1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

  279. Número 279 · Diciembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

'Le Canard Enchaîné', año 100

Tras los atentados contra 'Charlie Hebdo', el semanario satírico francés celebra un centenario marcado por la competencia con Mediapart e Internet

María D. Valderrama París , 29/01/2015

Redacción de Le Canard Enchaîné.
Redacción de Le Canard Enchaîné. MARÍA VALDERRAMA

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Le Canard Enchaîné es una auténtica institución en Francia. Este periódico semanal de ocho páginas, que celebra en 2015 su centenario y que aún mantiene el diseño de sus comienzos —lo que además le añade el encanto de ser vintage—, ha hecho caer a ministros y a altos cargos del Gobierno francés, de izquierdas y de derechas, manteniéndolo en el pódium de la prensa francesa durante décadas. Su nombre hace referencia a la prensa (canard significa periódico en el lenguaje coloquial) censurada, callada, encadenada (enchaîné), que a veces olvida que la libertad de prensa está ahí para usarla.

Llevó dos semanas poder concertar una cita en Le Canard Enchaîné. Los redactores y contactos cercanos contactados parecían dispuestos a ayudar pero, a la hora de la verdad, nadie respondía al teléfono. El redactor jefe siempre estaba ocupado o fuera de la redacción. ¿Un periódico con el que no se puede hablar? Último intento desesperado: el teléfono de Jean-François Julliard, redactor jefe adjunto, está a punto de hacer sonar el último tono cuando se escucha un “allô?” al otro lado del teléfono. “Venga el próximo jueves”, dice. Voilà.

La recepción, donde los lectores acuden a abonarse, está decorada con una caricaturizada escultura de Charles de Gaulle y un recopilatorio de ilustraciones en las paredes, los grandes hits. La secretaria insiste: “Julliard es encantador”. El periodista llega acompañado de una adolescente que trae una pequeña libreta y un bolígrafo. “Viene a aprender”, dice Julliard. En la cafetería más cercana, Julliard se sienta a esperar las preguntas, sin dar mucha charla y respondiendo de forma directa, algo cortante, mientras la joven Miriam transcribe en su cuaderno a toda máquina.

Julliard se remonta a los comienzos del periódico, fundado en 1915, para explicar cómo lograron el éxito actual. Fue en los años 60 cuando empezaron las famosas y suculentas revelaciones que, en muchos casos, han marcado la vida política del país. “En esta época Le Canard se opuso a la guerra de Argelia y reveló algunas cosas que eran contrarias a las políticas de De Gaulle”, recuerda. “Francia estaba en plena expansión económica y algunos hombres de Estado se aprovecharon de este éxito para ganar dinero de forma ilegal. Le Canard reveló muchos de estos casos”. En los años 80 el periódico comenzó a alcanzar los 400.000 ejemplares vendidos, con unos 80.000 abonados.

Hay muchas cosas que hacen especial a este semanario. Por un lado, la ausencia de publicidad: se financia únicamente con los ingresos de las ventas y los abonados, manteniendo alejadas las presiones económicas. Por otro lado, el lenguaje: al margen de la normalidad y los formalismos de la prensa convencional, Le Canard se caracteriza por el humor y el tono satírico que emplea en cada una de sus informaciones, casi siempre acompañadas por ilustraciones. Julliard presume de ello cuando afirma ser el periódico con más ilustraciones de Europa o, también, el único de todo el continente que no ha aumentado su precio en los últimos 23 años: 1,20€.

Lo cierto es que la redacción se mantiene en una especie de limbo informativo, alejada de las angustias que ha traído Internet al mundo de los medios de comunicación. Le Canard Enchaîné ha decidido, simplemente, no entrar al trapo: su página web es un portal donde publican únicamente las portadas. Tampoco tienen presencia en redes sociales; tan solo un ligero escarceo en Twitter que utilizan para avisar de sus últimos bombazos. La respuesta de Julliard es que “por el momento” no piensan en adaptarse porque “Internet no es rentable y no tenemos ganas de perder dinero”.

Cada mes de septiembre, Le Canard Enchaîné hace públicas sus cuentas. Aunque el periódico presume de una salud de hierro —su beneficio en 2013 fue de 2 millones de euros—, sus ventas bajaron un 16% en el último año en comparación con 2012, cuando obtuvo un beneficio de 2,9 millones de euros, y aún más observando las cifras de 2011 (4,8 millones).

En una entrevista en el periódico Libération, Michel Gaillard, director de Le Canard, y Louis-Marie Horeau, redactor jefe, achacaban el descenso a la alternancia política y aducían que las ventas siempre bajan cuando la izquierda está en el poder. “Cuanto más animada está la vida política, mejor está el periódico. Y viceversa”, declaró Horeau. Ambos negaron que la bajada se deba a que, desde hace algunos años, el diario digital Mediapart esté copando buena parte de la escena mediática con la publicación de sustanciosas investigaciones exclusivas que también se han llevado por delante a diferentes cargos políticos en sonados casos como Bettencourt, Karachi o Cahuzac. Mientras los abonados de Le Canard se mantienen en torno a 70.000, los de Mediapart no paran de aumentar y ya rozan los 100.000.

Sin duda, y a pesar de sus particularidades, son los escándalos revelados por Le Canard los que han hecho de él lo que hoy es. En 1979 publicó que el dictador centroafricano Jean-Bédel Bokassa había estado regalando diamantes al presidente francés Valéry Giscard d’Estaing. Éste nunca se recuperaría de la revelación, que le haría perder las elecciones de 1981 frente al socialista François Mitterrand. Los intentos de truncar la labor del periódico solo han conseguido hacerle más fuerte. En una ocasión, los servicios secretos franceses trataron de colocar micrófonos en la redacción, el caso se descubrió y el periódico llegó a vender casi un millón y medio de ejemplares.

Durante años, especialmente hasta la llegada de Mediapart en 2008, Le Canard Enchaîné fue el periódico que más revelaciones sacaba a la luz en Francia. Julliard insiste, sin embargo, en que su manera de obtener la información no es diferente a la del resto. “Tenemos nuestras fuentes; con ellas nos une una relación de confianza, y cuando tienen una información importante nos la confían a nosotros, como podrían hacerlo con Le MondeEl País o el que sea”. “Es cierto que durante mucho tiempo ha sido Le Canard principalmente el que ha revelado mayores informaciones porque, durante muchos años, la prensa no fue realmente libre. En los años 70 no se hablaba sobre el presidente de la República, los ministros, las grandes empresas o la Armada”.

Muchos lectores les ven como una marioneta dirigida por intereses, algo que Julliard no niega. “Todas las informaciones que nos llegan son informaciones interesadas; a veces ese interés es noble y en otras ocasiones responde a venganzas o a envidias”.

La política del periódico prohíbe a sus redactores aceptar cualquier tipo de regalo de una fuente. Los cafés y las comidas deben correr siempre a cuenta del redactor o colaborador y la empresa se lo reembolsará más adelante. Ninguna fuente recibe dinero por la información traspasada.

La entrada a la redacción del Canard, compuesta por 25 periodistas, supone una pequeña decepción: en algo más de 20 metros cuadrados, se encuentran cinco redactores —Julliard incluido—, escondidos entre montones de papeles apilados. Alicia Bourabâa es la más joven de la redacción. Lleva seis meses en el semanario, con el que ha firmado un contrato temporal. Además, es una de las cinco mujeres que trabajan en la redacción, bastante masculina por tanto.

Bourabâa ha pasado sus últimos años de estudiante como becaria en Le MondeL’Express y Regard, y agradece que Le Canard no esté presente en Internet. “Cuando dependes de Internet tienes que escribirlo todo inmediatamente; aquí tienes al menos una semana para tus artículos. Hay mucha menos presión”. Durante la conversación llegan otros redactores, que van ocupando sus mesas mientras leen el periódico y bromean entre ellos. “No tenemos horario”, continúa Bourabâa. “Hay una agenda de ciertos eventos que no te puedes perder, como la reunión de redacción o, los lunes, la víspera del cierre. Aparte de eso, cada uno viene según sus preferencias o necesidades”.

La periodista insiste en las diferencias que ha visto entre este y otros medios. “Algo que es muy importante aquí es que siempre tienes que mantener una cierta proximidad con tus contactos, contrariamente a otros periodistas que pueden permitirse ver a su fuente un día y ya nunca más. Aquí tienes que profundizar sobre los temas y lograr que esa persona tenga confianza para contarte una información que también puede ser peligrosa para ella”.

La conversación tiene como telón de fondo las charlas y bromas que se oyen en la sala de dirección, tras una puerta dentro de la misma redacción que Julliard pide especialmente no fotografiar: “Es mejor que no les molestes”, dice.

David Fontaine lleva en la redacción desde 1999, por lo que se atreve a ser algo más crítico con ciertas posiciones del periódico. “Es paradójico, porque somos un periódico de investigación pero no hacemos muchos reportajes. Algunos dirán lo contrario, pero de cualquier modo no tenemos periodistas sobre el terreno. Trabajamos mucho con chivatazos, archivos, encuentros secretos, fuentes… En parte es un periodismo un poco pasivo, de estar pegado a la silla. Por ejemplo, con la muerte de Rémi Fraisse —un joven ecologista de veinte años que murió recientemente en una manifestación, en principio, por una mala actuación policial—, teníamos un colaborador que estaba allí, pero nadie de la redacción. Lo hicimos todo desde París. En mi opinión, este es uno de los problemas de Le Canard”.

Fontaine también ayuda a comprender por qué resultó tan difícil hablar con ellos. “No está muy bien visto que cada uno utilice sus cuentas en Twitter como forma de darse a conocer independientemente”, explica. “La idea del director es que el periódico debe ser conocido por encima de sus firmas, que la gente piense en Le Canard antes que en el periodista. No podemos decir que privilegiemos mucho las firmas en el periódico”.

A pesar del éxito y de que la crisis (la económica y la de los medios de comunicación) no les ha afectado significativamente, reconocen que aún quedan muchos retos por delante, como la presencia en Internet o la distribución, y prometen seguir disfrutando de la libertad de prensa, que para eso la tenemos. Por ahora.

La visita a la redacción para escribir este reportaje se realizó semanas antes de los terribles atentados parisinos. Cada uno en un terreno distinto de la sátira, Le Canard Enchaîné compartía muchas cosas con Charlie Hebdo, incluso a algunos de los caricaturistas, como es el caso de Cabu, asesinado el 7 de enero. El equipo de Le Canard homenajeó a sus colegas una semana después de los asesinatos. Un gran autorretrato caricaturizado de Cabu y un mensaje de apoyo: “¡Vamos, chicos, no os rindáis!”, fue su portada. Tras él, dos textos: el primero reconocía que el shock había sido muy fuerte y recordaba la relación de proximidad entre ambos medios, especialmente al coincidir en la defensa de la laicidad. “Ambos nos hemos reafirmado como desmitificadores, impertinentes e irrespetuosos. Los lápices y la risa han sido nuestra única arma”, sentenciaban. Criticaron la actuación “hipócrita” de algunas de las actuaciones que siguieron al atentado: “¿Una ceremonia en Les Invalides -emblema de la Armada- organizada en homenaje a antimilitaristas? ¿El primer ministro turco osa manifestarse en París en defensa de la libertad de expresión mientras acaba con ella en su país?”, entre otras preguntas. Actos que, según la publicación, hubiesen provocado un ataque de risa a los ilustradores asesinados.

El segundo texto recoge, desgraciadamente, una amenaza que Le Canard Enchaîné recibió el día después del ataque: “Es vuestro turno”. El correo electrónico llegaba incluso a señalar que el asesinato se produciría en esta ocasión con hachas en lugar de metralletas. “Muy oportuno en un momento en el que no resulta fácil bromear”, ironizó Le Canard.

A pesar de que las amenazas contra este periódico son constantes desde hace tiempo, dada la situación actual, el Gobierno ha decidido reforzar las medidas de seguridad en la redacción, ahora bajo vigilancia continua, y abrir una investigación.

Le Canard Enchaîné es una auténtica institución en Francia. Este periódico semanal de ocho páginas, que celebra en 2015 su centenario y que aún mantiene el diseño de sus comienzos —lo que además le añade el encanto de ser...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí