1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Miedo en la ‘petite’ Jerusalén

7.000 judíos franceses emigraron a Israel el año pasado, y en 2015 se espera que lleguen a 10.000. El motor de la 'aliyá' es el antisemitismo, la crisis, el desempleo y las ventajas que ofrece el Gobierno de Netanyahu

María D. Valderrama París , 26/02/2015

Soldados patrullan la puerta de un colegio judío en el barrio Le Marais de París.
Soldados patrullan la puerta de un colegio judío en el barrio Le Marais de París. Jeff J Mitchell

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Casi dos meses después de los atentados que sacudieron París quedan muchos debates abiertos en Francia. Uno de los más candentes gira en torno a la necesidad de integrar a una parte de la población que vive marginada y que no se ve amparada por los valores de la República: las palabras mágicas "Liberté, Égalité, Fraternité", especialmente cuando se habla de religión. Tras el asesinato de cuatro ciudadanos judíos en el supermercado kosher de Porte de Vincennes, siguen haciéndose públicos nuevos ataques a la comunidad: el último, la profanación de casi 300 tumbas en un cementerio en Alsacia. En paralelo a las cifras que muestran un aumento de los actos antisemitas - 851 en 2014, 413 ataques contabilizados en 2013-, hay otro dato inquietante: cerca de 7.000 judíos abandonaron Francia en 2014 poniendo rumbo a Israel, el doble que un año antes (3.400). La Agencia Judía calcula que en 2015 la cifra ascienda hasta 10.000. La comunidad judía francesa está formada por 550.000 personas.

A menos de un mes de que se celebren elecciones generales en Israel, Benjamin Netanyahu llama a los judíos de Europa a emigrar a "su casa", denunciando, primero tras los ataques en París y, de nuevo, tras el ataque en Copenhague, que el viejo continente no es un lugar seguro para los hebreos. En Francia se abre la caja de Pandora, y Manuel Valls, primer ministro, insiste: "Francia no quiere que os vayáis", y añade: "Una campaña electoral no justifica cualquier tipo de declaración".

¿Está relacionado el aumento de actos antisemitas con la creciente partida de franceses judíos a Israel? La sensación de inseguridad y el miedo entre la comunidad hebrea se encuentra entre los motivos del aumento de la emigración a Israel (o aliyá en hebreo, que significa "ascenso"), pero no es el único. Laurent-David Samama es periodista y durante años fue redactor jefe de la revista judía L'Arche: "Los motivos por los que cada vez más judíos se van son varios: no solo por el antisemitismo, es también la sensación de que las cosas están cambiando en Francia, ya no reconocen el país en el que crecieron. También hay personas que aceleran su aliyá porque no encuentran trabajo o futuro en Francia", señala.

Samama insiste en el hecho de que cada vez con más frecuencia los motivos de los judíos para trasladarse a Israel son ajenos a la religión. "Antes la gente que emigraba lo hacía porque quería ser israelí y formar parte de aquella comunidad, era un ideal", recuerda. El periodista habla además de una intolerancia generalizada en toda Europa, donde reina la marginación y la dureza contra las minorías. "A la gente no le gusta ver personas que no se le parecen. Lo que resulta duro en Francia es ser judío y mostrarlo".

Tal es el caso de Virginie Belaïche, que decidió dejar Francia en 2012 después de que un islamista francés de origen argelino, Mohamed Merah, abriera fuego en la puerta de un colegio judío en Toulouse y matara a tres niños y a un profesor. Virginie vivía con su familia en Neuilly sur Seine, junto a París, la ciudad con la mayor tasa de riqueza media por habitante del país. La decisión de partir les llevó un año, tiempo en el que su marido viajó a Israel para buscar el entorno más apropiado para ellos y dejar los asuntos económicos cerrados.

Como ocurre siempre que un judío decide hacer la aliyá, la Agencia Judía en Francia, brazo del Gobierno israelí en el extranjero intermediario en este proceso, les ayudó a través de una serie de reuniones informativas. Después, fijaron un encuentro con la familia para poner en regla el visado y responder a sus dudas personales, y automáticamente la familia fijó una fecha de partida. En el verano de 2013 ya estaban viviendo en Raamana, a 30 kilómetros de Tel Aviv, la ciudad con mejor calidad de vida y más seguridad de Israel, compuesta en su mayoría por ciudadanos de habla inglesa y, cada vez más, francesa.

"No me fui porque tuviera miedo", asegura Virginie a través del teléfono. "Tras los atentados nos paramos a pensar qué tipo de vida era esa en la que tienes que ir asustada a llevar a tus hijos al colegio; miedo a ser atacado por la calle, a ir a la oficina... En Israel suceden más cosas que en Francia, pero en Francia no tienen sentido: no tiene sentido morir en un kosher en 2015 mientras haces tus compras. Si mañana voy a Jerusalén y muero en un atentado sé que podría ocurrir porque se trata de Israel, pero en Francia eso no puede ser".

Según esta ciudadana francesa, cuyos abuelos llegaron desde el norte de África en los años 50, cuando decidieron irse, no tenían muchas personas cercanas que se interesaran por la aliyá. Pero la situación ha cambiado en dos años: "De todos los judíos que conozco en Francia no hay ni uno que no se plantee irse a día de hoy, bien a Canadá, a Estados Unidos o a Israel". Sus padres están organizando la aliyá el año próximo.

La voz de Virginie tiembla y se rompe cuando recuerda los atentados del mes de enero en París. "Me había dicho a mí misma que si un acto como el de Toulouse volvía a pasar lo viviría mejor porque estaría en Israel, pero no ha sido así en absoluto, de hecho, lo he vivido peor". Al final de la conversación, en la que ha respondido de forma casi automática y sin mucho espacio para la duda, la rabia estalla: "Me da exactamente igual cómo vayan a resolver el problema en Francia. Yo soy francesa, mis abuelos eligieron ser franceses, pero si hoy el país está en la mierda es su problema. Nosotros hemos hecho lo que hemos podido: hemos trabajado, hemos cumplido, hemos pagado nuestros impuestos, hemos sido educados... hoy Francia es un caos y, en mi opinión, no hay nada que hacer y más si eres judío", sentencia.

La pequeña Jerusalén

La comuna de Sarcelles, 20 kilómetros al norte de París, alberga la mayor comunidad judía de Francia: un tercio de sus casi 60.000 habitantes son judíos y otro tercio musulmán, la mayoría llegada en los años sesenta desde el Magreb. A pesar de su buena comunicación con el centro de la capital gala -el tren interurbano tarda menos de media hora en llegar desde Châtelet hasta Garges-Sarcelles-, al pisar la estación comprendes que aquello es auténtica banlieu. El estereotipo de judío rico no se adapta a la comunidad de Sarcelles, donde con frecuencia se repiten los disturbios entre la población judía y la musulmana. Tras diez minutos caminando entre bloques grises de cemento con ventanas idénticas, uno detrás de otro, una señal: "Sinagoga". Las indicaciones llevan a una puerta de hierro con una estrella de David y, por supuesto, tres soldados sosteniendo firmemente el fusil. El paisaje no cambia mucho pero empieza a haber comercios, todos claramente identificados en sus escaparates como hebreos: koshers, carnicerías, cafeterías y librerías judías adaptadas a las normas de la religión a un lado y otro de la calle. Los hombres que pasean llevan la kipá mientras en la calle de atrás los vecinos cambian a velos y barbas. Esto es Sarcelles o, como algunos la llaman, "la pequeña Jerusalén".

Kaleb lleva 24 años trabajando en la librería donde le encuentro. Todos los libros se refieren a cuestiones hebreas y una parte de la tienda está dedicada a la venta de kipás, vestimenta, candelabros y otros objetos de uso religioso. Las respuestas que da se repetirán a lo largo del día en las conversaciones con otros vecinos: "No tengo miedo pero sí cuidado". El librero, de 57 años, cuenta que la situación se ha relajado desde los altercados del último verano que tuvieron lugar justo delante de su comercio pero asegura que no viven tranquilos. "Vamos siempre a la estación a recoger a los niños porque ya han sido atacados, verbal o físicamente, en alguna ocasión. En estas calles todos somos judíos y estamos tranquilos pero hay zonas que es mejor no pisar". Kaleb se considera mayor para dejar Francia aunque su hijo, de 17 años, se irá el año que viene para estudiar allí, "y luego ya veremos". También la dueña de la pastelería de al lado cuenta que sus hijos se fueron hace unos años y han formado en Israel sus familias; en la tienda le ayuda una joven embarazada que está decidida a emigrar con su familia cuando dé a luz. Según las estadísticas, el 50% de los olims (los que hacen la aliyá) en 2014 tenía menos de 35 años. "Los jóvenes se van porque son unos inconscientes", apostilla la dueña, "yo no voy a ir porque es más peligroso vivir allí que aquí".

Muchos de los vecinos se niegan a hablar y responden con una sonrisa diciendo "todo va bien, todo va bien". Así empieza también la conversación con Oriane, que regenta una carnicería, hasta que parece explotar, "ya no es como antes, no me siento en mi casa. Si no tuviera trabajo y tuviera dinero me iría sin duda, como están haciendo todos los jóvenes por aquí".

La última parada es la Sinagoga. Tras flanquear a los militares y entrar en el edificio, la secretaría está cerrada y algunos técnicos preparan la sala principal para un acto. "¿Le puedo ayudar?", el tono de la conversación cambia al presentarme, "los periodistas no son bienvenidos, si quiere hablar con alguien llame por teléfono pero no creo que la reciban, ahora todo el mundo desconfía de todo el mundo", lamenta el técnico. El comentario no sorprende pues la reacción de la Agencia Judía ha sido similar, nada de periodistas, ni para hablar sobre la aliyá o acceder al Salón Itinerante informativo que celebran estos días en Île de France.

El conflicto palestino y el aumento del antisemitismo

Las estadísticas sobre la cuestión antisemita en Francia suelen coincidir con el desarrollo de los eventos en el conflicto palestino-israelí. En un artículo de la revista digital Slate, Nicolas Lebourg, doctor en Historia e investigador en el Observatorio de radicalismo político, explica que "la violencia se produce cuando sus autores estiman que existe un contexto de legitimación de sus actos, ya sea un pretexto interior como el rechazo de la Segunda Guerra Mundial, o exterior, relacionado con Oriente Próximo". Así, en el año 2000, coincidiendo con la segunda intifada, los actos antisemitas en Francia supusieron el 82% de los actos de violencia racista en el país frente al 37% que representaron en 1999; en la actualidad la cifra está en el 40%.

En el informe que recoge estos datos, publicado por la Comission National Consultative des droits de l'homme (CNCDH) el pasado mes de junio, trataron de examinar las peculiaridades de las actitudes antisemitas, observando que la relación entre ellas y el rechazo de los encuestados a Israel coincide en un 70% de las ocasiones. Así, en el año 2000 el 23% de la población francesa no consideraba a los judíos como "los demás" franceses, en 2009 la cifra rozaba el 7% y en 2013 volvió a remontar hasta el 14%. El informe sacó a la luz también otros datos como el aumento de la cantidad de población que opina que los judíos tienen demasiado poder en Francia, pasando del 21% en 1988 hasta el 33% en 2013.

Israel: un destino "idílico"

Por lo general, el número de emigrantes franceses lleva aumentando desde 2000 y en la actualidad más de 200.000 franceses abandonan el hexágono cada año. La emigración de la población hebrea crece más deprisa que la media francesa: entre 2012 y 2013 la cifra aumentó un 50%, y entre 2013 y 2014 un 100%, los destinos favoritos son Inglaterra, Estados Unidos, Canadá e Israel. A pesar de que el aumento del miedo es una realidad entre judíos, hay otros factores que explican la fuga a Israel. Un informe de Fondapol (un think tank liberal) realizado por Julien Gonzalez y titulado ¿Demasiados emigrantes? Miradas sobre los que se van de Francia, distingue tres tipos de perfiles: emigrantes desengañados o decepcionados, económicos y patrimoniales.

Entre los desengañados, los jóvenes diplomados que no encuentran en Francia trabajo cualificado; la tasa de paro juvenil en Israel es del 10% frente al 20% francés. En segundo lugar, los emigrantes económicos que encuentran demasiadas trabas para comenzar un negocio en Francia y, sin embargo, disfrutan de más ventajas en Israel. La Agencia Judía asegura que estos parámetros se inscriben también en la lógica de la aliyá y, de hecho, presume de Israel como "la nación start-up", donde el número de nuevas empresas es de más de 3.000 por habitante, el mayor del mundo. El último perfil corresponde con aquellos que quieren beneficiarse de las ventajas fiscales del país. Desde 2014, la ley israelí exige a sus bancos identificar a los clientes extranjeros y declarar sus cuentas a sus respectivos países de orígenes, asunto que se esquiva al convertirse el extranjero en residente. También este dato entraba en las previsiones de la Agencia Judía de 2014 para la aliyá.

Los que cumplen con los criterios de la Ley de retorno israelí (ser judío, hijo o nieto de judío) disfrutan además de un billete de ida gratuito, reducciones fiscales en la compra de coches o equipos de trabajo, cursos gratuitos de hebreo, cobertura financiera del alojamiento durante los seis primeros meses, becas, seguridad social y reducción de impuestos durante los 12 primeros meses a contar desde la fecha de la aliyá. Todo ventajas para los que decidan pasar por alto un pequeño e insignificante detalle: el país lleva 67 años en guerra.

Nota:  Los nombres de los judíos de Sarcelles son ficticios a petición propia.

Casi dos meses después de los atentados que sacudieron París quedan muchos debates abiertos en Francia. Uno de los más candentes gira en torno a la necesidad de integrar a una parte de la población que vive marginada y que no se ve amparada por los valores de la República: las palabras mágicas "Liberté,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí