte comunista.  Se trata de una agrupación que, hasta el momento, no considera válida la vía política y se rebela contra la legitimidad del establecimiento. El narcotráfico, por su parte, es un fenómeno que permeó, financió y corrompió a todos los actores de este conflicto.

Ahora bien, las fuentes consultadas coinciden en que es posible trazar paralelos y recoger enseñanzas de dos procesos cercanos en el tiempo y donde se entreveran todos los vericuetos grises, rencores acumulados, atrocidades, aciertos y desaciertos del conflicto. Existe un consenso entre las fuentes consultadas en que el proceso con los paramilitares tuvo un enfoque reteñidamente judicial. La estrategia se concentró en la responsabilidad penal de los victimarios. La extradición de algunos cabecillas, además, truncó el proceso de reconstrucción de los hechos. Es decir, de la verdad. María Teresa Ronderos, directora del programa de periodismo independiente de la fundación Open Society, sostiene que "la lección más profunda del proceso con los paras, que se enmarca dentro de la Ley 975 o de Justicia y Paz, es que la salida que le encontraron a un problema profundamente político fue meramente judicial. Todo se volcó hacia unos procesos judiciales eternos, que han tenido que ir parchando y reformando por el camino".

En el mismo sentido, el sacerdote jesuita Francisco de Roux, quien ha participado en los diálogos de La Habana, recuerda las palabras de Alan Jara, político secuestrado durante ocho años por las FARC: "Él siempre termina el testimonio de su secuestro diciendo ‘a mi no me interesa que metan a la cárcel a mis victimarios. Yo lo que pido es que nunca vuelva a haber secuestros en Colombia". El punto cinco de la Agenda se refiere a las Víctimas. Allí se definirá la estrategia jurídica que afectará a los guerrilleros y sobre la que Iván Márquez se refirió de forma tajante.

Es un tema que genera desconfianza en la guerrilla. Oscar Parra, periodista del portal Verdad abierta, sostiene que la sociedad y el Estado deben preparase para respetar los acuerdos a los que se llegue con la guerrilla. "En la Ley de Justicia y Paz, muchos ‘paras’ ya cumplieron sus penas máximas de ocho años, pero se les está aplazando y dilatando la salida de la cárcel por múltiples presiones. Otros fueron extraditados. Está comprobado que la extradición va en contra vía de la reconstrucción de la verdad, uno de los pilares fundamentals para la reparación de las víctimas".

Desde los altos mandos militares observan con escepticismo las penas de la justicia transicional. En Colombia cientos de oficiales son investigados por violaciones a los derechos humanos. Y muchos ya han sido condenados a varios años. "Claro que hay que hacer justicia", apunta de Roux, "pero el problema es que en esto no se metieron solo paramilitares, guerrilleros, y el Estado, sino además políticos y empresarios. Entonces claro que hay que reparar, pero eso requerirá mucha imaginación para que todo el mundo quede tranquilo".

En Colombia ya se ha utilizado los mecanismos de la justicia transicional, con la particularidad de que nunca se ha hecho la transición a la paz. No ha habido un punto final. Daniel Pécaut, director de Estudios de la Ehess francesa, apunta que el desafío es encontrar un marco que cobije a todas las partes involucradas. Y reforzar la eficacia estatal en las zonas rurales, donde el vacío del Estado ha permitido que germinen nuevos escuadrones paramilitares (BACRIM, o nuevas bandas criminales), guerrilleros, narcotraficantes y delincuentes. "Los fenómenos de violencia no se van a acabar con la firma del acuerdo, que por supuesto todos deseamos. Pero sí se pueden prevenir casos como el de El Salvador, donde las tasas de homicidio subieron exponencialmente tras la firma de la paz".

Por eso el primer punto que se negoció fue la reforma en el campo. Una reforma agraria que está en mora de ejecutarse desde los años treinta del siglo pasado. La tierra y el medio rural se encuentran en la medula del conflicto. Oscar Parra toca el tema de las flaquezas del Estado en la restitución de tierras. "El Estado busca por la vía judicial quitarle al paramilitar las tierras para devolvérselas al campesino. En ese punto sí ha fracasado terriblemente la ley de Justicia y Paz y habrá que tenerlo muy en cuenta para la restitución en el caso de los guerrilleros". Un reciente informe de la Fiscalía publicado por el diario El Espectador rastreó 902 bienes que son propiedad de la guerrilla, de los cuales la mitad han sido tasados en más de 26 millones de euros.

Parra señala que las FARC tienen miles de tierras a través de testaferros que va a ser muy complicado quitárselas, "al igual que ya ha sucedido con los paramilitares". Para el reportero, que documentó 700 masacres paramilitares para Verdad Abierta, hablar de postconflicto con un aparato estatal tan débil es muy complicado. Hay miles de predios que no cuentan ni con escrituras ni con títulos de propiedad para desmontar estas fachadas en las que se mezcla testaferrato y muchos años de despojo de un actor armado a otro. En varios casos, además, se ha añadido el problema de que multinacionales o grandes empresas de palma de cera, azúcar o cemento, entre otras, se han instalado en tierras cuya titulación se desconoce.

Hay dos puntos que las fuentes consultadas valoran positivamente de los diálogos en La Habana. El primero es el hecho de que tanto el Estado como las FARC hayan definido un principio de responsabilidad, en el que se reconocen como responsables del inicio y desarrollo de la guerra y de violaciones a los derechos humanos. Así mismo, hay consenso en que la incorporación de las víctimas de todos los actores armados, que viajaron en grupos de doce personas en cinco delegaciones diferentes, es un buen avance. "Este, a diferencia del proceso con los paras, es un escenario para comprender la barbarie a la que hemos llegado en Colombia" afirma Francisco de Roux. Y recuerda las palabras de Iván Márquez, miembro del Secretariado de las FARC: "El jefe guerrillero decía: ‘es que esto es irreparable. Es tan grave que no lo podemos arreglar. A lo único a lo que nos podemos comprometer es a que esto no vuelva a ocurrir. Y también a asumir las responsabilidades de los costos que le hemos causado al país y ver cómo podemos remediarlo".

Cada vez que en La Habana hay una declaración sobre el proceso de paz, los nervios y la paciencia tensan el debate público colombiano. Esta vez fue Iván Márquez, jefe negociador de la guerrilla de las FARC, quien sacudió hace pocos días la discusión en una entrevista para una cadena de televisión: "Para...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Camilo Sánchez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí