1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Israel / campaña electoral

Árabes en el laberinto de la kipá

La minoría musulmana pone a prueba la naturaleza democrática del Estado

Anna Pazos Paul Sánchez Keighley Jerusalén , 26/02/2015

 Manifestantes concentrados en la plaza de Sión.
Manifestantes concentrados en la plaza de Sión. ANNA PAZOS

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

-¡Quieren más judíos muertos!

Un chico encapuchado señala a los manifestantes concentrados en la plaza de Sión, el centro neurálgico-turístico de la Jerusalén judía. La escena ocurre a mediados de diciembre, a tres días del inicio de Hannukah. Congregadas al pie de una menorá gigante, unas cien personas soportan la llovizna rodeadas de cámaras de televisión y policía antidisturbios.

"Están a favor de los terroristas", insiste el adolescente, jaleado por un séquito de camaradas también encapuchados. Han venido a boicotear la protesta, pero un par de policías les mantienen alejados del follón.

En la plaza, los supuestos defensores del terror blanden carteles en árabe y hebreo en los que se lee "Judíos y árabes nos negamos a ser enemigos", "Sólo el amor puede apagar la llama" y "Stop racismo". Protestan contra el grupo ultraderechista Lehava, llama en hebreo; dos semanas antes, tres de sus militantes prendieron fuego a la escuela bilingüe Max Rayne, el único centro de la ciudad donde árabes y judíos estudian juntos.

Aparte de un aula calcinada, los atacantes dejaron pintadas en los muros del colegio: "No a la integración" y "No hay convivencia con el cáncer". Lehava, que se define como grupo antiasimilación, milita contra la integración de la minoría árabe de Israel. Sus ataques no se dirigen a los palestinos de los territorios ocupados, sino a los que viven en su propio país, tienen su misma ciudadanía y pagan impuestos a su Estado.  

-¡El racismo de Lehava comienza en el Gobierno!, corean los manifestantes a media voz.

Haciendo fotos a esta estampa inusual está Quique Kierszenbaum, fotoperiodista de origen uruguayo afincado en Jerusalén. Su hijo Guil, de 12 años, estudia en Max Rayne. "En el mismo lugar donde les enseñan a leer y a escribir, aprendieron que les pueden quemar la casa", sintetiza sobre el incendio. El reportero se afana en aclarar que esa escuela es una "isla de cordura" en el sistema educativo segregado israelí.

Fue en este mismo lugar donde el pasado julio, paseando con su hijo, Kierszenbaum se topó con una marcha de jóvenes — "hordas violentas" es su descripción literal — que gritaban "Muerte a los árabes". Se habían descubierto hacía poco los cadáveres de los tres jóvenes israelíes secuestrados en Gush Etzión. Aquel día no vino nadie a boicotear la concentración.  

La guerra interna

También fue en la plaza de Sión donde, hace 67 años, una multitud judía celebró el plan de partición de Palestina aprobado por la ONU. Faltaban cuatro meses para que David Ben Gurion, en pie bajo un retrato de Theodor Herzl, proclamara en Tel Aviv el nacimiento de Israel. El líder sionista, de nariz apatatada y aspecto de viejo chiflado, era consciente del derramamiento de sangre que seguiría a su comunicado. Aun así, incluyó en su proclama un llamamiento a los árabes que permanecieron dentro de las fronteras del nuevo país:

"Apelamos (…) a los habitantes árabes del pueblo de Israel para que conserven la paz y participen en la construcción del Estado, sobre la base de una ciudadanía plena e igual, y representación correspondiente en todas sus instituciones".

La realidad fue distinta. Durante las primeras décadas, los más de 150.000 palestinos que quedaron dentro de Israel vivieron bajo control militar, entre toques de queda, detenciones sin juicio y restricciones de movimiento. No obtuvieron plenos derechos hasta 1966. Hoy en día son ya más de un millón y medio, un 20% de la población. Como todo en esta tierra, la terminología tiene doble filo: el Estado les llama árabes israelíes, pero ellos se identifican como palestinos.

Una isla de cordura

Fadi Swidan forma parte de ese 20%. Su cara asoma entre sus rodillas tras tomar asiento en una sala con mobiliario hecho a la medida de un ochoañero. Parece Alicia en el país de las maravillas.

Por la ventana llega una cacofonía de árabe y hebreo; es el patio de la escuela Max Rayne. Ha pasado un mes desde el incendio del aula de primaria. Swidan ha venido a recoger a su hija Liliana, una de las niñas que juegan abajo, para ir a celebrar la Nochevieja a su Haifa natal. Serán de los pocos; el 31 de diciembre es una fecha más en Israel, donde el fin de año se celebra según el calendario hebreo.

Swidan es un ejemplo de árabe que ha prosperado en Israel, sin por eso dejar de sentirse ciudadano de segunda. Tras mudarse a Jerusalén junto a su mujer y sus dos hijos en 2013, se dio cuenta de lo difícil que es ser árabe en la ciudad triplemente santa, donde la segregación es más evidente que en otros lugares. El primer obstáculo fue elegir colegio para sus hijos.

Tratando de mantener el equilibrio en su silla diminuta, Swidan explica que Liliana acabó en el colegio bilingüe por recomendación de amigos. "En realidad, no teníamos plan B", asegura. La alternativa eran los colegios árabes, donde ni aprenden mucho hebreo ni les preparan para entrar en las universidades israelíes, o las escuelas judías, donde Liliana sería un bicho raro.

Max Rayne fue fundada hace quince años desde la convicción de que la escolarización conjunta llevaría a la convivencia. Está al sur de la ciudad, lejos de la plaza de Sión y sus protestas, en la línea invisible que separa la comunidad árabe de Beit Safafa y el barrio judío de Patt. Sus pasillos están llenos de murales con llamadas a la paz; menorás de cartulina comparten pared con árboles navideños y medias lunas de papel maché. Cada clase tiene dos profesores, uno árabe y otro hebreo, que aseguran enseñar tanto la narrativa israelí como la palestina. Es decir, explicar la fundación de Israel y el éxodo palestino que la siguió; la Guerra de los Seis Días y la ocupación de los territorios palestinos; los atentados suicidas y las guerras en Gaza.

Swidan fue uno de los primeros en acercarse a la escuela después del incendio. Denuncia que no fue un acto de odio aislado, sino que el centro llevaba tiempo en el punto de mira de la derecha racista: "Cada dos semanas encontrábamos pintadas de ‘Muerte a los árabes’ en las paredes". El ataque, insiste, fue espoleado desde los medios de comunicación; unos días antes, la televisión israelí había emitido imágenes que mostraban a estudiantes árabes del colegio bilingüe con camisetas negras, "como si fueran del Estado Islámico".

Desde entonces, el colegio ha extremado sus medidas de seguridad. Ahora los alumnos son escoltados hasta casa por voluntarios. Tanto Swidan como Kierszenbaum coinciden en que no se sienten seguros al dejar allí a sus hijos. Swidan cuenta que el día después del incendio, oyó a un niño preguntar: "¿Mamá, nos secuestrarán como a Abu Khdeir?"

Se refería al adolescente árabe que fue quemado vivo por judíos en Jerusalén Este el pasado verano, como represalia al secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes.

Legalizar la discriminación

Más allá de los ataques racistas, la existencia de esta minoría árabe es un desafío para el estatus de Israel como Estado-nación del pueblo judío. Al tratarlos como iguales, corre el riesgo de perder su mayoría judía. Pero, al ser una democracia, tampoco puede discriminarlos abiertamente.

Rehuyendo una decisión definitiva, los sucesivos gobiernos israelíes se han mantenido en una postura ambigua. El resultado: los árabes tienen plenos derechos pero se sienten ciudadanos de segunda.

La Knesset (Parlamento israelí) estuvo cerca de proporcionar una base legal a ese sentimiento. Una semana antes de la quema del colegio bilingüe, el gabinete del primer ministro Benjamin Netanyahu aprobó una propuesta de ley que pretendía oficializar la definición de Israel como Estado-nación de los judíos. Se trataba de una ley básica, el equivalente israelí a una ley constitucional, que de aprobarse pasaría a ser un pilar fundamental de la legislatura del país. Las palabras usadas daban a entender que sus minorías – el 20% de árabes, entre ellos – no tendrían los mismos derechos que los hebreos.

"Si antes Israel se sostenía a partes iguales sobre la democracia y el judaísmo, ahora seríamos ante todo un Estado judío", expone el profesor Mordechai Kremnitzer, vicepresidente de investigación del Instituto Democrático de Israel.

Cuando el Gobierno se disolvió el pasado 8 de diciembre, la Ley de Nacionalidad quedó en segundo plano. Su continuidad en el Parlamento depende de quién gane los comicios de marzo.

La ley causó controversia, pero muchos árabes se la tomaron a pitorreo. Sana Jamalia, una diseñadora gráfica de Haifa, pegó sobre su foto de perfil en Facebook un sello del Gobierno en el que se leía en hebreo: "Ciudadano de segunda clase". Al cabo de unas horas, miles de árabes la imitaron y el fenómeno se hizo viral. La idea era "celebrar" que por fin el Estado había oficializado la discriminación, declaró Jamalia al diario Haaretz: "Preferimos que nos digan directamente que no vivimos en una democracia".

Denuncias al vacío

Salah Mohsen es de esta opinión. Activista y abogado en Adalah, una ONG que asiste legalmente a la minoría árabe, levanta una ceja al oír hablar de esta ley.  "No hubiera cambiado nada", suspira. "Es una ley básicamente declarativa. Israel ya es un Estado judío y para los judíos".

Desde su creación en 1996, Adalah ha llevado a juicio más de 200 casos y en 2007 publicó una propuesta de "Constitución Democrática". Su cuartel general está en Haifa, la ciudad natal de Fadi Swidan, donde nos reciben con café turco y golosinas. En las paredes cuelgan borlas navideñas y pósteres de Martin Luther King.

Mohsen, un hombrecito alopécico con aire desencantado, repite sus reivindicaciones como un mantra a medio gas: "Hay más alumnos por clase en los institutos árabes, sus notas son peores y el acceso a la universidad es mucho más limitado". Además, al controlar el Estado el temario de los colegios árabes, la narrativa palestina es prácticamente inexistente: "Del islam tradicional pasamos a estudiar la historia judía moderna".

Una de sus batallas legales fue contra las Áreas de Prioridad Nacional. En 1998, el Gobierno planteó una división del país en tres zonas: A, B y C. Las poblaciones del área A tenían preferencia a la hora de recibir financiación pública, sobre todo en educación: "De 557 poblaciones, sólo cuatro eran árabes", apunta Mohsen. Dado que las poblaciones árabes tienden a ser más pobres que las judías, la ONG acusó a la división de "aleatoria y discriminatoria".

En 2006 el Tribunal Supremo dio la razón a Adalah y presionó al Gobierno para cambiar la ley. Éste tardó tres años en salir con un nuevo plan que, efectivamente, incluía pueblos árabes en la zona A, pero también aprovechaba para meter en el saco varios asentamientos de Cisjordania.

También la sanidad se ve afectada por la desigualdad de inversiones. Varios poblados árabes de Israel no cuentan con clínica pública propia, y la población local ha de acudir a las de las ciudades hebreas, donde a menudo el personal no sabe hablar árabe.

La alternativa privada

En Jerusalén Este rigen otras normas. Según la comunidad internacional, esta mitad de la ciudad forma parte de los territorios palestinos ocupados en 1967. Pero Israel se la anexionó de facto y ahora comparte ayuntamiento con la parte judía. La unificación no ha hecho que sus poblaciones se mezclen; aún hoy, ir de una mitad de la ciudad a la otra es como pasar de Roma a Marrakech.

"En Israel son las compañías de seguros, que reciben fondos del Gobierno, las que abren las clínicas públicas. Pero en Jerusalén Este, prefieren financiar las privadas", dice Nir Keidar, representante del Ministerio de Sanidad bajo el imponente título de director general adjunto interino para la planificación estratégica y económica.

Estas clínicas privadas son un fenómeno exclusivo de Jerusalén Este. Los businessmen palestinos más avispados supieron que la población local preferiría un centro creado por y para árabes en vez de aquellos proporcionados por el ocupador. Cuando las privadas consiguen suficientes clientes, pueden solicitar financiación pública. El Gobierno, por supuesto, está encantado: tiene un consultorio nuevo, la población contenta y se ha ahorrado la inversión inicial de erigirla y ponerla en marcha.

"Esto no es Israel. Es Palestina", proclama un representante de El-Hayat, un ejemplo de clínica business en Jerusalén Este. Todos los carteles están en árabe y las maneras del personal tienden más hacia el informalismo oriental. Su fundador, Basem Abu Asab, es conocido por haber hecho fortuna con el negocio de la salud. "Se rumorea que ha comprado un equipo de fútbol", dice Mahmud, un abonado en El-Hayat. Se registró porque la calidad y la limpieza son mejores que en las públicas, y además el personal le atiende en su lengua.

Hipócrates en Galilea

Hasta aquí, con judíos y árabes eligiendo hacer su vida en pueblos, escuelas y clínicas separadas, podría parecer fácil hablar de una sociedad segregada. Sin embargo, cuando uno entra en un hospital general tiene la impresión de que la mezcla de árabes y judíos es absoluta, tanto entre pacientes como entre trabajadores.

Nir Keidar enfatiza que para muchos médicos el dinero puede más que el nacionalismo: "Los médicos de Jerusalén Este son libres de decidir si quieren trabajar en Cisjordania o en Israel. Muchos eligen lo segundo porque los salarios son mejores".

Todo esto es propaganda fácil para la hasbará – el sistema de relaciones públicas del Gobierno de Israel-, que trata de lavar su imagen ante el resto del mundo. Sus agentes señalan con orgullo que, durante las guerras contra el Líbano, se atendió a libanesas embarazadas que fueron a dar a luz en Israel; que los líderes de Hamas, la organización islamista que gobierna en la Franja de Gaza, envían a sus allegados a los hospitales de la "entidad sionista" que pretenden destruir; y que los centros médicos hebreos incluso han abierto sus puertas a soldados y civiles sirios heridos en la guerra civil.

Esto es lo que ha ocurrido durante el último año en el Centro Médico de la Galilea Occidental, que atiende a los cerca de 600.000 habitantes del noroeste del país. Esta fértil región que combina costa y montaña está moteada por centenares de pueblos, la mitad de los cuales son árabes. La representante de prensa del hospital, Sara Paperin, explica que muchos pueblos de la zona no tienen clínica propia, por lo que el hospital se convierte en un punto de encuentro entre judíos y árabes que, de lo contrario, no saldrían de sus respectivos pueblos.

El doctor Marwan, árabe musulmán con cara de bonachón, es el encargado del departamento de traumatología y neurocirugía, donde tienen una sala reservada para soldados sirios.  En una camilla, un hombre cubierto con una manta hasta el cuello mira con expresión vacía la pared de enfrente. Marwan se le acerca sonriente y le pone la mano en el hombro:

-How are you? Do you speak English? We have some journalists here!

El traumatólogo le da la espalda con una risilla digna del Dr. Hibbert:

-Tiene casi todo el cuerpo quemado, por eso se cubre con la manta.

La hasbará elige con cuentagotas las instituciones, historias y personajes que publicitará en el exterior para que Israel parezca un país de ponis, arco iris y chucherías. Sin embargo, para una joven con inclinaciones liberales como Sara Paperin, hacer de relaciones públicas para el hospital se lo pone fácil. El centro médico no necesita sirios para alardear de inclusivo: por los pasillos se cruzan mujeres con chador y hijab; hombres con kipá y estrellas de David pendiendo del cuello; y señores regordetes con el característico bigote de cepillo de la comunidad drusa. La cantina del personal suena como el patio de la escuela Max Rayne.

-Ya sé que esto es hasbará - ríe Paperin - pero es todo verdad.

El director del centro, el doctor Masad Barhoum, es el primer árabe que ha ocupado este cargo en la historia de Israel. Sin embargo, al señalar todo esto a los abogados de Adalah, Salah Mohsen se apresura a contrarrestar:

-En los hospitales de Israel, los árabes suelen trabajar como médicos o enfermeros. Raramente les verás ocupar un cargo administrativo. Me sorprendería mucho si el porcentaje llegara al 20%.

Su colega Tom Mehager, judío y activista en Adalah, añade con risa amarga: "Hablar del hospital de Galilea Occidental es también ir a fijarse en la excepción. Si habéis dado con un sitio así, ya tenéis titular: ¡Hemos encontrado un lugar donde no hay discriminación!". Otra isla de cordura, igual que la escuela Max Rayne.

-¡Quieren más judíos muertos!

Un chico encapuchado señala a los manifestantes concentrados en la plaza de Sión, el centro neurálgico-turístico de la Jerusalén judía. La escena ocurre a mediados de diciembre, a tres días del inicio de Hannukah. Congregadas al pie de una menorá gigante,...

El artículo solo se encuentra publicado para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Anna Pazos

Autor >

Paul Sánchez Keighley

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí