1. Número 1 · Enero 2015

  2. Número 2 · Enero 2015

  3. Número 3 · Enero 2015

  4. Número 4 · Febrero 2015

  5. Número 5 · Febrero 2015

  6. Número 6 · Febrero 2015

  7. Número 7 · Febrero 2015

  8. Número 8 · Marzo 2015

  9. Número 9 · Marzo 2015

  10. Número 10 · Marzo 2015

  11. Número 11 · Marzo 2015

  12. Número 12 · Abril 2015

  13. Número 13 · Abril 2015

  14. Número 14 · Abril 2015

  15. Número 15 · Abril 2015

  16. Número 16 · Mayo 2015

  17. Número 17 · Mayo 2015

  18. Número 18 · Mayo 2015

  19. Número 19 · Mayo 2015

  20. Número 20 · Junio 2015

  21. Número 21 · Junio 2015

  22. Número 22 · Junio 2015

  23. Número 23 · Junio 2015

  24. Número 24 · Julio 2015

  25. Número 25 · Julio 2015

  26. Número 26 · Julio 2015

  27. Número 27 · Julio 2015

  28. Número 28 · Septiembre 2015

  29. Número 29 · Septiembre 2015

  30. Número 30 · Septiembre 2015

  31. Número 31 · Septiembre 2015

  32. Número 32 · Septiembre 2015

  33. Número 33 · Octubre 2015

  34. Número 34 · Octubre 2015

  35. Número 35 · Octubre 2015

  36. Número 36 · Octubre 2015

  37. Número 37 · Noviembre 2015

  38. Número 38 · Noviembre 2015

  39. Número 39 · Noviembre 2015

  40. Número 40 · Noviembre 2015

  41. Número 41 · Diciembre 2015

  42. Número 42 · Diciembre 2015

  43. Número 43 · Diciembre 2015

  44. Número 44 · Diciembre 2015

  45. Número 45 · Diciembre 2015

  46. Número 46 · Enero 2016

  47. Número 47 · Enero 2016

  48. Número 48 · Enero 2016

  49. Número 49 · Enero 2016

  50. Número 50 · Febrero 2016

  51. Número 51 · Febrero 2016

  52. Número 52 · Febrero 2016

  53. Número 53 · Febrero 2016

  54. Número 54 · Marzo 2016

  55. Número 55 · Marzo 2016

  56. Número 56 · Marzo 2016

  57. Número 57 · Marzo 2016

  58. Número 58 · Marzo 2016

  59. Número 59 · Abril 2016

  60. Número 60 · Abril 2016

  61. Número 61 · Abril 2016

  62. Número 62 · Abril 2016

  63. Número 63 · Mayo 2016

  64. Número 64 · Mayo 2016

  65. Número 65 · Mayo 2016

  66. Número 66 · Mayo 2016

  67. Número 67 · Junio 2016

  68. Número 68 · Junio 2016

  69. Número 69 · Junio 2016

  70. Número 70 · Junio 2016

  71. Número 71 · Junio 2016

  72. Número 72 · Julio 2016

  73. Número 73 · Julio 2016

  74. Número 74 · Julio 2016

  75. Número 75 · Julio 2016

  76. Número 76 · Agosto 2016

  77. Número 77 · Agosto 2016

  78. Número 78 · Agosto 2016

  79. Número 79 · Agosto 2016

  80. Número 80 · Agosto 2016

  81. Número 81 · Septiembre 2016

  82. Número 82 · Septiembre 2016

  83. Número 83 · Septiembre 2016

  84. Número 84 · Septiembre 2016

  85. Número 85 · Octubre 2016

  86. Número 86 · Octubre 2016

  87. Número 87 · Octubre 2016

  88. Número 88 · Octubre 2016

  89. Número 89 · Noviembre 2016

  90. Número 90 · Noviembre 2016

  91. Número 91 · Noviembre 2016

  92. Número 92 · Noviembre 2016

  93. Número 93 · Noviembre 2016

  94. Número 94 · Diciembre 2016

  95. Número 95 · Diciembre 2016

  96. Número 96 · Diciembre 2016

  97. Número 97 · Diciembre 2016

  98. Número 98 · Enero 2017

  99. Número 99 · Enero 2017

  100. Número 100 · Enero 2017

  101. Número 101 · Enero 2017

  102. Número 102 · Febrero 2017

  103. Número 103 · Febrero 2017

  104. Número 104 · Febrero 2017

  105. Número 105 · Febrero 2017

  106. Número 106 · Marzo 2017

  107. Número 107 · Marzo 2017

  108. Número 108 · Marzo 2017

  109. Número 109 · Marzo 2017

  110. Número 110 · Marzo 2017

  111. Número 111 · Abril 2017

  112. Número 112 · Abril 2017

  113. Número 113 · Abril 2017

  114. Número 114 · Abril 2017

  115. Número 115 · Mayo 2017

  116. Número 116 · Mayo 2017

  117. Número 117 · Mayo 2017

  118. Número 118 · Mayo 2017

  119. Número 119 · Mayo 2017

  120. Número 120 · Junio 2017

  121. Número 121 · Junio 2017

  122. Número 122 · Junio 2017

  123. Número 123 · Junio 2017

  124. Número 124 · Julio 2017

  125. Número 125 · Julio 2017

  126. Número 126 · Julio 2017

  127. Número 127 · Julio 2017

  128. Número 128 · Agosto 2017

  129. Número 129 · Agosto 2017

  130. Número 130 · Agosto 2017

  131. Número 131 · Agosto 2017

  132. Número 132 · Agosto 2017

  133. Número 133 · Septiembre 2017

  134. Número 134 · Septiembre 2017

  135. Número 135 · Septiembre 2017

  136. Número 136 · Septiembre 2017

  137. Número 137 · Octubre 2017

  138. Número 138 · Octubre 2017

  139. Número 139 · Octubre 2017

  140. Número 140 · Octubre 2017

  141. Número 141 · Noviembre 2017

  142. Número 142 · Noviembre 2017

  143. Número 143 · Noviembre 2017

  144. Número 144 · Noviembre 2017

  145. Número 145 · Noviembre 2017

  146. Número 146 · Diciembre 2017

  147. Número 147 · Diciembre 2017

  148. Número 148 · Diciembre 2017

  149. Número 149 · Diciembre 2017

  150. Número 150 · Enero 2018

  151. Número 151 · Enero 2018

  152. Número 152 · Enero 2018

  153. Número 153 · Enero 2018

  154. Número 154 · Enero 2018

  155. Número 155 · Febrero 2018

  156. Número 156 · Febrero 2018

  157. Número 157 · Febrero 2018

  158. Número 158 · Febrero 2018

  159. Número 159 · Marzo 2018

  160. Número 160 · Marzo 2018

  161. Número 161 · Marzo 2018

  162. Número 162 · Marzo 2018

  163. Número 163 · Abril 2018

  164. Número 164 · Abril 2018

  165. Número 165 · Abril 2018

  166. Número 166 · Abril 2018

  167. Número 167 · Mayo 2018

  168. Número 168 · Mayo 2018

  169. Número 169 · Mayo 2018

  170. Número 170 · Mayo 2018

  171. Número 171 · Mayo 2018

  172. Número 172 · Junio 2018

  173. Número 173 · Junio 2018

  174. Número 174 · Junio 2018

  175. Número 175 · Junio 2018

  176. Número 176 · Julio 2018

  177. Número 177 · Julio 2018

  178. Número 178 · Julio 2018

  179. Número 179 · Julio 2018

  180. Número 180 · Agosto 2018

  181. Número 181 · Agosto 2018

  182. Número 182 · Agosto 2018

  183. Número 183 · Agosto 2018

  184. Número 184 · Agosto 2018

  185. Número 185 · Septiembre 2018

  186. Número 186 · Septiembre 2018

  187. Número 187 · Septiembre 2018

  188. Número 188 · Septiembre 2018

  189. Número 189 · Octubre 2018

  190. Número 190 · Octubre 2018

  191. Número 191 · Octubre 2018

  192. Número 192 · Octubre 2018

  193. Número 193 · Octubre 2018

  194. Número 194 · Noviembre 2018

  195. Número 195 · Noviembre 2018

  196. Número 196 · Noviembre 2018

  197. Número 197 · Noviembre 2018

  198. Número 198 · Diciembre 2018

  199. Número 199 · Diciembre 2018

  200. Número 200 · Diciembre 2018

  201. Número 201 · Diciembre 2018

  202. Número 202 · Enero 2019

  203. Número 203 · Enero 2019

  204. Número 204 · Enero 2019

  205. Número 205 · Enero 2019

  206. Número 206 · Enero 2019

  207. Número 207 · Febrero 2019

  208. Número 208 · Febrero 2019

  209. Número 209 · Febrero 2019

  210. Número 210 · Febrero 2019

  211. Número 211 · Marzo 2019

  212. Número 212 · Marzo 2019

  213. Número 213 · Marzo 2019

  214. Número 214 · Marzo 2019

  215. Número 215 · Abril 2019

  216. Número 216 · Abril 2019

  217. Número 217 · Abril 2019

  218. Número 218 · Abril 2019

  219. Número 219 · Mayo 2019

  220. Número 220 · Mayo 2019

  221. Número 221 · Mayo 2019

  222. Número 222 · Mayo 2019

  223. Número 223 · Mayo 2019

  224. Número 224 · Junio 2019

  225. Número 225 · Junio 2019

  226. Número 226 · Junio 2019

  227. Número 227 · Junio 2019

  228. Número 228 · Julio 2019

  229. Número 229 · Julio 2019

  230. Número 230 · Julio 2019

  231. Número 231 · Julio 2019

  232. Número 232 · Julio 2019

  233. Número 233 · Agosto 2019

  234. Número 234 · Agosto 2019

  235. Número 235 · Agosto 2019

  236. Número 236 · Agosto 2019

  237. Número 237 · Septiembre 2019

  238. Número 238 · Septiembre 2019

  239. Número 239 · Septiembre 2019

  240. Número 240 · Septiembre 2019

  241. Número 241 · Octubre 2019

  242. Número 242 · Octubre 2019

  243. Número 243 · Octubre 2019

  244. Número 244 · Octubre 2019

  245. Número 245 · Octubre 2019

  246. Número 246 · Noviembre 2019

  247. Número 247 · Noviembre 2019

  248. Número 248 · Noviembre 2019

  249. Número 249 · Noviembre 2019

  250. Número 250 · Diciembre 2019

  251. Número 251 · Diciembre 2019

  252. Número 252 · Diciembre 2019

  253. Número 253 · Diciembre 2019

  254. Número 254 · Enero 2020

  255. Número 255 · Enero 2020

  256. Número 256 · Enero 2020

  257. Número 257 · Febrero 2020

  258. Número 258 · Marzo 2020

  259. Número 259 · Abril 2020

  260. Número 260 · Mayo 2020

  261. Número 261 · Junio 2020

  262. Número 262 · Julio 2020

  263. Número 263 · Agosto 2020

  264. Número 264 · Septiembre 2020

  265. Número 265 · Octubre 2020

  266. Número 266 · Noviembre 2020

  267. Número 267 · Diciembre 2020

  268. Número 268 · Enero 2021

  269. Número 269 · Febrero 2021

  270. Número 270 · Marzo 2021

  271. Número 271 · Abril 2021

  272. Número 272 · Mayo 2021

  273. Número 273 · Junio 2021

  274. Número 274 · Julio 2021

  275. Número 275 · Agosto 2021

  276. Número 276 · Septiembre 2021

  277. Número 277 · Octubre 2021

  278. Número 278 · Noviembre 2021

CTXT necesita 15.000 socias/os para seguir creciendo. Suscríbete a CTXT

Arda Turan, otro fútbol posible

Juan E. Rodríguez 14/01/2015

Arda Turan, en un partido contra el Levante.
Arda Turan, en un partido contra el Levante. DANI POZO

A diferencia de otros medios, en CTXT mantenemos todos nuestros artículos en abierto. Nuestra apuesta es recuperar el espíritu de la prensa independiente: ser un servicio público. Si puedes permitirte pagar 4 euros al mes, apoya a CTXT. ¡Suscríbete!

Nos gusta lo diferente, la sorpresa, el engaño. Apreciamos las terceras vías, no sólo en política, también en la vida. Y desde luego en el fútbol. Entre el Madrid y el Barça, el Atleti. Entre Messi y Cristiano, Arda. Siempre Arda. Es casi una obligación moral. Arda Turan y los demás.

El penúltimo día de enero de 1987, en el  barrio de Bayrampasa, situado en la parte occidental de Estambul, nació el hijo mayor de Adnan y Yuksel, los Turan. Bayrampasa es una de esas zonas humildes, de clase trabajadora, que crea un fuerte sentido de pertenencia en sus habitantes. Un “Vallecas a la turca”. Allí Arda, junto a su hermano Ökan y otros amigos, dio sus primeras asistencias. Asistencias, sí, pues siempre gustó más de poner centros que de rematarlos. Va con su naturaleza generosa y creativa, sin obsesionarse por las estadísticas. En eso también se diferencia de los hijos de la legislación vigente, de los que necesitan cubrirlo todo de oro. Nuestro protagonista empezó jugando en el equipo de la zona, el Bayrampasa Altintepsi Spor Külubü (“Mi padre y mis tíos también jugaron allí”, suele comentar) pero enseguida, a los 11 años, ingresó en las categorías inferiores del Galatasaray. Allí su fútbol tomó vuelo y los técnicos empezaron a tener claro que aquel niño cabezón (en una ocasión llegaron a medirse el perímetro craneal y el suyo era, tal y como sospechaban, el más destacado) conocía todos los arcanos del juego. “Nos quedamos asombrados por su manera de conducir el balón, brillaba como una joya”, recordaba Fatih Ibradi, entrenador de las categorías inferiores del Galata, impresionado desde que vio al chico por primera vez. Parecía claro que llegaría lejos, aunque mientras tanto participaba desde una curiosa posición en los partidos del primer equipo: la de recogepelotas. Arda se situaba en algún lugar de la banda del viejo Ali Sami Yen y disfrutaba de cerca con las maniobras de uno de sus ídolos de la infancia, el mediapunta rumano Gica Hagi.

Turan tenía buen gusto hasta para elegir a sus referentes. Hagi era un virtuoso y fue precisamente el rumano el que posibilitó su debut en el primer equipo cuando, el 22 de enero de 2005, le dio la alternativa en un partido de Copa contra el Bursaspor. Días antes de cumplir los 18 años, Arda había llegado. El fútbol turco era ya un lugar un poco mejor. Más cálido. Menos ajeno.

Tras ese fecha, vendrían muchas más vestido de rojo y oro. Seis años y medio, hasta junio de 2011, culebreando desde la mediapunta, habitualmente partiendo desde el perfil izquierdo, del Ali Sami Yen. Seis años y medio con un pequeño paréntesis, entre enero y junio de 2006, en el que Arda se puso la camiseta del Vestel Manisaspor, humilde club de la región de Manisa al que el hijo de Yuksel llegó como cedido en una de esas aventuras que cualquier joven vive cuando pelea por ir haciéndose un hueco en la élite. Allí, en una de las ciudades más ricas de Turquía, Arda probó una experiencia nueva en su vida: la de formar como “carrilero” por la derecha en un sistema de 3-5-2. Lo hizo sin rechistar: “Cuando fui cedido a Manisa, el entrenador que estaba allí (Ersun Yanal) me enseñó mucho. Jugábamos en 3-5-2 y a mí me ponía en la banda derecha de los cinco. Todo el partido de arriba para abajo, de carrilero”. Subió y bajó la banda cuantas veces fue necesario, y demostró ser un tipo disciplinado y trabajador que no se cree más que nadie.

Una vez concluida la mili de Manisa, volvió con galones a Estambul. Se puso el ´66´ del Galata, pidió el balón y comenzó a jugarlo. Limpio y bien. Fragante. Lleve el número que lleve, Arda es el perfecto ´10´, pero ese número en aquel momento lo portaba el brasileño Lincoln, otro pelotero de nivel. Nuestro protagonista tuvo que esperar a la salida de su compañero para graparse a la espalda el dorsal que correspondía a tanta magia.

El de Bayrampasa permaneció allí hasta el verano de 2011, tiempo en el que pudo levantar una Liga y una Copa con su equipo del alma. En esos años Arda se hizo indiscutible también con una selección turca a la que llevó hasta las semifinales en la Eurocopa 2008. Arda era el ídolo del país, el referente de la hinchada más numerosa de Turquía, la estrella de la selección, un icono que acabó por agobiarse ante la continua presión mediática pues no solo le rodeaba la prensa deportiva, sino también la rosa, por su relación con la actriz Sinem Kobal.

Y en ese momento apareció en su vida el Atlético de Madrid. Manzano quería creadores y en el verano de 2011, un sonriente Turan se presentaba en Barajas con la siguiente declaración de intenciones: “Aunque tuviera una oferta del Real Madrid, prefiero al Atlético”. Un chico listo que pronto comprendió cómo son las cosas por el Manzanares.

El centrocampista sobrevivió a unos primeros meses duros, de adaptación a todo y a todos. Un paisaje nuevo en el que Ata, su álter ego, fue una pieza fundamental. Un personaje clave; si alguien quiere llegar a Arda, él es el hombre. Arda lo contrató como traductor para que le ayudara con un idioma que desconocía y fueron haciéndose amigos. Conduce su coche, gestiona su agenda y está siempre a su lado. Arda le tomó tanto cariño que, en una ocasión, ante la insistencia de Miguel Ángel Gil porque aprendiera a hablar español, un agilísimo Arda le contestó, en presencia de Ata: “Pero jefe, si yo hablo español, ¿de qué trabaja este?”. Respuesta torera que dejó a todos con la sonrisa en la boca y postergó para otro momento el asunto de aprender el idioma. Ata llegó a estar en primera línea del vestuario para traducirle las instrucciones del buen Gregorio. Tiempos oscuros. Un Atleti fofo y frágil que se acabó a finales de diciembre de 2011, cuando llegó el hombre providencial: Diego Pablo Simeone.

“Te daré mi corazón”, fue lo primero que el centrocampista turco le prometió al argentino. Diego Pablo lo ha contado mil veces, añadiendo siempre un “Me prometió y ha cumplido”. Y eso que Arda fue suplente en el primer partido oficial de Simeone. Un empate a cero contra el Málaga. La manera que tuvo el Cholo de decirle: “Eres muy bueno. El mejor, si quieres, pero tienes que aprender a correr hacia atrás”. Arda, trabajador, disciplinado, profesional y ganador, lo entendió perfectamente.

Desde entonces las buenas noticias han sido constantes. Arda ha sido y es el sostén creativo de la maquinaria mejor engrasada de Europa. Un producto de artillería pesada, industrial, perfectamente encajado, que te gana por aplastamiento sin que se desajuste una tuerca. Y entre tanto orden, tanta intensidad, tanto laboratorio, entre la velocidad, el repliegue y la estrategia, entre las carreras y el sudor, una certeza de buen juego. Cuando Arda tiene la pelota, el Calderón es un lugar mejor. Y la nación atlética sonríe tranquila, dispuesta siempre a presenciar un nuevo milagro.

Porque cuando Arda decide que el esférico es suyo, ya pueden empeñarse los demás. Y aunque se trate de una final de Copa, contra el Real Madrid, y en el mismísimo Bernabéu, Arda se acostará en una banda y rodeará con su cuerpo al balón, acunándolo, hasta hacerlo desaparecer. Cuando aparezca, puede que esté en las botas de cualquier delantero rojiblanco que, sin saber cómo ni por qué, se encuentra encarando solo al portero rival. Y Arda sonríe…siempre sonríe. Incluso cuando un compañero le priva, rizo a rizo, de su imagen, para pagar una de esas apuestas que se hacen antes de las finales. Arda dirá “slowly, cabrón”, se partirá de risa, y todo seguirá su curso.

Hemos repasado mil veces cómo paró el tiempo en la Supercopa de Europa contra el Chelsea: aquella carrera previa al tercer gol de Falcao en la que fue arrancando y frenando, amagando a todos sitios, brindando al sol, riéndose de todas las certezas, reflejando que otro fútbol es posible. Un fútbol que no va de salir disparado corriendo con los brazos tiesos y el cuello hacia atrás, para sacar partido a las cuatro horas de gimnasio. Un fútbol que desprecia el ansia pero no la victoria. Aquella jugada fue tan victoriosa como la que más: acabó en gol. Pero, además, fue un ejemplo de cómo se puede llegar a la victoria a otro ritmo. De la misma manera, en multitud de ocasiones hemos revivido sus goles al Milan, Real Madrid, Chelsea, Juventus, Oporto… Arda tiene una curiosa facilidad para marcar a los rivales grandes en los partidos importantes. Por eso fue tan terriblemente dolorosa su ausencia en Lisboa.

Arda es un tipo feliz. Un chico que paga la luz y el agua de todo su bloque de vecinos en Bayrampasa. Un hijo generoso que, en cuanto empezó a tener dinero, le regaló a su padre (exempleado de THY- Turkish Airlines) una gasolinera, lo que siempre había querido tener. Solo los terrenos le costaron 640.000 euros. Un tipo rodeado siempre de amigos turcos, el conocido Frente Kebab, curiosa agrupación de apoyo a Arda Turan con una sede extraoficial: el restaurante Ilham Casa Turca.  

El pequeño genio barbudo ha dado lugar a una religión 2.0, alumbrada al calor de las redes sociales, que aparece como una letanía cada vez que el turco ilumina todo de nuevo: el ardaturanismo. Que es, básicamente, ir caminando y sonriendo allá donde otros van corriendo y con el gesto tenso. Y además llegar antes.

Nos gusta lo diferente, la sorpresa, el engaño. Apreciamos las terceras vías, no sólo en política, también en la vida. Y desde luego en el fútbol. Entre el Madrid y el Barça, el Atleti. Entre Messi y Cristiano, Arda. Siempre Arda. Es casi una...

Este artículo es exclusivo para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí

Autor >

Juan E. Rodríguez

Suscríbete a CTXT

Orgullosas
de llegar tarde
a las últimas noticias

Gracias a tu suscripción podemos ejercer un periodismo público y en libertad.
¿Quieres suscribirte a CTXT por solo 6 euros al mes? Pulsa aquí

Artículos relacionados >

Los comentarios solo están habilitados para las personas suscritas a CTXT. Puedes suscribirte aquí