1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Con el Ejército Yanqui en Irlanda (III)

3. Cómo se Prepara el Ejército Norteamericano

La eficiencia de los estadounidenses frente a los alemanes en la batalla. Importancia del factor humano. Automovilismo y radiotelegrafía, armas del nuevo ejército. Lo que dice el General Hartle. Todo el espacio es batalla. En plenas maniobras.

Manuel Chaves Nogales Belfast, agosto 5 (publicado el 13) , 11/04/2015

Reportaje Cómo se prepara el ejército norteamericano, publicado en El Tiempo
Reportaje Cómo se prepara el ejército norteamericano, publicado en El Tiempo

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Cuando se asiste a unas maniobras del ejército norteamericano es cuando se comprende exactamente lo que es la batalla moderna, en qué consiste realmente, cuáles son los elementos esenciales y decisivos del combate de ahora. De esto me he dado cuenta únicamente viendo hacer ejercicios a las unidades norteamericanas acantonadas en Irlanda en espera de que llegue su hora.

La fuerza de que se dispone es una masa inerte, un volumen inanimado de hierro y seres humanos a los que se ha privado de toda iniciativa y que, por sí mismos, son en la batalla tan pasivos e inoperantes como si fueran "robots". Esta masa compacta e inerte tiene que estar naturalmente en proporción con la masa que se le oponga, pero en realidad la razón de su fuerza no es su volumen, no es su peso específico, sino el dinamismo de que sea capaz, la acción que le sea posible desarrollar, el movimiento que pueda infundírsele. Y este dinamismo lo determinan en el ejército moderno dos factores: motorización y transmisiones. El alma del ejército actual es esta: automovilismo, radiotelegrafía. Buenos motores y buenas transmisiones.

Esto es más importante que todos los generales, todos los estrategas geniales y todos los caudillos heroicos. Rommel en primera línea animando a sus tanques al combate es una imagen de Epinal perfectamente grotesca.

Ya hemos dicho que en cuanto a su motorización el ejército americano es insuperable y no será necesario insistir. Todo el que se haya puesto al volante de un auto sabe lo que es un motor alemán y un motor americano. En cuanto al sistema de transmisiones, la organización de campaña de las unidades yanquis ha sido para nosotros una verdadera revelación.

Las explicaciones técnicas y el estudio minucioso del utillaje no sirven para darse cuenta exacta del dinamismo fabuloso que la masa inerte de hierro y seres humanos adquiere en el momento de la batalla gracias al mecanismo de las transmisiones. Es preciso estar dentro de la panza de un enorme tanque que marcha a cuarenta por hora con un estrépito infernal arranando aludes de tierra y percibir clara y distinta en el interior del artefacto hermético la voz de mando que a través de las ondas va guiando certeramente a la bestia ciega y dócil que todo lo arrolla. Es preciso estar en el puesto de mando ante el tablero del mapa escuchando la voz misma de los tanques y las baterías, los cañones pesados, los antiaéreos, los antitanques y las ametralladoras que pasan revista constantemente señalando a cada paso su situación y contestando "presente" a cada llamada del mando. Es preciso ver cómo una masa formidable de acero y humanidad se disloca con rapidez vertiginosa perdiéndose en las distancia y cómo, una vez dispersos, cada uno de los elementos que la forman sigue estando estrechamente ligado a los demás y al todo; cómo, aunque los engranajes se separen, el ritmo y la cohesión no se rompen, cómo la máquina sigue funcionando después de haber sido desarticulada y cada ruedecilla gira por su cuenta haciendo las revoluciones que le han marcado con exactitud matemática y diciendo a cada instante: "Aquí estoy y así trabajo".

Se tiene la impresión de que, antes, la batalla era un albur que se jugaba con los ojos cerrados. El mundo disparaba con fuerzas lanzándolas al combate como un proyectil cuya trayectoria era fatal; se daba en el blanco o no se daba. Ahora, el proyectil está dirigido, la dislocación está gobernada, la dispersión no es más que aparente. El sistema de transmisiones llevado a la máxima perfección de los norteamericanos hace que el ejército en plena lucha sea un cuerpo homogéneo estrechamente trabado que domina el vasto ámbito de la batalla teniéndolo bien prendido en la red de las ondas sonoras.

Todo el espacio es batalla, todo es lucha y acción. Las transmisiones inalámbricas han dado a los capitanes una voz jupiterina que pone orden en el caos, domina el estruendo, hace inteligente y dócil el espacio, suprime las distancias y consigue que el aviador que vuela a cinco mil metros y el escucha enterrado en su topera, el tanquista metido dentro de su caparazón y el general que a muchos kilómetros dirige la batalla se sientan hombro a hombre formando todos una fila apretada, una masa que toma posesión auténtica del vasto campo de batalla con una cohesión total e inquebrantable.

Los tanques que avanzan ocultándose en la espesura, desgajando los árboles o azotando sus copas con la fusta de sus antenas de radio van hablándole al oído a los artilleros cuyas baterías invisibles y distantes golpean allí donde les dicen. Retiembla la tierra y el aire se estremece. Los tanques y la artillería cambian la configuración del terreno pero dominando el caos, hendiendo limpiamente el aire asordado resuenan las voces frías, metálicas que transmiten las órdenes insistentes, apremiantes, inequívocas. Esta voz tonante y este oído agudísimo con que ha sido dotado el ejército permiten una irradiación maravillosa del ser humano, una proyección de la inteligencia y la voluntad dueñas absolutas de todo ámbito de la lucha por primera vez. Este es el milagro del sistema de transmisiones. En la oscuridad, como en el estrépito, a través del hielo y del fuego y de la distancia, el ejército mantiene su tacto de codos; vigila la corrección de sus líneas como en un desfile.

-Halló, halló… tanque 47 a tanque 48.

-Halló, halló… batería “A” dispara… batería “B” dispara… batería “C” dispara.

-Halló, halló… caza número 9 a jefe de escuadrilla…

-Halló, halló… puesto de mando a batería… batería a escuadrilla… escuadrilla a tanques... halló halló…

Este diálogo entrecruzado, este discurso intermitente, reiterativo, este razonamiento múltiple, esta resolución morosa del polinomio de la batalla, es el gran secreto de la guerra de ahora. Y esto lo hacen los norteamericanos como nadie. ¿Lo harán en la batalla real como en la simulada?

Esta es la gran cuestión: la única incógnita de este ejercicio (ejército) insuperablemente dotado y entrenado. Los periodistas neutrales después de visitar las unidades norteamericanas en sus acantonamientos de Irlanda del Norte, después de examinar sus máquinas y de verlas en acción hemos llegado a la conclusión de que a este ejército perfecto no le falta más que la prueba de fuego. Todo esto es irreprochable, pero ¿será igualmente eficaz en la batalla real?

Cuando el comandante general de las fuerzas norteamericanas en Irlanda, general Russell Hartle nos ha sentado en su mesa y rodeado de sus ayudantes, nos ha expuesto en sencillas y claras palabras su confianza en sus tropas y su fe en la victoria, hemos aprovechado su amable explicación para exponer nuestras opiniones personales y al decirnos la frase sacramental "Any questions?" uno de nosotros ha dicho:

--General, vuestro ejército es insuperable. Después de verlo en acción la única duda que puede caber en nuestro espíritu es la de si esa perfección teórica correspondería, llegado el momento, a la eficacia práctica para vencer. Falta saber si el mecanismo funciona en la batalla real con la misma exactitud que en el supuesto táctico. Nuestra única duda es ésta. La táctica de esta guerra se está inventando ahora. Las viejas tácticas han tenido que ser abandonadas. Es lógico pensar que el ejército más eficaz sea el que está creando con su propia acción la nueva táctica, el que está adquiriendo en los campos de batalla la nueva maestría. No hay todavía doctrina. No hay más que experiencia personal ¿No teme usted que en esta experiencia personal, que no puede haber sido adquirida en las academias, los ejércitos alemanes que vienen haciendo la guerra moderna por su propia iniciativa, es decir, creando la táctica, tengan una superioridad  táctica sobre un ejército como el suyo que aunque irreprochable, no ha sido sometido todavía a la prueba definitiva de la batalla?

El general Hartle después de meditar un momento nos ha replicado:

- No tengo ninguna aprensión por el hecho de que las unidades enemigas hayan adquirido en sus campañas recientes una experiencia que el ejército norteamericano no ha podido adquirir todavía. La naturaleza del combate moderno no deja margen suficiente para una diferencia sustancial entre la maniobra y la batalla real. La máquina de guerra actual una vez puesta en movimiento no debe encontrar en la acción o en la resistencia enemiga ningún obstáculo que no haya sido previsto y vencido de antemano. (Ilegible)

Esta confianza expresada sucintamente por el general Hartle tiene su asiento en la concepción misma de la guerra mecanizada en la que nada debe quedar a merced del azar ni al arbitrio de la individual resolución. Los “imponderables” existen para el hombre pero no para la máquina. Por eso en esta guerra no hemos visto todavía verdaderas batallas al modo clásico, encuentros reñidos con alternativas inesperadas y desenlaces imprevistos. Cuando se tiene la fuerza que decide, se arrolla, se aplasta, se vence. Cuando no se tiene esa fuerza ni siquiera puede iniciarse el  gesto defensivo. Los americanos la tienen.

(Copyright by Atlantic-Pacific Press Agency. Todos los derechos reservados).



Cuando se asiste a unas maniobras del ejército norteamericano es cuando se comprende exactamente lo que es la batalla moderna, en qué consiste realmente, cuáles son los elementos esenciales y decisivos del combate de ahora. De esto me he dado...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Manuel Chaves Nogales

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí